Portland: El sueño americano

Portland_imagenPor Juan Pablo De La Maza.

Portland es las ciudad más grande del estado de Oregon, al noroeste de EE.UU., y como toda ciudad estadounidense enfrentó una descontrolada sub-urbanización y el deterioro del medioambiente a comienzos de los años 30. Esto se agravó después de la Segunda Guerra Mundial con la masificación del automóvil, que trajo consigo la fragmentación de la ciudad, por ende la separación entre los usos y la gente. En los 60s, la situación había llegado a ser tan mala que sus habitantes se dieron cuenta que necesitaban actuar rápida y efectivamente para contrarrestar las tendencias dañinas.

 

Desde finales de los años 60 en adelante, comenzaron a abordar fuerte y sistemáticamente los desafíos de la gestión del crecimiento, desarrollando y adoptando lo que desde entonces ha sido considerado como el pensamiento del “estado del arte” en la planificación urbana. Portland fue una de las primeras ciudades en implementar el límite urbano y en diseñar un programa de uso de suelo que tuvo como objetivo planificar el crecimiento esperado con el mínimo sacrificio del medio ambiente y de la economía del estado, y el menor costo posible para los individuos, los desarrolladores y los gobiernos.

 

Portland tiene la reputación de ser una ciudad donde los residentes y el gobierno han tenido éxito en la mejora de la gestión de la forma urbana y la calidad de la habitabilidad urbana. Durante las últimas cuatro décadas , el estado, la agencia metropolitana y los gobiernos locales en Portland, en conjunto con la sociedad civil y los ciudadanos , han desarrollado un grupo interrelacionado de regulaciones de planificación, políticas, inversiones públicas, asociaciones público-privadas y planes orientados a acondicionar el crecimiento denso y a aumentar la vitalidad y el desarrollo económico de los centros de la ciudad y la región.

 

Hay una sinergia fructífera derivado de la combinación de un liderazgo visionario, innovador y planes y políticas urbanas forzadas, y la participación ciudadana sistemática que producen resultados extraordinarios en el proceso de desarrollo urbano. Portland se ha beneficiado de una fuerte presencia de estos tres elementos, donde la participación ciudadana se considera un imperativo para el buen gobierno en sociedades democráticas, asegurando una relación abierta y legítima entre la sociedad civil y el Estado.

 

Esta dualidad ha llevado a la “ciudad de las rosas” a tener un sistema de transporte público integral de tren ligero (Streetcar), buses y ciclovías, el cual a permitido que Portland sea una de las pocas ciudades en el mundo que desde 1990 ha reducido las emisiones de CO2 relacionadas al uso del auto en un 14%y la cantidad de kilómetros percápita recorridos en éste en un 17%. Por otro lado los viajes en tren ligero han aumentado en un 90% y los viajes en bicicleta en un 257%.

 

Sumado al increíble sistema de transporte, desde 2008 se ha implementado un plan que pretende desarrollar “barrios de 20 minutos”, en donde todos los servicios básicos necesarios en nuestros días (supermercado, oficina, hospital, banco, parques, cine, librería, colegio, etc.), quedan a menos de 20 minutos (o 1,6 kilómetros) caminando. Este plan ha tenido un éxito rotundo y actualmente el 11% de los barrios de Portland ya cuentan con estas características.

Sam Adams, alcalde mayor, cree que los barrios de 20 minutos no son exclusivos de Portland y pueden ser replicados en otras partes. De hecho en la ciudad de Eugene, por ejemplo, se están implementando. “Nuestro éxito no tiene nada que ver con la originalidad de Portland. La lección que hemos aprendido es: provee a la gente de lugares decentes y seguros para caminar, y ellos lo harán. Es así de simple”

 

En la última década Portland ha sido laureada por varias revistas o entes medioambientales como “una de las mejores ciudades para vivir” (Money), la cual ha “alcanzando nuevos niveles de popularidad” (Travel & Leisure), que se encuentra en el “top 25 de destinos artísticos” (American Style) y como la segunda ciudad más “verde” del mundo (Grist), y el año 2012 fue escogida como la ciudad favorita en EE.UU. por los visitantes y residentes en la catergoría “Calidad de vida y experiencia del visitante: Transporte público y amabilidad peatonal” (Travel & Leisure).

 

Esta ciudad ha transformado su entorno urbano y la calidad de vida de sus habitantes en las últimas cuatro décadas y es el fiel reflejo de los beneficios que trae consigo la interacción fluida entre el Estado y la sociedad civil. Como resultado de esos esfuerzos hoy Portland es considerada una de las ciudades de tamaño medio más habitables en los Estados Unidos, donde la gente tiene la opción de vivir cerca del trabajo o de su lugar de estudios, donde el tiempo de viaje se reduce y se tiene más tiempo de ocio, para la familia, la cultura o el deporte, donde el aire es limpio y no hay congestión, donde existe uno de los sistemas de parques más grandes e integrados del mundo y donde el sueño americano se vuelve realidad.

 

 

Bibliografía

IRAZÁBAL, Clara. City Making and Urban Governance in the Americas: Curitiba and Portland. Burlington : Ashgate, 2005.

Web

El Definido (eldefinido.cl)

–                     “Barrios de 20 minutos” Una vida caminable. (12/08/2013)

Frommer’s (frommers.com)

–                     Portland, Oregon: Green City of Roses (13/02/2004)

Grist (grist.org)

–                     15 green cities (20/07/2007)

Plataforma Urbana (plataformaurbana.cl)

–                      Plan Portland: “Barrios 20 minutos”. (16/08/2010)

Travel & Leisure (travelandleisure.com)

–                     America’s favorite cities 2012

Audiovisual

E2 – Portland: A Sense of Place (http://vimeo.com/37489527)

Portland – Walk this way (http://youtu.be/Y5IJ2PlZZyE)

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Portland: El sueño americano

  1. Max Villaseca dijo:

    Muy buena columna y muy buen material complementario. Interesante como se levanta una ciudad luego de una crisis industrial mediante el trabajo complementario de las autoridades y los mismos ciudadanos de Portland.

    Al final del video “Portland: A Sense Of Place” se plantea una idea muy clara e interesante. Cuando uno ve estos casos en diferentes ciudades donde todo funciona de manera correcta, tiende a pensar que es un problema cultural o local el hecho que esos métodos no funcionen y que en otros países tienen una “mayor cultura”, por lo tanto, funcionan. El método es simplemente poner lo elementos correctos en el lugar correcto y la población “tendrá la opción”. No significa que todo una población dejará de usar autos al trazar kilómetros de ciclovías ni que todos vivirán en el centro cerca de sus trabajos, si no que parte de la población si lo hará y el crecimiento de este grupo será progresivo. Se darán las comodidades necesarias que inviten a un “nuevo orden” o a una nueva manera de vivir y no todos tienen que llevar este modo de vida. Lo importante es que una sí lo hará.

  2. Antonia Medina dijo:

    Según lo que plantea Juan Pablo en su columna, la participación ciudadana es un elemento vital dentro de los métodos de planificación de Portland. Esto tiene varios beneficios: la gente se vincula con su ciudad, se preocupa por ella, se pregunta cómo quiere que sea y cuida sus planes y proyectos desarrollados. Una ciudad participativa ofrece mayores posibilidades de ser vivida con interés de parte de sus habitantes, ya que los hace partíciés de su crecimiento y rehabilitación. La pregunta radica en cómo enfocar esa participación y hacerla visible. En Chile hemos visto como suben los niveles de participación ciudadana, pero el potencial de este hecho no ha sido completamente recogido por las autoridades o las políticas públicas.

    Lo otro que me llama la atención de Portland es el cuidado que se pone en planificar la ciudad pensando siempre en los habitantes, tratando de incentivarlos a usar el transporte público y caminar, siendo que la tasa de obesidad infantil se ha triplicado en EE.UU. en los últimos 40 años (video, Portland – Walk this Way). En este sentido, se nota que la planificación es efectiva al momento de proponer variados modos de recorrer y habitar, ofreciendo múltiples alternativas al auto (video, Portland – Walk this Way). Esto trae como resultado una ciudad más diversa, activa y atractiva. La capacidad de adelantarse debe ser rescatada por ciudades como la nuestra, ya que por ejemplo, la aparición de masas de ciclistas sin infraestructura ha causado una crisis entre estos, los autos y los peatones santiaguinos.

  3. Martín Vergara Contreras dijo:

    Como se señala en la columna, sin duda la participación ciudadana en Portland ha sido fundamental para el desarrollo de la ciudad y que pueda estar dentro de las ciudades del ranking con mejor calidad de vida.
    Como dice Antonia, la participación ciudadana es importante para el desarrollo y planificación de nuestras ciudades. Para que esta participación sea efectiva es necesario buscar la manera apropiada de hacer que la población participe. Esta participación en mi opinión debe ser informada con anticipación a los habitantes. También dependiendo de la escala del proyecto dependerá de quienes son los que deben participar, es distinto realizar un proyecto a escala comunal o barrial que afecte a un reducido número de habitantes, que un proyecto a escala metropolitana como lo pueden ser las redes de transporte.
    Desconozco como Portland hizo que esta participación fuera efectiva, pero el hecho de que tenga un alcalde mayor, permite planificar la ciudad como un todo, en lugar de planificar por sectores en comunas.

  4. Paula Andrade dijo:

    Portland es una más de las ciudades que gracias a la participación de las personas se ha preocupado del desarrollo de la ciudad y de la calidad de vida de sus habitantes sumando los múltiples beneficios que ésta ofrece actualmente posicionándola dentro de las mejores ciudades para vivir. Un ejemplo de esto son los “barrios de 20 minutos” que está pensado para que la gente tenga acceso a los servicios básicos a sólo 1,6 kilómetros lo que hace posible que uno se pueda ir caminando sin ningún problema. Es increíble pensar que algo tan simple como distribuir de manera adecuada los servicios puedan hacer un cambio tan grande en la ciudad. Como dice Sam Adams, esto no es exclusividad de Portland y se trata de ver las problemáticas en una ciudad desde otro punto de vista, enfocado en las verdades necesidades de la gente al momento de proponer soluciones ya que la gente es finalmente la que hace a la ciudad como es y no en el otro sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s