El Cairo, la ciudad privada y religiosa del Islam

el CairoPor Bárbara Schoepke Lihn

El Cairo es la capital de Egipto desde 1952, es la ciudad más grande del mundo árabe y del Medio Oriente. Como tal El Cairo solamente tiene alrededor de 1,000 años, pero partes de su metrópoli datan del tiempo de los faraones. La Esfinge y las pirámides de Giza por ejemplo, son evidencia de la antigua civilización egipcia alrededor del Río Nilo.  El Cairo se ubica en las riberas e islas del río Nilo, al sur del Delta, enmarcado por cerros del desierto a ambos costados. La población urbana de la ciudad corresponde a la cuarta parte de la población total de Egipto (unos 16 millones de habitantes), y es la undécima urbe más poblada del mundo.

Para entender esta configuración morfológica debemos tener claro como esta compleja ciudad ha sido constituida como la suma de varios asentamientos, de varias culturas y de variadas estructuras urbanas, para luego ser comprendida como un verdadero ejemplo de ciudad del mundo islámico:

Inicialmente surge el año 116 a.c como una reconstrucción de los romanos de una antigua fortaleza Persa, junto al río Nilo a 14 km de Heliópolis, ahora parte del viejo Cairo.

Luego el año 641 conocido como el primer asentamiento musulmán en Egipto, Al-Fustat (el campamento en árabe) se fundó entre la fortaleza Romana y el rio Nilo y paso a ser la primera capital de Egipto. Fortificándola y construyendo en ella la mezquita de Amr, la primera erigida en Egipto y en África, fue el centro administrativo de Egipto, hasta que la ciudad fue quemada en 1168 como prevención antes de caer en manos de los cruzados.

El año 751, se funda junto a Al-Fustat, Al-Askar (el ejército en árabe) como asentamiento militar. Se construye aquí el Palacio de Gobierno.

El Cairo, Al-Qahira (La Triunfante en árabe), fue fundada por los fatimíes en 969 abarcando al-Askar y Al-Qatta’i, donde se construyó la mezquita de Al-Azhar y la primera universidad de la historia. Entre 1087- 91 se protege la ciudad con un nuevo muro y puertas. Finalmente esta ciudad se convirtió en el núcleo base de toda evolución posterior.

Entre 1170-76 Salah ad-Din al-ayyubi, construyó la ciudadela como una manera de fortificar la ciudad, ampliándola y sustituyendo las viejas murallas. La ciudad creció hacia el oeste y el sur, con la ciudadela como centro administrativo. Este recinto amurallado separara luego la vieja ciudad medieval de la nueva creada más tarde por Ismail Pasha (el año 1863 de trazado occidental).

Durante el dominio de los Mamelucos el año 1250, se desarrolló el comercio (bazares) constituyéndose nuevos espacios públicos además de las mezquitas.

El Cairo sufrió una epidemia de peste en 1348, y los negocios entre Egipto y Europa paralizaron el crecimiento de la ciudad y trajo el declive de Al-Fustat como puerto, desviándose el comercio a los puertos del Mediterráneo.

En 1517 los otomanos ocupan Egipto, siendo El Cairo degradada como ciudad de provincia. Esto provoca una pausa en la construcción hasta el s.XIX.

En 1805 comienza una industrialización urbana en manos de Mohammed Ali; luego en 1863 su hijo Ismail Pasha, inicia una fase se expansión y remodelación urbana de la ciudad: trazó un plan urbanístico de tipo ortogonal, saneó las zonas pantanosas y construyó nuevos barrios residenciales junto al Nilo. Esto junto con la invasión de los británicos que ocuparon El Cairo en 1881, origino el desarrollo de nuevos suburbios para egipcios ricos y extranjeros. La vieja ciudad fue olvidada y gradualmente ha caído en el descuido. Al final del siglo, las actividades comerciales se mudaron a El Cairo moderno.

Luego de la segunda guerra mundial, hubo un apogeo en el crecimiento y la economía de la ciudad, esto produjo un crecimiento no controlado y el desarrollo de áreas informales en terrenos agrícolas; esto se acentuó tras la revolución de 1952 hacia el Norte, en dirección al delta del Nilo. Aunque la conservación de la agricultura ha sido una prioridad de la política de desarrollo de Egipto, mucha de la tierra arable de El Cairo se está perdiendo por el desarrollo urbano; la mitad consiste en desarrollo ilegal y la demás está planeada para un nuevo desarrollo en el desierto. En 1967 la guerra con Israel detuvo el desarrollo formal de la ciudad, pero el crecimiento poblacional no se detuvo, logrando una explosión de estos asentamientos informales hasta hoy en día.

El Cairo como ejemplo de ciudad que vivió la irrupción del Islam en el mundo y su irradiación vertiginosa muestra como este obligó a aceptar la cultura de los países ocupados y a adaptarse a los elementos culturales allí encontrados. Por otra parte, vemos como las ciudades islámicas lograron tal grado de urbanización que esta expansión les permite no tener que crear grandes ciudades en un primer momento sino ir apropiándose de asentamientos ya existentes, para un posterior desarrollo. Una multiplicidad de capas superpuestas, una suma de hechos políticos, económicos y sociales que han dado forma y configuran la ciudad a lo largo de la historia, logrando en poco más de 10 años el Islam, la unificación del mundo árabe.

 

¿Qué planificación existirá por lo tanto en una ciudad islámica? ¿Es posible y necesario crear arquitectura islámica hoy en día?

A primera vista carente de planificación, desordenada, caótica; este mundo se manifiesta diferente exigiendo una lectura distinta de la conocida por el mundo occidental. Para interpretarla debemos tomar en cuenta principios espaciales que son al mismo tiempo religiosos: la religión y el entorno natural en que se emplaza, ambos factores influyen en la forma de urbanizar el territorio.

La forma de la ciudad musulmana está organizada de “dentro hacia afuera” (desde la casa hacia la calle), al contrario de lo conocido en las ciudades occidentales, con sus planes previamente trazados. En esta ciudad la casa prevalece por sobre la calle, obligando a esta a acomodarse entre los huecos de las casas, de aquí que se logra una ciudad laberíntica con calles quebradas. Todo esto viene del deber musulmán de establecer su condición humana de dependiente y necesitado de Dios, compartimentar el espacio, bloquear sensación de fuga, impedir un espacio único continuo; esto tanto en la escala de la arquitectura como en la ciudad. El individuo no tiene deberes para con la sociedad y solo se halla religado con lo ultra terrenal, como dice Fernando Chueca, sociedad y política están asfixiadas por la religión. 1

Se pierde noción de único y singular, sino un total, atomismo y repetición. Se percibe como una ciudad secreta ya que desde la calle lo que se distingue que ocurre dentro de una casa debe ser nula, Versículo 4 y 5 del capítulo XLIX del Corán, llamado “El Santuario”:

El interior de tu casa- dice Mahoma- es un santuario: los que lo violen llamándote cuando estas en él, faltan al respeto que deben al intérprete del cielo. Deben esperar a que salgas de allí: la decencia lo exige.

El musulmán lleva al extremo la defensa de lo privado, lo único que domina la vida pública es el bazar o mercado. Tiene mucha más importancia como desahogo el patio que la calle. Podemos decir entonces que la calle en la ciudad musulmana por lo tanto no existe, ya que se trata de eludir la exteriorización de la vivienda, que es lo que constituye la razón de ser de la calle; tampoco existe la plaza como elemento de relación publica, podría entenderse que el patio de la mezquita cumple este rol.

La ciudad musulmana está montada sobre la vida privada y el sentido religioso de la existencia, y de aquí nace su fisonomía.2

 

El segundo factor decisivo en la planificación de una ciudad islámica, está relacionado con la forma de habitar el desierto. El desierto no contiene ningún punto fijo al cual aferrarse; es ilimitado monótono y estéril. Por lo mismo los antiguos egipcios lo relacionaban con la muerte, no ofrece ninguna protección, el desierto sería como dice Norberg- Schulz; la negación misma de lugar.3

El territorio egipcio por lo tanto está totalmente trazado, ya que es importante considerar la irrigación de agua desde el rio Nilo. La geometrización de estos canales es inevitable, se debe acondicionar el territorio para ser habitado. La estrategia de ubicación por lo tanto está totalmente vinculada al río, hacia el sur del Delta se compacta el terreno disponible de habitar; es por esto que El Cairo como ciudad sigue siendo un foco de interés, obligando el crecimiento de asentamientos irregulares hacia el desierto. Como bien dice Herodoto (s.IV a.c): Egipto es un don del Nilo.

Debemos entender por lo tanto que el Cairo no responde a un modelo urbano occidental, en el sentido formal o de planificación, sino verlo como el fiel reflejo de la sociedad oriental, basada en la cultura Musulmana. Crear arquitectura islámica hoy en día tiene la dificultad de ser una manifestación de una concepción religiosa del mundo, por lo tanto depende de la fuerza e integridad de estas bases espirituales. Actualmente la religión está en permanente discusión, el hombre moderno se aferra a lo medible, o bien puede sufrir una renovación de los valores espirituales, adaptándose a los cambios y circunstancias como ya lo ha hecho a lo largo de los siglos, esto sin duda cambiara la forma de hacer ciudad.

 

Citas

[1]        CHUECA, FERNANDO. Breve historia del urbanismo, Alianza Editorial, España, 1968. Lección 4: La ciudad islámica. pp. 78-104

[2]        CHUECA, FERNANDO. Breve historia del urbanismo, Alianza Editorial, España, 1968. Lección 4: La ciudad islámica. pp. 78-104

 

[3] NORBERG- SCHULZ, CHRISTIAN. The Architecture of Unity. http://archnet.org/system/publications/contents/3624/original/DPC0222.pdf?1384775791 [consulta: 13 de Octubre, 2014]

 

Bibliografía de referencia

  1. MICHELL, GEORGE. La arquitectura del mundo islámico, Edición en castellano, Madrid, Alianza Editorial, 1985.
  2. CHUECA, FERNANDO. Breve historia del urbanismo, Alianza Editorial, España, 1968. Lección 4: La ciudad islámica. pp. 78-104
  3. CHUECA, FERNANDO. Historia de la arquitectura occidental. Tomo I. De Grecia al Islam, Editorial Dossat, España. Tercera parte: El islam. pp. 249
  4. THE AGA KHAN AWARD FOR ARCHITECTURE. The expanding metropolis coping with the urban growth of Cairo. Proceedings of seminar Nine in the Series, Architectural Transformations in the Islamic World. Held in Cairo, Egypt. November 11-15, 1984
  5. NORBERG- SCHULZ, CHRISTIAN. The Architecture of Unity. http://archnet.org/system/publications/contents/3624/original/DPC0222.pdf?1384775791 [consulta: 13 de Octubre, 2014]
  6. ABUAUAD, RICARDO. La ciudad del Islam, Curso “La ciudad en la historia”, Santiago, Chile, 2014.

Imagen portada

THE AGA KHAN AWARD FOR ARCHITECTURE. The expanding metropolis coping with the urban growth of Cairo. pp. 4

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Cairo, la ciudad privada y religiosa del Islam

  1. Al ser una ciudad muy antigua y que además fue construida siguiendo una lógica tan distinta a la que estamos acostumbrados en Occidente, como bien explicas, en donde la religión adquiere una importancia urbana que va incluso más allá de lo que alguna vez fue la importancia de la catedral y su plaza en nuestras ciudades, me resulta interesante pensar en las maneras en que la estructura subyacente de las calles del Cairo, tan laberíntica y angosta, está contribuyendo o no a los fenómenos de globalización, capitalismo y desorden social que se han dado en Egipto en los últimos años.
    El rol de la religión sigue siendo importantísimo en la sociedad egipcia, pero ¿sigue esto expresándose con tal fuerza en la forma urbana? Debido al fenómeno de migración campo-ciudad que Egipto tiene hoy en día, debido a los efectos del calentamiento global y sequías, han aparecido nuevas ciudades satélite en torno al Cairo. Evidentemente debido a razonas propias de la vida del siglo XXI, como el rol del automóvil dentro del transporte de una ciudad, la forma en que la importancia de la religión se expresa en la forma urbana probablemente no sigue igual. ¿Qué elementos han logrado sobrevivir a estos cambios en estos nuevos asentamientos?
    Tambien es interesante el hecho de que en primera instancia suena bastante paradójico que una ciudad construida hacia adentro, con énfasis en la vida privada, haya sido el lugar donde en 2011 ocurrió una protesta tan masiva en la plaza central que fue capaz de derrocar a Mubarak, un líder que llevaba 30 años en poder. Estas calles tan angostas, ¿habrán facilitado las protestas del pueblo, como el París medieval pre-Haussmann también lo hizo? ¿Cómo es que una ciudad construida en torno a la vida religiosa experimenta una revuelta social de este nivel?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s