COLUMNA: Las Islas del Tesoro

por Pablo Allard – 03/11/2014 – La Tercera

Celebramos la gestión de nuestros legisladores, al Ministerio de Vivienda y a quienes lograron salvar los cerros islas?, verdaderos tesoros urbanos.

El miércoles pasado se publicó en el diario oficial la modificación a la Ley General de Urbanismo y Construcciones que literalmente salva la vida a los “cerros islas”, áreas verdes y cesiones viales de nuestras ciudades.

Para hacer la historia simple, toda ciudad requiere que en su planificación se definan reservas para que a futuro se construyan áreas verdes, espacio público, calles y avenidas. Este tipo de reservas de “utilidad pública” pueden afectar terrenos privados, lo que obviamente limita el legítimo derecho de los propietarios para invertir y desarrollar sus predios al máximo potencial. Para revertir ese posible perjuicio, el año 2004 el Minvu modificó la ley poniendo un plazo de cinco años para que se expropiaran los terrenos, de manera de ejecutar esas vías  o consolidar dichos parques y áreas verdes; de lo contrario, caducarían las reservas y los terrenos afectados automáticamente quedarían disponibles o tomarían la norma adyacente. En 2009 en forma urgente se improvisa una postergación que luego se ratifica por otros cinco años. Pero como no hay plazo que no se venza, y como era de esperarse, pese al desarrollo económico de los últimos 10 años, poco o nada se invirtió en parques, espacio público y ciudad, quedando más de 15 mil hectáreas sólo en la Región Metropolitana amenazadas de pasar a ser “desarrollables”, y muchas calles y avenidas condenadas a quedar estrechas y con edificios, siguiendo distintas líneas de edificación en lugar de una fachada armónica y continua.

Por ello es que celebramos la gestión de nuestros legisladores, al Ministerio de Vivienda y a todos quienes lograron salvar estos verdaderos tesoros urbanos para la ciudad.

Para dimensionar este hecho, sólo en Santiago existen cerca de 22 cerros isla, pequeños cerros que se desprenden de los cordones transversales y se extienden por la cuenca; el más famoso de ellos es el Santa Lucía, hito fundacional de nuestra capital. De haber caducado las reservas de utilidad pública, parte importante de ellos habría perdido su condición de área verde, y habría terminado llenándose de edificios como la cara norte del cerro San Luis en Las Condes, o en la base del cerro Alvarado en Vitacura.

Los cerros urbanos, tanto islas como parte de cordones montañosos, son un fenómeno geográfico propio de las ciudades chilenas. Casi todas las ciudades en Chile tienen un cerro que hace las veces de parque, lugar de contemplación, mirador e hito histórico cultural, como el Ñielol en Temuco, el Caracol en Concepción, el Condell en Curicó, hasta el cerro-duna Dragón en Iquique.

En este contexto, cobra fuerza la iniciativa de la Intendencia Metropolitana de actuar llamando a un concurso de ideas y propuestas para consolidar como parques cuatro cerros isla de Santiago: el Blanco en Recoleta, las Cabras en Puente Alto, Chena en San Bernardo y Cerros de Renca en la comuna homónima. Los cuatro cerros, patrocinados por los municipios, organizaciones locales y vecinos deben entregar esta semana sus propuestas, las cuales serán revisadas por un jurado que decidirá cuál será el primero en recibir financiamiento para su consolidación. Si bien es un inicio tímido, es de esperar que ahora que salvamos estas islas del tesoro, tanto el Estado como los privados nos preocupemos de cuidarlos e integrarlos a nuestras ciudades, antes de que vuelvan a verse amenazados o “caducados”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columnas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a COLUMNA: Las Islas del Tesoro

  1. Bárbara Schoepke dijo:

    Bastante claro deja esta columna las miles de posibilidades que tenemos de aprovechar los cerros urbanos, un fenómeno geográfico propio de las ciudades chilenas, como áreas verdes y reducir la brecha verde de inequidad. “Sólo en Santiago existen cerca de 22 cerros isla (…) Casi todas las ciudades en Chile tienen un cerro que hace las veces de parque, lugar de contemplación, mirador e hito histórico cultural”. Esto vuelve a demostrar que Santiago necesita un gobierno metropolitano que acerque las soluciones a las personas y ponga estos temas con una dimensión relevante de la desigualdad que afecta la calidad de vida de los chilenos.
    Impacta saber que Santiago tiene la mitad de las áreas verdes recomendadas por organismos internacionales y su distribución replica el patrón de segregación que aflige a nuestra capital. Por ejemplo vemos que el barrio alto tiene un 44% de área verde por habitante más que la media de Santiago y el doble que la periferia sur, donde vive la mayor cantidad de habitantes. Este problema de inequidad se explica por el bajo presupuesto de la gran mayoría de los municipios, que no pueden levantar áreas verdes y menos mantenerlas en el tiempo. Sin embargo en esta columna vemos como no podemos apostar a la buena gestión de algunos municipios. En este tema, los recursos los maneja el gobierno central y se requiere mayor prioridad política.
    Pero el tema trasciende las cifras y los grandes parques. Como bien dice Iván Poduje en una columna hace unas semanas en el diario la Tercera, “También necesitamos programas barriales para levantar plazas, forestar sitios eriazos, reconvertir basurales o construir alamedas en las principales avenidas.” El problema se sabe que es abordable tomando como ejemplo otras grandes ciudades, “Se ha logrado creando autoridades metropolitanas de parques, que manejan recursos propios, distribuyen inversiones de acuerdo a las carencias de cada barrio y se encargan de su cuidado, seguridad y mantención.” Esta autoridad de parques debiera estar radicada en la intendencia metropolitana, lo que potenciaría iniciativas como esta de forestación de cerros islas.

  2. Vicente Ebner dijo:

    Espectacular noticia para una ciudad donde nos acostumbramos a llamarle parque a una plaza entre dos calles. El potencial de los cerros en Santiago como áreas de esparcimiento es infinito. Imperan en Santiago medidas para aprovechar estas “particularidades geográficas” que son los cerros isla. Pero para abordar proyectos de gran envergadura, como transformar estos cerros en lugares para el ciudadano, se necesitan grandes gestiones. Grandes gestiones que sólo un par de municipios del sector oriente se encuentran en condiciones de abordar, ya que el resto no cuenta con los recursos necesarios. Comparto con el comentario de arriba que urge una entidad independiente de las comunas que garantice recursos para parques y áreas verdes en todas las comunas. Es una señal interesante para la ciudad como las áreas verdes están tomando más protagonismo en el debate nacional, esperemos que siga por esta senda y aprovechemos las ventajas geograficas de Santiago.

  3. Los cerros islas se configuran por su condición geográfica como hitos urbanos destacables en las ciudades. Son los escenarios que ofrecen gratuitamente las mejores posibilidades para darle vida a las ciudades fortaleciendo la identidad urbana y la vida de barrio. Por ser miradores naturales hacia las ciudades en las que se encuentran inmersos, basta con pequeñas intervenciones en ellos para lograr reorganizar un sector e incorporar este gran espacio público al servicio de la comunidad. Considero una iniciativa positiva y necesaria hacerse cargo de estas pequeñas protuberancia que guardan por sólo el hecho de existir una gama de posibilidades de acción. Los cerros islas son verdaderamente nuestras reservas naturales de recreación y espacios públicos y debemos, por lo tanto, hacer que sean parte de nuestras ciudades y no considerarlos como problemas urbanos, sino como soluciones urbanas. Hoy, la mayoría de estos cerros carece de comunicación con la ciudad y si es que la tiene es escasa o deplorable. El encuentro del cerro con la ciudad en muchos casos más que abrir oportunidades de espacio público, se convierten en esquinas peligrosas y lugares de delincuencia o simplemente basurales perimetrales. De esta manera, tenemos que poner especialmente énfasis en la llegada al suelo del cerro y en la interacción con la ciudad. Los cerros islas deben ser pensados como grandes proyectos urbanos existentes y cómo desde su existencia podemos hacerlos dialogar con la ciudad y convertirlos en un elemento más de ella y no en lugares considerados sobras de la ciudad. Es finalmente, nuestra geografía la que nos caracteriza y nos distingue con otros países. Vivimos en una cuenca rodeados de cerros y es posible que no nos demos cuenta del valor de esto. Esta iniciativa abre la posibilidad de mirar nuestras ciudades desde una nueva altura, sobre una nueva cota que nos regalan nuestros cerros. Basta con tener la experiencia de subir uno de ellos y darse cuenta de la magnitud de nuestra geografía y paisaje. Esta es la oportunidad de mirarnos desde otro punto de vista, incorporar el paisaje a nuestras vidas y volver a encantarnos con nuestras ciudades. Puede parecer esto una iniciativa un poco tímida por parte de las autoridades, pero creo que es un gran punto de partida para fortalecer desde las oportunidades y fortalezas de nuestro territorio la identidad urbana que en el caso de Santiago se ha vuelto un poco ambigua al paso del tiempo.

  4. Felipe Faura dijo:

    Esta es la enésima columna, noticia, comentario, etcétera que se toca el tema de los cerros islas. Y cada vez es más preocupante por que, si bien existe la intención de salvar la vida a estos cerros, ya el hecho de que se haya desarrollado una ley que tenía la intención de darle valor y actividad a estos mismos, y esta misma se ha aplazado por que iba a caducar demuestra que el problema esta presente, pero aún no le toman el peso como se debería. Basta de propuestas e ideas de las posibilidades de que hacer frente la situación de los cerros islas, es hora de tomar acción. Este tema ya tiene que tomar importancia prioritaria dentro de los problemas que enfrenta el gobierno que no son pocos, pero se ve que muchos de los que salen en primera plana (la educación, metro, la reforma tributaria) terminan escondiendo y “pateando“ las posibles soluciones de los cerros islas. Es verdad que la diferencia entre municipios marca mucho la tendencia en como abordar los planes para los cerros islas de su comuna pertinente, sobre todo en temas financieros y es ahí donde apoyo a Bárbara en su primer comentario que plantea que se creen distintas autoridades metropolitanas de parque que se encargan de los sectores con mas carencias y además se preocupan los recursos propios. Es hora de tratar este problema en primer plano, comenzando por los sectores que más lo necesiten o con ayuda externa al propio municipio que esta claro que no lo puede abordar solo.

  5. Mercedes Patthey dijo:

    Concuerdo con los comentarios anteriores que recalcan la importancia de una gestión metropolitana de los ‘cerros islas’. Quisiera sumar a los argumentos de equidad y de eficiencia, un punto de vista más bien paisajístico y relativo a la ecología urbana. Proteger los cerros como áreas verdes, parques y espacios de recreación para los habitantes es irreprochable. Sin embargo, creo que el concepto de cerros “islas” delata una gran carencia en el proyecto. Presentar a cada uno de estos cerros como un episodio urbano aislado, a tratarse de manera local y diferenciada, es pasar por alto el enorme potencial que podría sacar de ellos un gran proyecto unitario.

    Por un lado, desde un punto de vista ecológico, es recomendable siempre garantizar cierta continuidad entre los parques. De esta manera, pueden generarse corredores ecológicos que permiten el desplazamiento y el intercambio entre las especies de los ecosistemas. Se fomenta así la biodiversidad y la resistencia de cada parche verde. Esta medida responde a la inquietud de otorgarle una verdadera función ecológica a los cerros, con los beneficios que esto implica (reabsorción de aguas, regulación de temperaturas, limpieza del aire, entre otros) y de no limitarlos a una función recreativa y ornamental. Los cerros pueden formar entre sí, y junto a los demás parques de la ciudad, una verdadera red de áreas verdes, entendida a la escala de la ciudad metropolitana.

    Por otro lado, a nivel paisajístico, los cerros son una oportunidad de hacer reaparecer la geografía propia de la cuenca santiaguina. Cada cerro es un pedacito de montaña de la gran Cordillera de los Andes, tan admirada por los habitantes, pero cada vez menos visible detrás del smog. En este sentido, los cerros pueden contribuir al fortalecimiento de una identidad santiaguina, mediante una rememoración y una reinterpretación del lugar donde se emplaza la ciudad.

  6. En Santiago existen 34 áreas globalmente prioritarias para ser conservadas por la singularidad de su bio-diversidad, En la región, existen un 5% de áreas silvestres protegidas de las cuales los cerros islas representan el 4% de la superficie disponible para la conservación de sus ecosistemas disponible[1]. Según ésto, entendemos que los cerros isla tienen un valor no sólo de carácter urbano si no que también un alto valor biológico y ecológico, por tanto la conservación de estos hitos geográficos no es importante sólo para nosotros, los habitantes de ésta ciudad, si no que también para un sin fin de ecosistemas dependientes de ellos, razón por la cual me resulta curiosa la idea de pensar en ellos como una “reserva de área verde”, cuando en sí mismos ya lo son.
    La vertiginosa expansión urbana que ha sufrido la ciudad de Santiago durante las últimas décadas ha generado importantes pérdidas de hábitats nativos, con una lógica consecuencia de disminución de los servicios ambientales que estos hábitats brindaban a la ciudad. En este sentido, la conservación de los cerros isla representa una alternativa para amortiguar los impactos mediante la recuperación de éstos, ya que la creación de parches de vegetación ayudarían a mejorar las calidades ambientales dentro de nuestra ciudad. Por ende la conquista en cuanto a la protección de éstos, es una ganancia no sólo para nosotros y las futuras generaciones, si no que también para el futuro ambiental de nuestra capital.

    [1] http://www.santiagocerrosisla.cl/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s