“Venid a mí, hermano, a Moscú”

MoscúPor Virginia Maiza.

Desde el 2012 ya está en marcha la propuesta para el plan maestro que duplicará el tamaño de Moscú en las próximas décadas.  Éste aportaría cerca de un millón de empleos y albergaría a casi dos millones de habitantes más. Hoy, la capital ya es  el territorio ruso más poblado,  su población supera los once millones de habitantes. Con este nuevo plan se aumentará su área en 2,5 veces esperando atraer nuevos inversionistas que aumenten el poder económico de la capital.

Esta iniciativa del ex-presidente Dmitri Medvédev, busca desarrollar nuevas tramas urbanas en las periferias y kilómetros de metro y trenes que disminuyan los tiempos de viaje. La expansión adosa al territorio moscovita nuevos suelos para establecimientos de gobierno ruso y se espera que reduzca el sofocante tráfico en el centro gracias a la creación de nuevos núcleos alejados del Kremlin. Así, Las existentes instituciones se trasladarán a la periferia para liberar el centro histórico.

Hasta hoy, en la moderna Moscú, encontramos diferencias significativas con los centros del resto de las ciudades europeas que derivan de una vocación oriental. Su organización, como diría Vieri Quilici, arquitecto italiano que ha estudiado las ciudades rusas,  es similar a las “hojas de alcachofa” o “cajas chinas”1, esto explica la ausencia de líneas rectas y la imposibilidad de proporcionar sus partes con la perspectiva y la línea. Las redes geométricas se cambian por las coordenadas de los puntos más relevantes de la ciudad, atrayendo las vistas diagonales. El aspecto formal del paisaje de Moscú no obedece a un diseño concebido de esa manera sino que es una resultante de procesos históricos y voluntades políticas. “Tanto por sus antecedentes monumentales como por sus estructuras, reflejan la manera paradigmática y lineal la génesis histórica de la que proceden”2. Tales características, despojadas de perspectivas ortogonales, persisten pese a numerosos contratiempos, como el traslado de la capital hacia San Petersburgo, el incendio que siguió a la invasión napoleónica de 1812 y la reconstrucción del siglo XIX.

En el siglo I, lo que será Moscú, estaba habitado por las tribus eslavas. Ya a finales del XI era una pequeña ciudad con un centro feudal. En Rusia, en el siglo XIV, los centros de poder van a ser los monasterios y sus fortificaciones, así las comunidades agrícolas adyacentes estaban sometidas al poder religioso. Por lo tanto los monasterios generaban unidades urbanas relativamente autónomas. Así mismo, lo van a ser después las industrias, respondiendo a necesidades militares. Cuando algunos de estos pequeños centros caían bajo la protección de Moscú, se recubría la estructura urbana con edificaciones ligadas a la afirmación de las instituciones religiosas o de la nobleza. Desde sus inicios, el espacio urbano de Moscú presenta cierta afinidad con centros menores.

El kremlin, entre los siglos XII y XIV, ya tenía un sector fortificado en la colina, una fortaleza y un foso. Una muralla e iglesia de madera construidas por Yuri Dolgoruk en 1156, remplazando la empalizada de madera que existía. En 1237 los mongoles quemaron y saquearon la ciudad, pero Moscú logra recuperarse y se convierte 100 años después en la capital del principado. Luego,  en 1366, Dmitry Donskoi, encarga construir una muralla de piedra blanca con anexión de torres. Presentándose como ciudadela fortificada por un perímetro triangular formado por murallas de 20 metros de altura. La colina está 40 metros elevada del nivel del río Moscova. Ha estado ocupada por residencias principescas e iglesias ortodoxas, lo que lo ha determinado siempre como un centro político-religioso.

Hasta el siglo XVII la ciudad se constituía por añadidura de cinco zonas urbanas periféricamente desde la primera zona, el Kremlin. Al oriente del Kremlin se encuentra, también definido por una muralla, el sector urbano residencial, y en menor área sectores comerciales y administrativos. A esta zona se le llamaba Gorod, que significa simplemente “La Ciudad” por su carácter residencial. De manera adyacente se ubicaba el BelyGorod o “ciudad blanca”, llamada así por la presencia de nobles y familias más consideradas. La Zemilianoi Gorod o “Ciudad de Tierra” correspondía a la antigua tercera línea de los bastiones, era la periferia y estaba habitada por campesinos y luego por industrias y pequeña nobleza. Más tarde, será interrumpida por las líneas del ferrocarril. Zamoskvorech o “Más allá del Moscova” se había creado un área militar como centro estratégico de tropas. Luego, se transformará en un barrio industrial con población obrera.

Si bien, Pedro El Grande y Catalina II desearon transformar el Kremlin,  se piensa que si lo hubieran logrado desmantelar, el Kremlin seguiría teniendo el carácter que posee debido a su disposición y forma extremadamente sólida desde su consolidación. De ahí el dicho popular ruso: <<Por encima de Moscú sólo hay el Kremlin y sobre el Kremlin el cielo>>.  Se piensa también, que el hecho de no tener un poder político central entre los siglos XVI y XX aportó a la conservación del carácter de Moscú. Durante estos siglos la ciudad sufrió bastantes invasiones, por parte de los Tártaros de Crimea, y más tarde, por los polacos. Seguido de un incendio en 1611 que destruye gran parte de Moscú a excepción del Kremlin. Una vez librados de los polacos, se impone la dinastía de los Romanov, que conlleva una seguidilla de revueltas en Moscú. A finales del siglo XV con Ivan III, luego de siglos de lucha contra los tártaros para lograr unificar Rusia, llama a profesionales y técnicos italianos  trayendo con ellos el renacimiento a Rusia, se quería conservar la pureza de la imagen de la ciudad. Por lo tanto, se reconstruye totalmente borrando el pasado reciente de la ciudad para volverlo a uno más lejano.  Así, se resalta el carácter isla del Kremlin dominando el paisaje urbano como resultado de operaciones autoritarias. Con la llegada del barroco se exaltan más aún los objetos individuales, acercándose más a un decorativismo.  En 1703 Pedro el Grande construye San Petersburgo y Moscú deja de ser capital. Luego, en 1812 Napoleón invade Rusia pero se retira rápidamente, ya que el ejército no pudo contra el invierno ruso.

Siglo XX va a ser siglo de revoluciones. Con la Revolución de 1917, los Bolcheviques trasladan nuevamente la capital a Moscú transformándose en la RSFSR (República Socialista Federativa Soviética de Rusia), que años más tarde será la Unión Soviética. Durante la segunda guerra mundial luchan contra la Alemania nazi, que no logra conquistar Moscú. La construcción del metro no se detiene durante la guerra y se abren nuevas líneas.

Luego de la Revolución, la industrialización socialista se manifiesta sobre todo en Moscú. Este se va a transformar en una especie de laboratorio de edificación promoviendo construcciones de viviendas para albergar a más de 100.000 personas y líneas metropolitanas que lleguen hasta los más alejados suburbios. El modelo productivista lo lleva también a ser una ciudad del trabajo o una ciudad del poder. En 1932 se llama a arquitectos de todo el mundo, incluidos H. Meyer y Le Corbusier, para reestructurar la ciudad en términos de vivienda, industria y zonas verdes. La ciudad se mantendría premoderna hasta que en 1935 se aprueba un nuevo plan para Moscú extendiendo la ciudad hacia el sudoeste, con vistas hacia a una ciudad polinuclear, pero sin mucha huella de las teorizaciones urbanísticas de los años anteriores. Ulteriormente, el Plan de 1971 busca ante todo salvaguardar el centro histórico y valores patrimoniales, renunciando a grandes proyectos que puedan destruir el casco antiguo.

A lo largo de la historia, El Kremlin de Moscú ha acogido diversas formas de gobierno, desde la Edad  Media como ducado, pasando a dinastía y luego por la Unión Soviética, sólo por nombrar algunos. Los anillos se circunvalación que se pueden ver en el plano de Moscú han ido sustituyendo radialmente el límite que formaban las murallas del Kremlin. Este crecimiento de la ciudad, se debe entre otros aspectos a su histórica afinidad con centros menores, lo cual, hoy se ha transformado en un problema debido a la incapacidad del sistema de transporte de abastecer a tal cantidad de población.  No es casualidad que su metro sea el más utilizado del mundo, con más de ocho millones de usuarios por fin de semana cualquiera.

Si bien, el plan del 2012, busca solventar este sistema, creo que en un plan así de extendido en el tiempo, con plazo de hasta 80 años, se podría alejar bastante de lo que es la realidad urbana, más aún cuando los costos son todavía inciertos, Las empresas financieras están tomando intereses particulares y las voluntades gobernantes también. Es probable que se favorezca la construcción de grandes conjuntos habitacionales sin mucho equipamiento y se genere una distancia aun mayor de la que existe entre la capital y el resto de Rusia. Es extraño que se quiera expandir la ciudad hacia el sudoeste, que es la zona menos poblada, si la gran encrucijada se encuentra al noreste, donde la cantidad de población es mucho mayor y el costo por metro cuadrado es aterrador. Es probable, que un plan así de grande, si no es completamente claro, pueda caer en la utopía soviética.

Por otro lado, está la pérdida del centro como foco histórico de poder al trasladar sus instituciones, corriendo el riesgo de que se transforme en algo meramente turístico y consuma el Patrimonio de la Humanidad que se resguarda o que se transforme en un centro residencial como se quiere, lo que tampoco cambia mucho el panorama, sino, que trae sólo una modificación del emplazamiento, ya que estas personas también deberán ir a trabajar a las periferias de la ciudad y volver a sus casas por la tarde, fomentando tacos en las vías de acceso a la ciudad.  Además, sólo unos pocos ciudadanos podrían costear esto, lo que lo podría transformar en un centro sólo asequible a la élite. Por ello sostengo que se debe prestar especial cuidado a lo que ha sido quizá el conjunto arquitectónico más importante de Rusia, que históricamente ha acogido a un conglomerado de construcciones y actividades Político-Religiosas. Este nuevo plan seguramente traerá beneficios económicos, pero también es probable que atente contra la vida que existe en la capital.

Bibliografía:

–        1,2 < Vieri Quilici. (1978). Ciudad rusa y ciudad soviética. Barcelona: Gustavo Gili, S.A. P.25

–        Vieri Quilici. (1974). Mosca, il nuovo Piano de 1971 e la sua realizzazione. Milano: Gabriele Mazzotta Editore.

–        M. Ilín. (1969). Moscú,  Arquitectura y Escultura. Moscú: Editorial Progreso.

–        Aeroflot. (1998). El Kremlin de Moscú. Rusia: Aeroflot.

–        Sergio Tomé Fernández. (2005). La ciudad socialista y la ciudad sostenible. Revisado el 13 octubre 2014, de Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona. Sitio web: http://www.ub.edu/geocrit/b3w-622.htm

–        Marcelo Gardinetti. (2012). Moscú busca duplicar su tamaño. Revisado el 10 de octubre del 2014, de Tecnne / Creative Comons. Sitio web: http://tecnne.com/urbanismo/moscu-busca-duplicar-su-tamano/
–        Andrés Rosenberg. (2010). Ranking: Top 10 líneas de Metro del mundo. 13 Octubre 2014, de Plataforma networks Sitio web: http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/08/19/ranking-top-10-lineas-de-metro-del-mundo/

–        “Venid a mí, hermano, a Moscú”. Es la frase que Yuri Dolgoruk dice al príncipe de Nóvgorod para invitarlo a Moscú. Esta es la primera referencia de Moscú que data del 1147. En. Comins-Richmond, Walter. «The History of Moscow». Occidental College. Consultado el 13 de octubre de 2014. Sitio web: http://megaconstrucciones.net/?construccion=moscu

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Venid a mí, hermano, a Moscú”

  1. Yo investigué sobre San Petersburgo, la otra gran ciudad de Rusia, y me parece muy interesante poder comparar el desarrollo de ambas ciudades. Desde la fundación de San Petersburgo se podría decir que en cierta manera ambas ciudades están en un estado de tensión y competencia constante: inicialmente la ciudad palacio adquiere mayor importancia a nivel internacional debido a su ubicación y al traslado de la corona a ella, pero luego con la revolución bolchevique se le devuelve a Moscú el rol de capital y ciudad ¨del pueblo¨. Luego de la ocupación de Petersburgo durante la II Guerra Mundial, ya se puede decir que Moscú ha recuperado completamente su rol como principal ciudad rusa. Entonces en general, hasta al menos la década de los ’70 se puede generalizar y decir que si a una de las ciudades le está yendo bien, a la otra le está yendo mal.
    Debido a que después de la II Guerra Mundial la condición de ambas ciudades es tan distinta, es curioso constatar al momento de leer tu columna que hoy en día ambas se encuentran en una encrucijada similar. En primer lugar, ambas presentan un centro histórico que el gobierno tiene interés en mantener más por razones comerciales y turísticas que culturales e históricas. En segundo lugar, en ambas ciudades los privados están adquiriendo un rol cada vez más predominante en la planificación urbana, con ayuda del gobierno. En tercero, en ambas también están apareciendo cada vez más conjuntos habitacionales en la periferia, que se encuentran extremadamente separados de este centro y al que el acceso es dificultoso, y que además provocan una expansión de la ciudad poco clara en cuanto a límites.
    Es evidente que estas problemáticas no son propias de estas dos ciudades rusas per se, y son más bien características de la situación actual de expansión capitalista globalizada en las grandes capitales, pero como caso de estudio es relevante ver como a partir de dos ciudades muy distintas, bajo las mismas políticas gubernamentales, eventualmente se presentan los mismos conflictos urbanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s