Londres, conjunto de variadas reminiscencias: de “La City” a una potencia mundial

Londres

Por Antonia Sánchez.

Los orígenes de la ciudad de Londres datan luego de la llegada de los romanos a Britania el año 43 d.c. Como muchas otras ciudades en el mundo se establece el asentamiento a las orillas de un río, el Támesis, que les garantizaba la provisión de agua y una ruta de comunicaciones y transporte. Los romanos la llamaron “Londinium” y utilizaron su clásica grilla fundacional para ordenarla. Trazaron dos vías principales, el cardo (vía de sur a norte) y el decúmeno (vía de oriente a poniente) en cuya intersección se emplazaba el foro (espacio público central de toda fundación romana donde se desarrollaban tanto actividades comerciales, políticas, administrativas, religiosas, sociales, etc.). El lugar escogido fue la parte más angosta del río para poder construir un puente que conectara ambas riveras (lugar casi exacto donde el día de hoy se encuentra el London Bridge) y prolongar esa vía con el cardo llegando al foro. Luego de la construcción de los espacios públicos, el puente y una vasta red de caminos que conectaban la ciudad con el resto de los asentamientos romanos en Britania se procedió a la construcción de una gran muralla (a finales del siglo II) que delimitase y protegiese la ciudad. Debido a su privilegiada ubicación y conexiones pronto la ciudad prosperó convirtiéndose en el asentamiento más importante y rico de la isla. Los romanos mantuvieron el control de la ciudad y los alrededores sumados a su imperio durante cinco siglos a pesar de los constantes ataques y amenazas de pueblos como los sajones y los icenios que intentaron en variadas oportunidades de conquistarla sin éxito.

En el siglo V aprovechando la debilidad generalizada del imperio romano y su evidente decadencia los pueblos anglosajones del norte de Britania toman su oportunidad de invadir y conquistar la ciudad definitivamente. A pesar de sus seis siglos de dominio sobre la ciudad no dejan ningún rastro de ello en la ciudad a excepción de la construcción de la grandiosa abadía de Westminster el año 1066.

En el siglo IX abundaron las invasiones nórdicas (sobre todo daneses) y normandas que comenzaron a acercarse e introducirse lentamente en la ciudad y a establecerse en las cercanías de Londres como feudos principalmente agrícolas independientes unos de otros.

A comienzos del siglo XI se produce la invasión normanda definitiva a la ciudad llevando con ellos el estilo románico en la arquitectura traído del continente europeo que luego evolucionó al rico gótico inglés aún visible en algunas construcciones de la ciudad. De este período prevalecen importantes vestigios hasta hoy conservados como la Torre de Londres y el Westminster Hall establecido como sede de la corte, la religión y la administración del reino. Al trasladarse las funciones gubernamentales a Westminster, la “City” (perímetro correspondiente al antiguo asentamiento romano) se establece como el núcleo comercial y artesano de la ciudad.

El Londres medieval a pesar de los problemas de salud debido a la falta de higiene, hacinamiento y pestes transcurrió sin mayor novedad en manos de los normandos con una gran prosperidad comercial y económica. La forma de la ciudad, como en todo asentamiento medieval, sufrió la transformación de la organización romana hacia una densificación de las construcciones y quiebre de las vías de manera de abarcar más dentro del límite de los muros que protegían la ciudad.

En el siglo XVI sube al trono la dinastía de los Tudor, durante este período Londres se convierte en una de las ciudades más grandes e importantes de todo Europa. El rápido florecimiento comercial produce una gran expansión de la ciudad. Enrique VIII fue el miembro de la dinastía más importante no solo por declarar la separación definitiva de Inglaterra de la iglesia católica formando su propia iglesia nacionalista (iglesia anglicana), sino también por la impulsión de una gran expansión urbana extra muros y la consolidación de los primeros parques de la ciudad como cotos de caza (St. James y Hyde park).

El siglo XVII trae consigo el punto de inflexión de la ciudad. Dos años consecutivos de tragedias arrasarán con Londres eliminando la mayor parte de su evidencia histórica. Primero el año 1665 entra en la ciudad una peste que mata a casi tres cuartos de la población. El año siguiente se produce el gran incendio de Londres que hace desaparecer la ciudad casi por completo. A pesar de los variados planes de reconstrucción basados en los nuevos ideales de orden de la ciudad renacentista la urgente necesidad de levantarse y reconstruir lo perdido llevó a simplemente basarse en la antigua trama medieval pero esta vez sustituyendo la madera y la paja por ladrillos y tejas.

La reconstrucción luego del incendio se transformó en una gran oportunidad para los especuladores, el negocio inmobiliario y la expansión. Se incorporan el estilo barroco inglés (característico por la voluptuosidad de la volumetría y la opulencia ornamental), luego la reacción neoclásica del conocido estilo georgiano y finalmente con la dinastía Hannover al mando se vuelve al estilo de Palladio (reconocible por la austeridad del clasicismo y la monumentalidad de sus construcciones). De la mano a las condiciones de absoluta estabilidad, expansión y progreso se desarrolló una vasta red de transportes públicos destacando la extensa red ferroviaria y la aparición del primer tren subterráneo el año 1863. El desarrollo del metro avanzó aún más el proceso expansivo de la ciudad y la conurbación de barrios, parques y espacios públicos consolidando lo que es hoy la gran urbe del Londres actual.

Lamentablemente las tragedias de esta ciudad no terminan luego del gran incendio sino que continúan en el periodo de la Segunda Guerra Mundial con el llamado “Blitz” el año 1940. El bombardeo alemán destruyó nuevamente parte importante de la ciudad pero el proceso de reconstrucción que acarreó significó una oportunidad perfecta para terminar con los “slums” (poblaciones de condiciones insalubres, peligrosas e inhumanas donde habitaba la población obrera atraída por la revolución industrial) y modernizar ciertas áreas urbanas.

Desde el período posterior a la guerra hasta el día de hoy Londres se ha desarrollado de manera activa, expansiva y progresiva hacia la modernidad aunque manteniendo siempre sus tesoros del pasado, que evidencian su historia y etapas, presentes y conservados.

 

Se define la historia de Londres como una accidentada y variante. Al visitar la ciudad lo que más llama la atención es la gran mezcla de estilos y la ausencia de unidad arquitectónica y de un plan urbano definido como lo tienen muchas de las grandes ciudades europeas como París, Barcelona, Roma etc. La ciudad de Londres, como quizás en muchas otras ciudades, ha sido planeada por su historia como el principal factor determinante de su forma, trazado, expansión, construcciones emblemáticas, espacios públicos, áreas verdes y calidad de vida. Hoy es un asentamiento que por su posición preeminente en su país, en Europa y en el mundo entero, a pesar de sus vicisitudes, ha sabido levantarse y reconstruirse siempre adecuándose a los avances de los tiempos pero conservando y respetando sus vestigios históricos logrando una mezcla muy interesante entre pasado y progreso.

            “…Londres ha sido capaz de reinventarse como una urbe poliédrica reconocida por su capacidad de innovar pero también de conservar, cómoda en su doble papel como referente de modernidad y salvaguardadora de la tradición…”.

La ciudad con más espacio verde para sus habitantes del mundo (ocupando el 30% de su superficie), ciudad global, centro de las artes, el comercio, la educación, el entretenimiento, la moda, las finanzas, los medios de comunicación, la investigación, el turismo y el transporte. Es el principal centro financiero del mundo, centro cultural y definitivamente una ciudad que funciona ejemplarmente marcando modelos y tendencias que ciudades alrededor de todo el mundo han intentado seguir.

 

El carácter variado y diverso de Londres podría llevar a decir que en lugar de ser una ciudad es la unión de varios pueblos con distintas identidades que debido a su crecimiento han llegado a juntarse unos con otros sin ningún plan común que los regule o unifique bajo algún mismo criterio. Esta condición independiente, plural y variada de las distintas partes de la ciudad son las que le otorgan al conjunto la originalidad, grandiosidad y atractivo que atrae a la mayor cantidad de turistas en el mundo.

“La arquitectura es el testigo insobornable de la historia, por que no se puede hablar de un gran edificio sin reconocer en él el testigo de una época, su cultura, su sociedad, sus intenciones…” 

El ver evidencia física y tángible de siglos de historia y de cambios, el convivir en una sociedad cosmopolita, la cultura y la atmósfera que eso conlleva, es lo que le da a la ciudad y a la cultura las características que la hacen inigualable e irrepetible.

 

Bibliografía:

Rasmussen, S.E. (1934). London the Unique City. Estados Unidos: M.I.T Press Paperback.

Bahamón, A. (2006). Londres, Atlas Histórico de Arquitectura. España: Parramon Ediciones S.A.

Society for the Protection of Ancient Buildings: Georgian group (Comp.), Victorian Society (Comp.), Ancient Monuments Society (Comp.). (1976). Save The City, A Conservation Study of the City of London. Inglaterra: Woodcote Publications Limited.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Londres, conjunto de variadas reminiscencias: de “La City” a una potencia mundial

  1. Carolina Briones dijo:

    Sin duda, como afirma Antonia una ciudad y cultura fascinante. Una capital cosmopolita, con una “gran mezcla de estilos”, “planeada por su historia como el principal factor”, y en constante renovación y restauración. Pero, ¿cómo ha llegado a esto? ¿cuáles son las políticas urbanas que actualmente existen y regulan su crecimiento, renovación y preservación?

    Esta, al igual que Nueva York, como es obvio cuenta con diversas herramientas jurídicas que regulan la construcción de edificios. Normas de edificación muy rigurosas y extensas en cuanto a sus programas, tipologías, alturas y ocupación de suelo, y que varían en cada barrio. Sin embargo, más allá de que hoy existan este tipo de normas que regulan su crecimiento y le otorgan su actual forma urbana, lo que caracteriza sus fórmulas legales en cuanto a su urbanismo es que la autoridad del magistrado está siempre por encima de la interpretación literal de un articulo legislativo. Por esto mismo, todas las transformaciones que se han realizado en este último tiempo son posibles debido debido a la “fuerte presencia de una Autoridad Metropolitana para el Gran Londres que permite la planificación, el monitoreo y la coordinación unificada de objetivos, estrategias, programas y proyectos” . (1)

    En definitiva, una organización y administración tan eficaz y precisa que permite que ciudades como está sigan siendo contingentes en cuanto a sus espacios públicos para la sociedad actual y en sus planes de renovación, conservación del patrimonio y generación de nuevas perspectivas de ciudad. Medidas implementadas a través de un equilibrio que ha permitido mantener la población residencial al mismo tiempo que aquellos servicios de centralidad que la han caracterizado desde sus inicios y que ha permitido consolidar además de su centro histórico, económico y cultural, una gran cantidad de identidades comunales heterogéneas que conviven en una larga tradición urbanística.

    (1) Tella, Guillermo. Miradas sobre Londres: un polifacético sistema polinuclear. Abril, 2013. En:
    http://www.plataformaurbana.cl/archive/2013/04/30/miradas-sobre-londres-un-polifacetico-sistema-polinuclear/

  2. Bárbara Wellmann dijo:

    Una de las características más atractiva que tiene la ciudad de Londres a mi parecer es la apropiación del habitante en su propia ciudad. La gente circula en su ciudad para trabajar, comprar, recrearse e incluso tiempos de ocio en los grandes espacios públicos existentes. Me parece una ciudad exitosa en cuanto a su planificación, transporte público, arquitectura pero especialmente en áreas verdad.

    “Londres es una de las ciudades con más áreas verdes del mundo. Así lo demuestran los 3.000 parques y 13.000 especies de vida silvestre que existen en esta ciudad. Sus 142 reservas naturales locales, 36 sitios de interés científico, 4 sitios declarados como patrimonio mundial por la UNESCO, dos reservas naturales nacionales y 3,8 millones de jardines privados.”(1)

    Esta medida planificadora me parece clave para la integración del habitante a vivir en su ciudad y no en su metro cuadrado privado. Actividades como conciertos al aire libre, ferias expositivas, espacios para caminatas, lagunas para animales silvestres han convertido a Londres una ciudad no solo para cumplir obligaciones sino también para disfrutar.

    (1) Equipo Plataforma Urbana. Campaña busca que Londres se convierta en la 1era ciudad Parque Nacional del mundo. Septiembre 2013.
    http://www.plataformaurbana.cl/archive/2014/09/08/campana-busca-que-londres-se-convierta-en-la-1era-ciudad-parque-nacional-del-mundo/

  3. Felipe Faura dijo:

    Después de leer la columna me fue inevitable ver un mapa satelital de la ciudad misma y entender la evolución desde la city a lo que es ahora. Queda en evidencia que fue un proceso fragmentado y con muchos cambios a través de la historia por que hay que tener un ojo muy fino y un conocimiento muy amplio de la ciudad para entender una lógica de crecimiento a partir de la mirada de la foto satelital. Esta es una de las ciudades mejor planificadas a lo largo del tiempo, por el hecho de que estos sucesos que han sido negativos en gran parte de como se mencionan, estos dieron oportunidad a mejorar la ciudad y empezar otra vez de nuevo y mejorar alguna situación que previamente era conflictiva. Vale mencionar también que el hecho de que quiera ser conquistada en varias ocasiones indica que todas las culturas entendían un potencial de la ciudad a futuro y siempre se le quiso sacar el mejor provecho posible.

    Pero entrando en la otra escala, dentro de la ciudad misma, también es impresionante cuando uno transita esta, los cambios de estilos entre barrio y barrio, como también el trazado mismo de las calles. En la city se ve como el trazado medieval afectó y cortó todas las perspectivas posibles de una calle recta. También se entiende una mezcla de actividades que mezcló la arquitectura de distintas épocas como el Gerkhin de Norman Foster con el edificio del tower of London en un mismo barrio. Pero también los barrios externos a la city como Chelsea que mantiene un estilo regular en su arquitectura, con un trazado más regular y se entiende en un instante como una zona residencial. Pero como en los comentarios anteriores lo que más se nota en comparación al resto de ciudades, es la planificación de áreas verdes a lo largo de toda la ciudad, que una estrategia muy bien resuelta en mismo Chelsea es la ocupación de manzanas para crear mini parques. y que estos mini parques funcionan como patios compartidos entre los edificios que rodean su perímetro. Y para que mencionar los grandes parques que es de nuevo una muy buena lectura de los planeadores urbanos respecto al territorio y el clima, por que se permite tener áreas verdes sin mayores problemas.

  4. Isidora Mujica dijo:

    Efectivamente Lodres es capaz de fascinar a cualquier visitante. Como se ha dicho anteriormente, por múltiple razones. Llama la atención la convivencia armónica de barrios con personalidad propia, donde resaltan y se reúnen habitantes con intereses similares pero que a la vez colindan sin conflicto entre unos y otros. Todo un desafío que lo logran ciertas ciudades cosmopolitas dentro de las cuales Londres es uno de sus más fieles exponentes.

    A pesar de no ser la intención en sus inicios, hacia fines del siglo 17, Londres llegó a ser la ciudad más grande de Europa, y al día de hoy a pesar de su extensión más bien alargada, sigue siendo una ciudad amigable al visitante, a lo cual contribuye en forma importante una red de transporte público muy eficiente y un respeto por su historia que se siente permanentemente. Sólo algunos edificios aportan con un toque disonante en el entorno, ya que fueron aquellos que se reconstruyeron en forma rápida y con recursos limitados luego de la destrucción provocada por los bombardeos a la ciudad de Londres durante la Segunda Guerra Mundial. En esos casos, algunos de ellos, aparecen como entidades aparte dentro del contexto de cierta armonía, que prevalece en la mayoría de las construcciones antiguas y que hoy se han puesto al servicio de las demandas actuales sin perder su legado histórico, que como menciona la Antonia, se hace palpable como un factor determinante de su estructura y vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s