Buenos Aires, El Vaivén Evolutivo de un Abanico Irregular

Por Felipe Faura.

Lo que es Buenos Aires hoy, es la superposición de obras de orden lógico y su desarrollo que le dieron forma.

Fundación y Búsqueda de renombre / el Ojo del Abanico

Buenos Aires fue fundada 2 veces, la primera vez el 3 de febrero del año 1532 por Pedro de Mendoza y le dio el nombre de “Nuestra Señora del Buen Ayre” habitada por personas oriundas de la zona, luego en 1541 fue destruida por los españoles. La segunda y definitiva fundación fue el 11 de junio de 1580, por Juan de Garay a la que llamó “Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Ayre” y estableció desde un inicio de plan urbano la estructura amanzanada y con cuatro solares respectivos. Se dejó una manzana libre al frente de la costa del río para la creación de un fuerte donde después se pusieron 16 manzanas al frente y nueve corridas más hacia el oeste (creación del barrio fundacional).

El pueblo en ese entonces no tenía mayor importancia, ya que pertenecía al virreinato de Perú y era solo un punto estratégico hacia el océano atlántico. Hacia 1602 existían unos 500 habitantes en la ciudad. Esta se tuvo que valer por sí misma, de acuerdo a los recursos que estos tenían ya que en términos de conquista no tenían las riquezas del resto del continente.   Eso si en 1680 tuvo enfrentamientos en contra de portugueses que salieron victoriosos, donde la ciudad empezó a cobrar mayor importancia.

En 1776 es nombrada la capital del virreinato de la Plata y dos años después se hizo un censo que determino unos 24.205 habitantes de la ciudad. El fin de la dependencia con Lima trajo consigo gran desarrollo para la ciudad durante estas décadas, ya que se permitió el libre comercio con Europa y como consecuencia la inmigración de españoles, franceses e italianos. Buenos Aires pasaba a ser el puerto de conexión desde el atlántico con el interior del país.

 

Principios del siglo XIX / Aparición de fuentes e indicios de país del Abanico 

            La concepción colonial de la trama urbana continúa a partir de lo establecido en las leyes de india. Vale mencionar que esta huella está hasta hoy en día presente, con especial énfasis en la Plaza de Mayor de aquel entonces, Plaza de mayo hoy en día, donde lo que era el fuerte hoy es la casa de Gobierno.

La primera aparición de fuentes del abanico corresponde al establecimiento de las residencias más acomodadas, en este caso, al sur de la plaza mayor. El hecho que más llama la atención es que en la zona periférica del centro fundacional, aparecía una menor densidad poblacional, casi rural, donde se desarrollaban distintas actividades industriales, algo que se refleja mucho en la ciudad actual.

En 1826 hubo una intervención, a partir de la densidad poblacional y la expansión de la ciudad, que se trataba del ensanche de calles perpendiculares a la costa. Estas son: Belgrano, Corrientes, Córdoba, Santa Fe e Independencia, todas avenidas existentes.

Los primeros indicios de país y de varillas del abanico ocurrieron paralelamente al desarrollo desde el centro. A partir de 1705 nacieron distintos pueblos de origen rural que estaban directamente relacionados con la urbe. Por ejemplo Morón y Moreno aledaños al camino real (Avenida Rivadavia), también Flores separada de la urbe por las quintas, hoy en día urbanizadas, de Caballito y Almagro.

Ya en 1853, se crea el Estado de Buenos Aires, Belgrano además de Flores están urbanizados, pero recién a fines de del siglo llegaron a incorporarse con el entramado de la ciudad.

Se observa un primer ciclo en el vaivén del abanico que se puede explicar a partir de la siguiente cita:

“…La lógica de expansión de la ciudad implicó su crecimiento en el marco de una estructura radio convergente que aún conserva. Esta forma urbana de ocupación del suelo se fue expandiendo a través de los ejes de circulación (varillas), conformando barrios periféricos (países) que luego se vincularon entre sí y consideraron la trama urbana de la ciudad. Asimismo en el área central a fin de mejorar la circulación, se planificó la creación de avenidas que aún poseen una importancia fundamental. De esta manera el centro (ojo del abanico) fue convirtiéndose en la centralidad principal de la aglomeración y de la ciudad, así como también en el punto de referencia de la riqueza arquitectónica y patrimonial de Buenos Aries…”

http://www.ssplan.buenosaires.gov.ar/MODELO%20TERRITORIAL/1.%20Ciudad%20Producida/1_ciudad_producida.pdf

De esta manera se da a entender el inicio y futuro de la diversidad en la identidad barrial de la ciudad.

 

Volver a Fortalecer el Ojo del Abanico

Buenos Aires ya era una ciudad moderna. Su desarrollo de ahí fue a más constantemente. Entró en un desarrollo industrial importante que tomó parte clave en la economía urbana. Industrias frigoríficas y metalúrgicas se establecieron en la zona de Barracas y Avellaneda, cerca del riachuelo, el ferrocarril en una zona cerca del centro y más al norte de barracas se ubicaron las industrias alimentarias que perduran hasta el día de hoy.

Hubo un cambio en la organización tridimensional de la trama urbana. Las viviendas de mayores recursos se fueron al norte. Recoleta y Palermo, provocado por las condiciones insalubres de las industrias ubicadas recientemente en la zona sur. Siguiendo este mismo desarrollo al sur, se puso énfasis al puerto, donde se determinó el ensanche en la desembocadura del río de la Plata, especialmente para el atraque de barcos que terminó conformando el conocido barrio la Boca.

El centro de la ciudad empezó a diferenciarse por distintos sectores comerciales y bancarios. Esta evolución del centro fue potenciada por las distintas y nuevas funciones. Esto trajo consigo que el ferrocarril definiera los crecimientos de los ejes hacia distintas zonas, y que se tuvieron que ir agrandando año tras año hasta que se conformaron estaciones terminales en la periferia urbana (Retiro, Miserere, Constitución todo esto al año 1870). De esta forma se vinculaba al establecimiento rural más cercano de la ciudad. Aparece el segundo ciclo del abanico.

La ley de inmigración de 1876 fue también un gran propulsor del desarrollo a fines del siglo, triplicando la población de la ciudad (664.000 habitantes para 1895, respecto de los 187.000 en 1869). Este crecimiento poblacional ayudó a la densificación de las actividades económicas, que además siguieron con la expansión de la ciudad y la consolidación de los barrios periféricos una vez más. La red tranviaria aumentó y acopló de a poco a la ciudad de en expansión.

Pero la ciudad sigue girando en torno al centro fundacional. Simultáneamente, en el año 1880, Buenos Aires se consolidó como la Capital Federal del país. Esto indicó que se separa de la provincia de Buenos Aires y La Plata pasa a ser la capital provincial. Se delimita el territorio con precisión donde Belgrano y Flores forman parte de la capital federal.

Cerca ya del Centenario del país (1910), se comienzan a realizar los preparativos para este en la ciudad. Un nuevo impulso de desarrollo que tomó acción en distintas áreas de la capital, como la iluminación, edificios para las terminales ferroviarias, servicios sanitarios. También estuvieron las construcciones de la Casa Rosada, avenida de Mayo, todo para potenciar al centro como punto fundamental y de ahí hacia la periferia (puerto madero y parque 3 de Febrero). Como referencia además la inmigración se hizo notar una vez más ya que en 1914 la población había llegado a más de 1.500.000 de habitantes.

Los cambios en los medio de transporte tomaron el rol más importante en la expansión. Se hizo el primer subterráneo de Iberoamérica (1913) y también apareció el transporte automotor (1920). El crecimiento urbano fue orientado principalmente por las redes de transporte público, ferrocarril y automotor.

“…Todos estos sucesos impulsaron un crecimiento radial o en forma de tentáculos que salían del núcleo histórico de la urbe, no solo “cubriendo de ciudad” el territorio de la misma, sino impulsando el crecimiento de gran número de pequeños pueblos en los partidos bonaerenses aledaños…”

http://www.ssplan.buenosaires.gov.ar/MODELO%20TERRITORIAL/1.%20Ciudad%20Producida/1_ciudad_producida.pdf

 

El Ojo del Abanico Aguanta el Crecimiento de las Varillas…apenas 

            En los años próximos se hace notar la falta de espacio en el centro, tanto que en la capital federal el año 1914 un poco más del 78% residía en la capital misma, el resto de la población en partidos bonaerenses, pero ya hacia el 1935 solo el 69% reside en la capital. La ciudad se expandía en las afueras. Esta tendencia siguió a tal ritmo que en 1947 la población de la ciudad se estancó (3.000.000) pero la del área metropolitana seguía en alza a tal punto que en 1970 la población de la ciudad solo representaba 1/3 del total del área metropolitana.

El desarrollo industrial y los medios de transporte fueron de la mano en este desarrollo. La expansión es tal que se empieza a hablar de sub urbanizaciones periféricas. Los loteos populares como estrellas de esto. Los barrios ya establecidos se densificaron en departamentos de clase media-alta. Se empezaron a crear las villas en los espacios intersticiales fiscales entre barrios, que estaban bien ubicados respecto al centro y la conectividad, pero las edificaciones y servicios eran precarios. Eran para personas que no podían costar el alquiler de los departamentos.

La ciudad fue creciendo hacia el norte para los barrios con muchos recursos, donde se ven parques, buen transporte público (desde recoleta hasta Tigre), además de la conectividad por autopistas. Al sur fue todo lo contrario, espacios inhóspitos creados principalmente por las industrias y la suciedad de los puertos. La densidad y la mezcla socioeconómica parte del centro y va decreciendo a medida de que se va a la periferia

 

Actualidad y Futuro / Reaparición del Ojo del Abanico

               En el año 1970 hubo un cambio en el modelo económico que disminuyó de forma considerable la actividad industrial, esto atrajo muchas consecuencias sociales y urbanas. Una de ellas fue la erradicación de villas para la construcción de nuevas autopistas, descontento de muchos habitantes. Otra en relación al desarrollo urbano que venía acarreando la ciudad, desarticuló los tejidos entre industrias mayores, que de pasada también afectan de forma directa a las medianas y pequeñas empresas que se emplazaban entre estas. Esto provocó un aumento en la tasa de desempleo no menor. Además de esto, la poca intervención en la planificación de la ciudad, la acción pública y la mala regulación de servicios públicos y transporte, llevó a que se hicieran mayores brechas entre zonas de la ciudad. Esto trajo consigo en una década, un aumento significativo de la pobreza hasta el año 2001 que llegó a doblar el número de poblaciones en villas de emergencia.

Todo esto se hace notar en el deterioro y la polarización total de distintos sectores. Aparecen zonas de desarrollo puntuales en ámbitos financieros y servicios empresariales en las periferias. Como complemento y mala gestión de los actores surge otro fenómeno, permitido también por los nuevos servicios de autopistas; la creación de barrios cerrados para la población como mayores recursos. Ubicados en la zona norte y contiguos a zonas de escasos recursos que destruye la antigua relación interbarrial, porque estos nuevos barrios están entre muros.  Hubo también la subdivisión de los loteos previamente existentes. Por último es tal la expansión periférica que se está empezando a generar un conflicto entre las nuevas áreas residenciales y las áreas rurales. Cambios drásticos según el desarrollo que se venía acarreando desde la fundación de la ciudad. Una fragmentación total de la ciudad.

Pero ya se está considerando revitalizar el área de la ciudad autónoma de Buenos Aires mediante diversas actividades de renovación. Ya está hecha la renovación del puerto madero que trajo consigo directa influencia con el centro fundacional. También la utilización de los terrenos costeros hacia el norte, que nunca tuvieron algo, para viviendas y darle una nueva orientación a algún área de la ciudad al río. También hay nuevas soluciones en el transporte de la ciudad con la implementación del metrobus y el arriendo de bicicletas con diferentes puntos de estacionamiento. Estos Cambios están siendo implementados por Mauricio Macri y son necesarios para revivir el centro de Buenos Aires.

 

Bibliografía

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s