Barcelona, la correcta conexión entre las partes

Barcelona_portada

Imagen 1_ Plano de Barcelona en 1920, donde se pueden observar
los ejes conectores provenientes del casco antiguo.

Por Rosario Tocornal.

Barcelona, una de las principales ciudades de España, surge en un momento de expansión económica, cuando comienza un arduo comercio en el mar Mediterráneo. Ubicada en la costa norte del país, tiene una localización estratégica para el comercio y es en esta época cuando se constituye como ciudad medieval al interior de un gran muro perimetral, lo que caracteriza el centro histórico de la ciudad hasta nuestros días.

Sin embargo, el crecimiento demográfico, relacionado directamente con su favorable ubicación para el comercio, comenzó a generar un hacinamiento al interior de los muros, lo que llevó a la necesidad de derribarlos inminentemente.

Las decisiones tomadas ya en ese tiempo en cuanto al crecimiento de la ciudad y su planeamiento, tienen consecuencias directas en lo que es actualmente la ciudad, ya que, en este caso, la evolución de la ciudad por medio de la constitución eventual de anillos periféricos fue generando oportunidades y problemas a los que supieron responder adecuadamente.

El crecimiento urbano de Barcelona se debe principalmente a tres factores, primero el desarrollo industrial, que está estrechamente relacionado al posicionamiento clave de la ciudad para el intercambio comercial; las infraestructuras viales, ferroviarias, que rodeaban la ciudad y por último, la ubicación de las residencias populares, en directa relación con el Plan Cerdá.

La situación de alta densidad al interior de los muros provocaron que durante los primero 30 años del siglo XIX comenzaran a surgir pueblos que se ubicaban en el exterior de la ciudad gótica, más allá de la línea “non edificandi”, es decir, del muro, en torno a las principales vías que conectaban con la ciudad.

Es en este contexto que, en respuesta a la necesidad de ampliación de la ciudad, se propone y ejecuta el Ensanche Cerdá, que multiplica por 10 la superficie del casco antiguo. Sin embargo, el plan ideado por el ingeniero Idelfonso Cerdá tuvo el gran problema de estar pensado para una ciudad burguesa, por lo que no daba cabida a las residencias de las clases populares ni a las industrias, es por esto que la circunvalación generada por los asentamientos periféricos va aumentando su densidad, ya que en ella se ubicaron las industrias y las residencias obreras, estratégicamente ligadas a la estructura vial existente, mientras que la burguesía se instaló en los terrenos intermedios, respetando el nuevo trazado.

“el conjunto de los núcleos rurales, las industrias y la vivienda del creciente proletariado resultan constituir una corona exterior y separada del ensanche, que caracterizará todo el futuro crecimiento de la ciudad”.[1]

Esquema del crecimiento urbano de Barcelona. 1830 – 1900.

Imagen 2_Esquema del crecimiento urbano de Barcelona. 1830 – 1900.

Dentro del Plan Cerdá se define también la manera en que se van a enlazar la ciudad antigua con el nuevo trazado, incluyendo la  corona perimetral que funcionaba como límite. Es así como se comienzan a configurar una serie de ejes fundamentales para la conexión de la ciudad antigua con los nuevos terrenos, uno de los cuales fue la vía Gracia, que recibe su nombre debido a que se inició desde uno de los primeros asentamientos periféricos.

“ubicado a dos kilómetros del centro, (Gracia) era la primera operación urbanística que no solo rompía las murallas sino que establecía los nuevos parámetros de la ciudad…” [2]

Imagen 3_ Esquema del crecimiento urbano de Barcelona. 1900 – 1970.

Imagen 3_ Esquema del crecimiento urbano de Barcelona. 1900 – 1970.

El hecho de que esta vía siga siendo relevante hasta el día de hoy, reafirma el adecuado encuentro que hubo entre la ciudad preexistente y los nuevos trazados. Esto sin considerar que la vía Gracia comenzó como un camino extramuros, pero de igual modo fue considerada como una de las vías fundamentales para la conectividad de ambas partes, dándole un carácter especial a la ciudad hasta el día de hoy.

Luego de la constitución de los nuevos terrenos y de que la burguesía hiciera uso de la totalidad de la superficie intermedia de esta primera corona, las industrias y las viviendas populares se desplazan nuevamente hacia un segundo anillo, dejando una franja libre, en este caso de mayores dimensiones debido a la carencia de infraestructura. Esta nueva área indefinida es tomada por el gobierno para insertar en ella vivienda económica.

Finalmente, cuando esta área es completada, el desarrollo de infraestructura vial en el proceso anterior promueve la instauración de un tercer anillo, que lleva a la ciudad dimensiones metropolitanas.

El crecimiento, en parte ordenado, de la ciudad tiene como consecuencia que los nuevos territorios se vayan adosando a la ciudad preexistente, respetando los trazados, continuándolos hacia la nueva superficie. Todo esto lleva a que actualmente Barcelona sea una ciudad continua, con conexiones pertinentes, que generan una fácil movilidad por la ciudad. Así, primero con la primera circunvalación y sus terrenos, y posteriormente, se fueron acoplando los anillos a medidas que se fueron configurando, Barcelona logra mantener las redes de conexión y circulación en continuidad con su crecimiento, permitiendo una mayor permeabilidad y un mejor encuentro entre los distintos procesos de crecimiento.

Fue fundamental para el correcto diseño y evolución de las avenidas el que fueran planeadas desde un principio como grandes ejes conectores de la ciudad, para así preservarlas y desarrollarlas cabalmente, claro está que posteriormente se le fueron sumando nuevas vías importantes, pero estas mantuvieron su relevancia y funcionamiento.

“… empezóse a reconocer que el trabajo de Cerdá poseía algunas condiciones muy aceptables.. Que éste resultaba concebido con vistas al futuro, al probable crecimiento de la ciudad, en todos sus órdenes, lo demuestra el hecho de que en pleno año 1860, con un movimiento urbano modestísimo y un tráfico urbano insignificante, Cerdá proyectara calles de veinte, de treinta, de cuarenta y de cincuenta metros de ancho, aún hoy en día, al cabo de ochenta años, más que suficientes para el trasiego de ciudadanos.” [3]

Con respecto a todo lo anterior el libro, Urbanismo en el Siglo XXI, abarca el tema de la relevancia de la calle en la ciudad y dice sobre Barcelona y su urbanismo,

“En la ciudad lo primero son las calle y plazas, los espacios colectivos… En el libro de Allan Jacobs, The streets of the cities, analiza precisamente las ciudades a partir de la calidad de sus calles. Entre las cinco primeras se incluyen dos avenidas de Barcelona, las Ramblas y el Paseo de Gracia.” [4]

Dos paseos que fueron instaurados desde la época del Plan Cerdá y que se supieron mantener y evolucionar con la ciudad, conservando su carácter inicial como conectores, pero que han evolucionado de tal modo que se han transformado en generadores de espacio público de calidad y en participantes activos del urbanismo actual de Barcelona.

Bibliografía

DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Barcelona, Remodelación capitalista o desarrollo Urbano en el sector de la Ribera Oriental.

DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Los Ensanches (I), El Ensanche de Barcelona.

DE SOLÁ-MORALES, Manuel: La Urbanización marginal (I) , la formación metropolitana de Barcelona. 1976.

DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Formas de Crecimiento Urbano. 1997.

DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Formas de Crecimiento Urbano. 1973 – 1974.

DE TERÁN, Fernando: Ciudad y Urbanización en el mundo actual. Mayo 1969.

BORJA, Jordi; MUXÍ, Zaida: Urbanismo en el Siglo XXI. 2004

MARTORELL, V. ; FLORENZA, A.; MARTORELL O., V. : Historia del Urbanismo en Barcelona. 1970.

Bibliografía de imágenes

Imagen 1

Fuente: DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Los Ensanches (I), El Ensanche de Barcelona.  Pag. 82

Imagen 2

Fuente: DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Barcelona, Remodelación capitalista o desarrollo Urbano en el sector de la Ribera Oriental. Pag 11

Imagen 3

Fuente: DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Barcelona, Remodelación capitalista o desarrollo Urbano en el sector de la Ribera Oriental. Pag 17


[1] DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Barcelona, Remodelación capitalista o desarrollo Urbano en el sector de la Ribera Oriental. Pag 11

[2] DE SOLÁ-MORALES, Manuel: Formas de Crecimiento Urbano. 1997.  Pag 147

[3] MARTORELL, V. ; FLORENZA, A.; MARTORELL O., V. : Historia del Urbanismo en Barcelona. 1970. Pag 29

[4] BORJA, Jordi; MUXÍ, Zaida: Urbanismo en el Siglo XXI. 2004. Pag 171

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Barcelona, la correcta conexión entre las partes

  1. Fernando Guerrero dijo:

    Obviando el tema de que el gran éxito de la ciudad catalana es la visión madura que tuvo Cerdá para concretar la excelente expansión que desarrolló para la ciudad, quisiera hacer una observación interesante respecto a a las posibilidades futuras sobre un plan tan antiguo.
    No solo fue exitoso, ordenado, dio una oportunidad a la ciudad, y además se convierte en un ejemplo a seguir en la planificación urbana, si no que detrás de esto existe una relación tan importante con las políticas actuales que se toman en Barcelona. Trazar un plano con espacios públicos y avenidas, además de modos de habitar la manzana fue un primer paso, pero lo excelente es que las políticas venideras de crear sistema de transporte eficiente como el metro, y luego conectarlo a la importante masa de ciclistas que tiene la ciudad, crea una ciudad tan agradable para vivir, que llama la atención que el ejercicio medular, que fue una planificación tan bien pensada, que solo trajo buenas decisiones a futuro para Barcelona.
    El éxito fue entonces el correcto estudio y la correcta ejecución del plan Cerdá y tomar esto como base para las nuevas políticas urbanas.
    Es por eso que me parece muy pertinente hablar de “correcta conexión entre partes”, ya que el termino “correcto” es lo que logra que las políticas actuales y contemporáneas se puedan ejercer y construir en un plan de fines de siglo XIX, y el interesante desarrollo de la bici cultura, acompañada de una buena infraestructura de transporte lo demuestra.

    http://blogs.elpais.com/love-bicis/2011/04/lo-de-barcelona-es-una-revoluci%C3%B3n-cultural-m%C3%A1s-que-ciclista.html

  2. Antonia Medina dijo:

    En primer lugar, quiero destacar que gran parte del éxito del plan de Cerdá provino de su método de trabajo, ya que la forma, densidad, cantidad de manzanas y modulación de calles de su ensanche no provino solo de una idea abstracta, sino que de un análisis de datos cuantitativos organizados en inmensas tablas y estadísticas, censos poblacionales, referencias cruzadas (preguntas de vivienda, remuneración, estrato social, educación, tipo de trabajo, etc.) que él mismo organizó eficientemente.

    En segundo lugar, Cerdá supo reconocer y trabajar con las preexistencias, como el Eje Ferrán- Princesa, abierto en 1826 (20 años antes del Ensanche). Esta calle cambió el paradigma existente hasta el momento, ya que planteaba la calle como proyecto, la ciudad como un total atravesable y saneamiento y ventilación para la densa Barcelona medieval. Estas ideas también se observan en el plan de Cerdá (que llamaba vías a las calles e intervías a las manzanas).

    Además, no fue la recolección de datos, sino su análisis concreto y profundo, con proyección hacia el futuro , lo que lo llevó a determinar esa solución tan exitosa. Por último, las variables escogidas para desarrollar el ensanche (usos de suelo, definición del ancho de calle, masa edificada, esquinas con diseño de encrucijada para permitir un radio de movimiento, etc) le aseguraron que, a pesar de plantear una grilla isotrópica, su flexibilidad permitiese el desarrollo de diferentes tipologías en su interior, dando como resultado una ciudad diversa. Cerdá, más que una forma, propuso leyes de funcionamiento. En este sentido, la “correcta conexión entre las partes” que plantea Rosario no se encuentra solo en el resultado, sino que es también parte fundamental del proceso proyectual.

    Lo que el Ensanche de Barcelona nos enseña es, más que la búsqueda de una forma o imagen para nuestras ciudades, que la planificación es adecuada cuando considera múltiples variables, constatadas a través de censos, encuestas y herramientas de comunicación con la población, y que entrega una respuesta clara, flexible e integral.

  3. Sebastián Pedrals dijo:

    Creo importante destacar lo visionario que fue el Plan Cerdá, que permitió generar una ciudad estable a medida que avanza el tiempo. Capaz de generar un crecimiento controlado y ordenado, permitiendo una ciudad continua a pesar de su larga historia. El hecho de generar un trazado ordenador de la ciudad permite además de generar viajes expeditos, hacer que estos se mantengan en el tiempo y que posteriormente se extiendan a medida que va creciendo la ciudad, entregándole orden y coherencia entre si a las diferentes partes de ésta. Por otro lado la ciudad se intervino con perfiles de calles que permitieron que el desarrollo de la ciudad no se vea afectado por su infraestructura sino que ésta permitiera un desarrollo y evolución armónica en su historia. Actualmente podemos ver el éxito del plan debido a que éste con mas de 150 años continúe vigente hasta el día de hoy, haciendo de Barcelona una ciudad reconocida por su urbanismo a nivel mundial.

  4. Max Villaseca dijo:

    El Ensanche vivido por Barcelona y gran cantidad de ciudades españolas es un ejemplo de grandes renovaciones urbanas y en este caso en particular, son considerada como renovaciones exitosas que la han dado nuevos aires al la ciudad.

    Sobre esto, es importante destacar que en Barcelona también tuvo una gran renovación en el siglo XX. En 1992 se celebraron los Juegos Olímpicos en la Ciudad Condal, lo que brindo una oportunidad o una escusa a la ciudad de Barcelona. Al elegir un terreno sin mayor valor cerca de la costa de Barcelona para construir la Villa Olímpica, Barcelona sufre un notable vuelco y por primera vez en su historia esta se vuelve al mar y a la playa. Lo que siempre se vio como un puerto industrial, se transforma en un borde costero renovado que le da un nuevo aire a la ciudad.

    En este sentido, los eventos de esta magnitud son oportunidades para recuperar o renovar. No es coincidencia que parte del fondo sea destinado para potenciar las ciudades anfitrionas y que luego de terminar, todo queda como un regalo a la ciudadanía. Es importante tener la suficiente apertura para realizar este tipo de cambios y aprovechar dichos beneficios con los hizo magistralmente Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s