Estocolmo, expansión sustentable

Estocolmo FotoPor Fernando Guerrero.

Un desafío que se plantea para el ser humano, es lograr convivir en un medio donde pueda equilibrar dos aspectos fundamentales para su subsistencia, desarrollo y medio ambiente. Ante esta ecuación la sostenibilidad o sustentabilidad se ha convertido en una forma de equilibrio, que estando en proceso de adaptación, nos llama a introducirnos de mejor forma en el medio en el cual nos desarrollamos, y que a la vez esta intervención sea duradera en el tiempo. Lo mismo es aplicado a las ciudades. El concepto de un hábitat sustentable o de urbes sustentables es algo que está en boga hoy en día, planeando ciudades más verdes, con mejores sistemas de locomoción, pero a la vez son planteamientos hacia una ciudad que ya está construida, que ya ocupa un terreno y ya está planeada de manera tal que volverla “sustentable” se plantea como un gran desafío.

Quizás ante este desafío el mirar ejemplos es una gran opción para poder llevar a cabo ciertos procedimientos, que establezcan parámetros que ejemplifiquen una ciudad sostenible.

Estocolmo es hoy por hoy una de las ciudades con mejor calidad de vida en el mundo (la 7ma según la revista británica Monocle Magazine, en su lista “The Most Livable Cities Index”), además de ser una ciudad atractiva por su oferta gastronómica, turística y cultural, hay un aspecto que la hace destacar por sobre las demás 24 ciudades en la lista, y es ser considerada una de las ciudades más sustentables del mundo, y por si fuera poco, una ciudad con un área metropolitana de 2 millones de habitantes, se convierte en un paradigma para aquellas ciudades en vías de desarrollo, que como ejemplo toman nota de los aspectos positivos de esta ciudad. Sin embargo es la historia y las medidas planteadas durante el desarrollo de esta metrópolis lo que invita a analizar y estudiar como volver sostenible una ciudad, entre medio ambiente y ciudadanos.

Estocolmo data del siglo XI dC., cuando distintos reinados disputaban la supremacía por el paso del Lago Mälaren y el Mar Báltico, para ese entonces Estocolmo era una pequeña colonia con un reinado en la Isla de Gamla Stan. Distintas localidades existían en la zona pero fueron las relaciones comerciales las que erigen a Estocolmo como la ciudad más importante hasta declararla capital de Suecia hacia el año 1419.

Sin embargo es hacia 1520 que la ciudad sale de los límites de la pequeña isla, para expandirse a otras dos hacia el norte Norrmalm y hacia el sur Sodermalm.
Al ser la capital Sueca, también se convierte en una de las principales ciudades del Estado de la Unión de Kalmar, el cual fusionaba a las monarquías de Suecia, Noruega y Dinamarca, bajo la figura de la Reina Margarita I de Dinamarca. Pero fue la supremacía sobre las demás ciudades la que impulsa que Suecia logre su independencia en 1520 y se convierta en un estado aparte, cosa que lograrán los demás países hacia el año 1814.

Estocolmo mantuvo su supremacía en el Mar del Norte hasta 1700 que se desarrolla la Gran Guerra del norte, entre los aliados Rusia-Dinamarca-Noruega, la República de las Dos Naciones y Sajonia. Tras esto Suecia pierde supremacía en el Mar Báltico, y Rusia logra este poder por lo que comienza la primera declinación de Estocolmo.
Hacia comienzos del siglo XIX, y tras una serie de guerras, Estocolmo va perdiendo importancia y supremacía en el Báltico e incluso dentro del mismo país, siendo Gotemburgo y Nörrkoping el puerto principal y la ciudad con mejor economía, respectivamente, por lo cual las autoridades de Estocolmo inician una campaña para ser el principal acceso hacia el país, con la creación de un gran puerto y la localización de nuevas industrias lo que provoca una fuerte inmigración extranjera (aproximadamente el 40% de la población de la ciudad), fomentando además la creación de nuevos polos culturales y la creación de varias universidades. A raíz de esta migración, comienza la primera gran expansión de Estocolmo hacia las islas más cercanas, Södermalm, Kungsholmen, Norrmalm Östermalm, con nuevos trazados barrocos, ensanchando y creando nuevas avenidas y remates. Se suma a estas intervenciones la remodelación del centro histórico medieval de la Isla de Gamla Stan (ciudad vieja en sueco) conformada por estrechos pasajes, junto al Castillo de la Corona Sueca y la ciudad amurallada, dando paso a ensanche de calles, nuevos edificios en altura y  el trazado ortogonal hacia el poniente de la isla.

Planeamiento de Estocolmo Metropolitano.

Para comprender Estocolmo y su planificación metropolitana es necesario entender dos ideas primordiales: en primer lugar está el aspecto geográfico. Desde su creación, Estocolmo se ha expandido de isla en isla, hoy en día son un total de 14, rodeadas por lenguas de mar, fiordos, canales, y densas áreas boscosas, lo que determinó que la ciudad fuera muy distinta al patrón común de la ciudad densa, y sea identificada como una ciudad expandida.

Un segundo factor y primordial para entender los planes urbanísticos desarrollados, fue la creación de las Villastad, ciudades satélites-jardín ubicadas en la periferia de la ciudad, a una distancia equilibrada, pero que además de ser barrios, son suburbios ordenados y que se auto-sustentan siendo independientes del centro de la ciudad, esto también se replica en otras ciudades suecas, ejerciendo un crecimiento consiente en los suburbios periféricos bajo las fórmulas de ciudad-jardín. Este plan sobre las villastad comienza en 1925 y termina hacia 1935, en donde el 55% del terreno fiscal es construido para nuevos barrios residenciales.

Es tras esto que, Lilienberg, director de la sección de urbanismo del departamento técnico municipal, desarrolla el primer plan regulador de Estocolmo hacia el año 1928, el que sería posteriormente estudiado y analizado en un concurso internacional donde se barajarían ideas para promover un aprovechamiento intensivo del suelo de áreas más céntricas, como lo fue la reestructuración de la Sveanvagen o vía principal (1931-1933). Es importante este acontecimiento porque además de la expansión de la ciudad por un medio natural y vegetal, también quedaban espacios residuales, los cuales la autoridad municipal expropia para disponerlos como terrenos fiscales y donde se establecerían áreas de propiedad pública.

Mencionados estos acontecimientos, entre 1945 y 1946, se desarrolla un ambicioso plan que sentaría la pauta de crecimiento de Estocolmo, pero esta vez de manera metropolitano. El Plan General para Estocolmo es un plan que regula a mayor escala la municipalidad de Estocolmo junto a otros 46 municipios dentro de una red metropolitana, con el fin de planificar y construir pensando en un periodo de 30 a 35 años de crecimiento de la ciudad, para que luego cualquier intervención posterior también sea pensada en un plazo similar.

Sven Markeluis fue quien elaboró este plan que es considerado como: “paradigma referencial de la postulada congruencia entre estrategia económica y estrategia urbanística, y del perfecto equilibrio entre correctas opciones territoriales y elevada calidad de la arquitectura” Esto debido a las bien logradas intervenciones en las ‘villastad’ a principios de siglo. Markelius bajo esta base, propone dos ejes de intervención en su plan: un centro urbano direccional denso y una radial de ciudades satélites (ya desarrolladas bajo la base de descentralización equilibrada entre centro y periferia) directamente conectadas a este centro de Estocolmo.

El éxito de este Plan recurre además a dos intervenciones: la equilibrada distancia entre las periferias y el centro, por medio de una extensa red vial de alta velocidad, y la extensión del Tunnelbana (ferrocarril metropolitano subterráneo), y por otro lado la apropiación de tierras para la extensión de la propiedad fiscal, proceso comenzando en 1904 y que hacia 1940 completa unas 19,000 hectáreas. Para este periodo se comienza la edificación de los primeros complejos residenciales  bajo el método de ‘design by circunstance’, Gyttorp (entre 1945-1955), Gästricke-Hammarby (1948) y Jädräas (1951), barrios que trazan su diseño en temas orográficos y de paisajísticos, además de pavimentación y arborización.

Además de pensar la ciudad a escala urbana, el equipamiento habitacional es reconocido por su gran desarrollo arquitectónico. Durante los años 50’ comienza la construcción de los ideales de vivienda colectiva moderna, los que se traspasan a grandes unidades vecinales de edificios residenciales con un promedio de 3 a 5 pisos, que son los que articulan los centros de las ciudades satélites, acompañados de equipamiento comercial y educacional además de instituciones administrativas.

La condición de ciudad verde.

A estas medidas de planeamiento de la extensión de Estocolmo, se suma que entre los centros urbanos de las periferias y el centro de la metrópolis, existen extensos terrenos de lagunas, bosques, áreas verdes que van creando coronas naturales entre la ciudad y el contexto inserta, lo que condiciona a la ciudad, ya que cerca del 60% del área metropolitana son áreas verdes naturales (30% vías fluviales, 30% áreas boscosas), este  carácter es el más distintivo de Estocolmo, siendo también un factor importante ya que en promedio el 90% de la población vive a 200 mt de un área verde.

Ciudades como Färsta o Vällingby (hoy barrios anexos a la metrópolis de Estocolmo), que se encuentran separadas del centro de la ciudad por un denso pulmón verde son consideradas casos ejemplares por el ideal de correlación entre paisaje y arquitectura, además de la eficiencia de sus centros socio-urbanos, las vías de transporte y la calidad arquitectónica de sus edificios residenciales.

La planificación de esta ciudad siendo una urbe de aproximadamente 800,000 habitantes hacia los años 50’ fue una oportunidad para planificar una ciudad que fuera sostenible en el tiempo. Hoy el municipio de Estocolmo presenta una población de 1,300,000 habitantes y un área metropolitana de 2,200,000 habitantes, que con su morfología de ciudad extensa, interrumpida por canales, bosques, lagunas y pantanos, es una ciudad con una perfecta trama vial, ya que la planificación de la conexión de sus suburbios con su centro, hacen que exista un equilibrio entre la periferia y el centro, sin presentar los problemas que la mayoría de las ciudades del mundo se aquejan como, problemas de conexión, transporte deficitario, falta de equipamiento comercial o áreas de recreación.

Estocolmo presenta hoy en día una tasa de inmigración del 60%, ya que se ha consolidado como una de las mejores ciudades para vivir, su oferta cultural y estudiantil atrae a gran población joven para estudiar y trabajar, además de las condiciones de ciudad verde que la proyectan como la Capital Ecológica de Europa, convierten a la capital sueca en una de las mejores ciudades para vivir en el mundo.

Bibliografía:

Libros.

Planificación de zonas metropolitanas y nuevas ciudades. Naciones Unidas. Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. Nueva York, Naciones Unidas, USA, 1969.

GRAVAGNUOLO, Benedetto. Historia del Urbanismo en Europa 1750-1960. Edición Akal S. España 1998.

SICA, Paolo. Historia del Urbanismo. Siglo XX. Edición española, Instituto de Estudios de Administración Local. Madrid, España 1981.

Internet.

http://blogs.lavozdegalicia.es/javiersanz/2011/08/14/estocolmo-verano-de-2011-i/

Imagen.

http://www.micamarote.com/nortedeeuropa.estocolmo.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Estocolmo, expansión sustentable

  1. La sustentabilidad y el “verde” están de moda, pero no por nada. El modelo urbano actual y el crecimiento sin adecuada planificación, han vuelto nuestras actividades cada vez más agresivas con el medio ambiente y son en gran medida, responsables del proceso de fractura social y cultural en que vivimos. Es por ello que hoy es cada vez mayor el numero de las ciudades que se suman al llamado de la sustentabilidad. Y Estocolmo es, sin duda, uno de los referentes más destacados a nivel mundial en esta área.

    La disminución y manejo adecuado de los desechos constituyen un componente clave para cualquier Ciudad Sostenible. En el caso de Estocolmo, los vertederos hace años que no reciben residuos provenientes de los domicilios particulares. Toda la basura se separa en origen, y un 25% aproximadamente se recicla. Prácticamente todo el resto se incinera en plantas que generan calefacción y electricidad para la ciudad y, en menor medida, para fabricar materiales de construcción.

    Deberíamos aprender de prácticas como estas. Aún cuando en Chile el reciclaje se va desarrollando y tomando fuerza cada vez más, nos falta mucho camino por recorrer si queremos llegar a ser una ciudad como Estocolmo. Si bien es dicho que las modas pasan, creo que la sustentabilidad se esta posicionando como EL modelo a seguir de nuestras ciudades en su desarrollo presente y futuro.

  2. Rosario Tocornal dijo:

    Estocolmo es considerada un referente para las ciudades en cuanto a sustentabilidad urbana, carácter que se debe a la planificación de la misma con estos objetivos en mente desde un principio. Estas medidas facilitan el desarrollo actual programas para diminuir el efecto medioambiental de la ciudad. Así, Estocolmo “Dispone de un plan de acción cuyo ambicioso objetivo es llegar a ser una ciudad libre de combustibles fósiles en 2050. Desde 1990, ha logrado reducir las emisiones de CO2/habitante en un 25%.” [1]

    Con respecto a lo dicho en el comentario anterior, en cuanto al tratamiento de desechos, una de las grandes medidas ambientales tomadas por Estocolmo tiene que ver con el tratamiento de los residuos y la obtención de energía por medio de los mismos. Para esto ha implementado una serie de medidas de recolección y reutilización de los desechos. La principal es el district heating, método que consta de la transformación de aquellos desechos no reciclables en energía por medio de la combustión de los mismos, mientras que los desechos reciclables son separados y reutilizados. Cabe destacar la transformación de los desechos alimenticios en fertilizantes para la gran cantidad de áreas verdes presentes en la ciudad.

    Es por esto que considero que es clave en el desarrollo sustentable de una ciudad o la transformación de una, la visión y objetivos con lo que se tomaron las decisiones de crecimiento y desarrollo previas. El no hacer esto no imposibilita la transformación de una ciudad, pero si aumenta en gran medida las dificultad y la cantidad de medidas que deben ser tomadas para lograrlo.

    [1] http://www.ecointeligencia.com/2011/10/estocolmo-referente-de-sostenibilidad/

  3. Andrea Urbina dijo:

    Es admirable como Estocolmo ha evolucionado a lo largo del tiempo en la construcción de ciudades sustentables. La coherencia en sus ciudades en términos de planificación y la sostenibilidad de sus barrios por medio de sistema eficientes llaman la atención a simple vista. Uno de los casos que debería ser referente para miles de otras ciudades es la creación del barrio de Hammarby-Sjostad, el cual a principios de los 90 se buscó expandir el centro urbano y que pudiera ser un lugar sostenible por sí solo además se cubrieran ciertos problemas ambientales por medio de 6 objetivos: Transporte, Suelo contaminado, uso de la energía, recogida de desechos, tratamiento de agua y aguas residuales, mejora en las construcciones con buenos materiales. Los habitantes de Hammarby cuentan con un sistema de recolección subterráneo en donde se puede separar la basura, entre desechos orgánicos y otros. Asimismo lo que no se puede reciclar se quema para generar electricidad. El agua de lluvia, se filtra y purifica, las que se mantienen separadas de las aguas residuales que tienen otro proceso. Las cocinas de los departamentos funcionan con biogás, con agua residuales de la comunidad al igual que los buses que son gratuitos para los habitantes de Hammarby. La clave para que Hammarby funcionara se halla en la creación de un sistema que maximizará los recursos y por otro lado el mantener informado a sus habitantes sobre la importancia de reciclar, y los beneficios que este trae.

    Sabemos que estamos a años de distancia de Estocolmo y sus políticas medioambientales, pero sin duda que comenzando a incentivar a la comunidad con el reciclaje y la importancia de reducir el CO2 comenzaremos a realizar un cambio en nuestro país, asimismo las políticas medioambientales deben mejorar de tal manera que a futuro proyectos como Hammarby puedan ser imaginables para nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s