Ciclovías “Un problema de Cultura y Política”

pedralsPor Sebastian Pedrals.

Actualmente podemos ver el aumento de ciclistas que ha tenido Santiago – su uso ha aumentado un 15% los últimos años. Día a día podemos ver mas ciclistas recorriendo la ciudad, pero ¿cuál debe ser el desarrollo correcto para potenciar éste medio de movilización que se encuentra en gran crecimiento actualmente? El incremento de ciclistas hoy en día se encuentra fuertemente influenciado por el aumento de su infraestructura como también por al ingreso de una fuerte cultura ciclística en la ciudad.

El gobierno había proyectado que para el 2012 alrededor de 690 km de ciclovías recorrerían Santiago, pero ésta actualmente solo presenta 236 kilómetros distribuidos en 141 tramos (Plataforma Urbana). El incumplimiento del proyecto se debe a que no se contemplo que cada comuna aplicaría el plan a su propia conveniencia, generándose desacuerdos que dieron como resultado que muchas de éstas se vean afectadas terminando incompletas.

Se proyectó que para el 2022 Santiago pueda contar con mas de 1000km en ciclovías – con una inversión de 62 mil millones. Esta ampliación permite la llegada de ciclovías a todas las comunas de Santiago, debido a que actualmente estas se encuentran concentradas principalmente en el área centro oriente de Santiago, incluyendo además el proyecto M42K el cual busca generar un cicloparque a lo largo del río Mapocho conectando Santiago longitudinalmente.

La infraestructura para bicicletas es una parte del problema, debido a que por otro lado también es necesario generar una cultura en torno a ésta. El aumento de ciclista tiene que venir de la mano con una educación y participación de ellos. Los “Furiosos Ciclistas” son uno de los tantos movimientos que buscan generar una cultura ciclística como también abrir y crear un espacio critico en la sociedad respecto al rol que tiene y que debería tener la bicicleta hoy en día en la ciudad. Por medio de actividades – clínicas, recorridos masivos en Santiago y otros – logran reunir y difundir información en la gran comunidad “cicletera” que crece día a día como también a la población santiaguina.

Uno de los países que lidera en el uso de la bicicleta es Holanda, en donde mas de un 37% de los desplazamientos urbanos es por medio de bicicletas. Toda su infraestructura y cultura “cicletera” se debe principalmente a una serie de protestas masivas en donde se cuestionaba el gran espacio destinado al automóvil en la ciudad. La ciudadanía reclamo y peleo por lo que ellos creían un derecho y el gobierno lo vio como una oportunidad para mejorar la movilización y calidad de vida al interior de la ciudad.

La ciclovía actualmente se presenta como una potente respuesta para ayudar al descongestionamiento y movilización contribuyendo a la calidad de vida en la ciudad. Necesitamos una mejor planificación de ésta, proyectos completos e integrados unos con otros. Por otro lado éste no es solo un problema que atañe a las grandes instituciones, es un preocupación que incumbe a todos los santiaguinos. Necesitamos educar a la ciudadanía (tanto a ciclistas como a automovilistas) y aumentar la participación de ellos al respecto. Con ambos elementos relacionándose (Infraestructura y cultura), se generara un ambiente propicio para el desarrollo de la bicicleta y la calidad de vida de los santiaguinos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Ciclovías “Un problema de Cultura y Política”

  1. Fernando Guerrero dijo:

    Más que pensar en llenar Santiago con 1000k más de ciclovías, o de crear cultura ciclística, es decir, enseñarle a los ciclistas como usar la ciudad (que es lo que plantean Furiosos Ciclistas), es más relevante demostrar al resto de la ciudadanía lo importante y lo excelente que es como alternativa al motor, el uso de la bicicleta. Dejando de lado temas como medioambiente, contaminación, salud/deporte, o atascos vehiculares, la bicicleta se viene presentando como la gran alternativa para crear nuevas ciudades. Amsterdam o Copenhague son ciudades que han cambiado sus antiguos espacios públicos con asientos y luminarias, por nuevos estacionamientos de bikes, centros de información, lugares resguardados de lluvia, espacios en donde interactuan los ciudadanos, y sobretodo, un nuevo estilo que convierte la ciudad en una ciudad viva, y no es calles donde solo transita el conductor de autos. Necesitamos como país, y no solo como capital, una política que integre al ciudadano al uso de la bicicleta como una medida en que se mitigan gran parte de los problemas que aquejan a las grandes ciudades chilenas, pero sobretodo con respuestas de verdad, con esto planteo que no se necesitan veredas peatonales convertidas en ciclovía, o maicillos que se transforman en pasos de barro, o alamedas que se convierten en un zigzaguante camino para la bicicleta o el peatón, o peor aun los 40cm que recortan a pistas de vehículos, donde el ciclista debe lidiar con las 4 ruedas, es necesario empezar a crear, diseñar, y respetar espacios para los ciclistas, ya que tal como dicen: un bici más, un auto menos!

  2. Maria de los Angeles Silva dijo:

    Hoy se promociona la bicicleta como un medio de transporte no contaminante muy válido y atractivo en una ciudad congestionada por los autos, es un aporte sustentable y una experiencia que aporta en la calidad de vida. El problema es que para validarla como un transporte alternativo tiene que existir, como se menciona en la columna, una cultura e infraestructura que permita integrar la bicicleta a la ciudad.
    Hoy un ciclista en la calle no es bienvenido, y en la vereda es interrumpido por los peatones que se sienten invadidos. Las ciclovias hoy existentes se interrumpen en cierto momento, y las posibilidades se limitan a la calle o a la vereda. La red no está construida.
    Se debe trabajar el proyecto desde todos los frentes, habilitar un espacio apropiado para la bicicleta en la ciudad, con todos los elementos para que funcione íntegramente: señalética, estacionamientos de bicicleta en diferentes centros y una red adecuada que facilite el movimiento por la ciudad.
    La bicicleta como transporte alternativo en Santiago es un proyecto a largo plazo, muy válido para descongestionar la ciudad de autos y contribuir con la descontaminación, hay que preparar la ciudad para que la bicicleta sea una verdadera posibilidad de movilización.

  3. Juan Pablo De la Maza dijo:

    Por un lado enseñar a la sociedad la cultura ciclista y fomentar su integración es una empresa importantísima para la etapa que están viviendo las ciudades chilenas, en especial Santiago. Para eso es fundamental que las comunas se relacionen entre ellas, en conjunto con la intendencia o mejor aún con un alcalde mayor, para generar una red intercomunal de ciclovías que se integren al sistema de transportes.
    Por otro lado, es necesario pensar la ciudad en sus términos. Lo que en el fondo se pretende es que la ciudad sea la superposición de barrios que estén a “bike distance”, es decir que sean barrios que tengan toda la infraestructura y servicios necesarios en un radio aceptable para moverse en bicicleta.
    Si no se toman en cuenta estas dos consideraciones vamos a seguir pensando en la bicicleta sólo como un juguete para pasear por “ciclovías” de maicillo en vez de un medio de transporte limpio y sustentable.

  4. María Paz Quinteros Pomar dijo:

    Son evidentes los múltiples beneficios que tiene el uso de la bicicleta en la ciudad: ayudan al descongestionamiento y son un medio de trasporte sustentable y saludable. En este tema, como en la mayoría de los asuntos que se relacionan a la ciudad, la clave está en la coordinación; como menciona Juan Pablo, uno de los mayores problemas que tiene Santiago es que al estar conformado por muchas comunas, los proyectos que se implementan a nivel de ciudad siempre están a “medios hacer”, principalmente por la mala coordinación o la falta de voluntad por parte de los distintos alcaldes. Pero para que la bicicleta se convierta en un tipo de transporte alternativo de calidad debe existir una visión más global que local, que considere un sistema intercomunal de ciclovías integrado a la trama urbana.

    Esta falta de coordinación que menciono, no solo se aplica a la construcción de ciclovias (infraestructura asociada), sino también a las distintas alternativas de bicicletas públicas. La municipalidad de Providencia fue la pionera en implementar un sistema de arriendo de bicicletas públicas. Ha tenido mucho éxito y es muy utilizado para movilizarse, principalmente, dentro de la misma comuna; pero el del traslado a lo largo de la ciudad es más difícil y complicado debido a que las estaciones donde se encuentran las bicicletas están solo en Providencia.

    Sin embargo, se están empezando a implementar sistemas que piensen en la integración, uno de estos proyectos es Bikesantiago, el primer sistema intercomunal de bicicletas. Como es reciente no se sabe cómo funcionará, pero por lo menos considera desde un inicio que las personas que utilizan las bicicletas como medio de trasporte, no solo se movilizarán dentro de una misma comuna, sino que la idea es poder recorrer la ciudad de una manera rápida y eficiente. Ojalá que las decisiones futuras en torno a este tema sigan este camino.

  5. Andrea Urbina dijo:

    La opción por la bicicleta que han tomado miles de chilenos como principal medio de transporte ha sido principalmente por motivación propia o por pequeñas organizaciones pro-bicicletas. A nivel institucional, la bicicleta todavía no juega un rol fundamental como medio de transporte, son solo algunas comunas las que han implementado ciclovías, lo que no genera recorridos largos. En el recién planteado plan maestro de transporte 2025 se habla de la generación de 1000 km de ciclovías, esperemos que para ese año se tenga la bicicleta no solo como medio alternativo sino como prioridad, ya que son estos medios los que ayudan a descongestionar la ciudad y hacer que mejore la calidad de vida en nuestras ciudades. Asimismo se debe pensar sistemas de integración tal como el actual Transantiago lo hace con el bus+metro que haya un sistema de integración en donde se pueda contar con estacionamientos de bicicletas y que este integrado al valor del pasaje. Es decir que la bicicleta se integre al sistema de transporte público, no como hoy que para estacionarse en los pocos metros que cuentan con estacionamientos de bicicletas se tiene que pagar alrededor de $300.

    Otra de las buenas iniciativas que algunas comunas han implementado es la creación de la “ciclo-recreovías” iniciativa que cuenta con un recorrido en el cual se cierran ciertas calles los domingos y festivos con el fin de incentivar el uso de la bicicleta, se han creado recorridos en los cuales están unidas varias comunas creando un real incentivo para recorrer la ciudad. Este tipo de actividades se deben seguir aumentando a nivel país como primer paso estimular el uso de bicicleta, y así convertir a la bicicleta en un gran medio de transporte.

  6. Begona Uribe dijo:

    Concuerdo con Andrea, la clave está en considerar las bicicletas no como transporte alternativo sino como transporte preferencial. Santiago es una ciudad que tiene un radio promedio desde el centro de 27km y terrenos que no son del todo planos.
    Para hacer de la bicicleta un medio de transporte posible debemos ver la manera de integrarla al transporte publico.
    Por ejemplo, para llegar de San Bernardo a Providencia (22kms) se necesita tomar dos micros y un metro. Si yo pudiera reemplazar las dos micros por un tramo en bicicleta de 12km, lo haría.
    Con la bicicleta podemos recorrer largas distancia, incluso en Copenhague se han hecho “bicipistas” de alta velocidad que sirven para recorrer hasta 20kms (12 millas). La bicicleta se debe pensar como un eslabón mas del sistema de transporte que entrega beneficios de recreación, pero no como recreación en si misma.

  7. Es importante dignificar a los ciclistas, es cierto que es necesario invertir en infraestructura de calidad para ellos, pero es incluso más importante un cambio cultural.
    Las bicicletas deben dejar de ser vistas simplemente como una actividad recreativa o un paseo, es un medio de transportes tan valido como los automóviles, que además, a diferencia de estos, no genera externalidades negativas.
    Iniciativas como las realizadas por Enrique Peñaloza, alcalde de la ciudad de Bogotá en los 90, donde se invirtió una gran cantidad de dinero en ciclovías de altos estándares en las zonas más vulnerables de la ciudad, dan cuenta del cambio que estas pueden generar.
    El incentivo estaba puesto en las bicicletas, por lo que las calles de tierra transitadas por automóviles no fueron intervenidas.
    El resultado fue un incremento exponencial de ciclistas que ahora podían transitar de forma expedita y segura, de la mano de menos congestión vehicular y menos contaminación atmosférica.
    Al igual que en Bogotá es de vital importancia que las inversiones en ciclovías no solo estén enfocadas a los sectores altos de la ciudad, es necesario incluir a los sectores con menos recursos, por lo que debiese, tal como ocurre con el metro, existir un organismo autónomo que se hiciese cargo de las ciclovías, que la responsabilidad no quedase sobre las municipalidades, donde la diferencia de recursos entre unas y otras es abismante y merma la capacidad de inversión en estos aspectos.

  8. Max Villaseca dijo:

    Sin duda la coordinación de los diferentes medios de trasporte es una necesidad evidente dada la extensión y población presente actualmente en Santiago. Personalmente creo que las políticas publicas que se han publicado o bien desarrollado sobre las ciclovías y el uso de la bicicleta siguen siendo aun demasiado tímidas si consideramos la dimensión del problema. Son propuestas, que si bien significan un aporte al transporte, no se piensa en un problema global y al largo plazo. Es increíble que un proyecto que trazaba mas de 600 kilómetros de ciclovías ni siquiera haya llegado a los 250 kilómetros por problemas de descoordinación comunal. Las ciclovías no debiesen ser un problema comunal si no un prioridad ministerial de transporte y obras publicas.

    Son propuestas tímidas porque las ciclovias se construyen sobre parques, se le quita un metro a la vereda, otro a la calle y se trazan dos calzadas de bicicletas. Copenhaguen, una de las ciudades lideres en temas de bicicleta es un ejemplo al proponer un master plan sobre toda la red de ciclovias, puntos de estacionamiento pero además las ciclovias son concebidas con un perfil específico tipo donde esta auto, luego el auto estacionado protegiendo a los ciclistas y finalmente el peatón. De esta manera, la bicicleta se concibe realmente como un medio de transporte y no solo una forma de paseo los días Domingo.

    Estamos lejos de otras ciudades como Vancouver que el bus para y espera que tu cuelgues tu bicicleta en la parrilla del bus o como Ámsterdam que las autoridades ya están preocupadas por el exceso de bicicletas, pero si realmente queremos que sea una alternativa importante y útil para el transporte, debemos concebirla como tal.

  9. Lorena Fernández dijo:

    Es verdad que es necesario mejorar tanto la infraestructura como la cultura para poder implementar un sistema de ciclovías que funcione apropiadamente, sin embargo no es sólo una tarea pendiente de los ciclistas o de los automovilistas educarse, sino también de los peatones. En las ciclovías ubicadas al interior o en los bordes de los parques, por ejemplo, las personas prefieren caminar en la ciclovías que en los senderos de gravilla, o son los runners quienes prefieren utilizar las ciclovías para correr en vez de los caminos peatonales, o los dueños de mascotas quienes los pasean en estas vías. Para implementar un sistema eficiente de ciclovías en la ciudad es necesario que todos los habitantes de ésta participen de este aún emergente medio de transporte, no sólo subiéndose arriba de una bicicleta, sino aportando en la validación como medio de transporte a través del respeto y la solidaridad.

  10. María Paz Laso dijo:

    Sin perjuicio que considero que la bicicleta es más un pasatiempo que un verdadero medio de transporte diario (si su trabajo le queda relativamente lejos de la casa, un largo viaje en bicicleta probablemente hará que deba llegar a ducharse antes de empezar la jornada laboral), considero que su uso masivo, incluso para fines recreativos, debe ser incentivado por la autoridad, pero actualmente está enfrentado a dos obstáculos.

    El primero es la excesiva consideración que nuestra cultura le otorga al auto. Al igual que Holanda en sus orígenes, al menos en Santiago el auto es amo y señor de la red vial, lo que trae problemas intrínsecos, como los excesivos tacos, y extrínsecos, como la contaminación visual, sonora y atmosférica, y los accidentes. Es por esto que para desplazar al auto de su sitial, debiese existir una política pública que premiara el uso eficiente de este medio, castigando su abuso. Ya superados en Chile los impuestos que afectan la oferta (por ejemplo, el impuesto a la cilindrada y el absurdo impuesto al lujo, que terminó castigando la seguridad), una buena medida sería cobrar a título de permiso de circulación un monto base similar a todos los autos, por el hecho de circular (no como ocurre hoy, que el permiso se determina en función del valor del auto, lo que también es absurdo), e imponer costos adicionales según las características que se quiera combatir (o premiar). Por ejemplo, cobrar más a la cilindrada más grande, al rendimiento más pobre, al vehículo más pesado, etc. De esta forma se racionalizaría enormemente el uso del auto, y la gente optaría por adquirir modelos más amigables con el medio ambiente y con la ciudadanía.

    El segundo aspecto fundamental para inculcar una cultura de la bicicleta es la educación vial de los ciclistas. Mucho se ha escuchado acerca de gente que los culpa por ocupar las veredas y no respetar a los peatones, de la misma forma como los ciclistas se quejan de los conductores por no respetarlos a ellos. En consecuencia, es esencial que los ciclistas no sólo conozcan sino que pongan en práctica las reglas del tránsito que los rigen, para validarse frente al resto de la comunidad y legitimar sus aspiraciones. En este sentido, no debe olvidarse que frente a bicicletas y autos, el ciudadano más débil seguirá siendo el peatón, que con todo derecho podría el día de mañana organizarse y exigir el respeto de sus derechos y la “recuperación de las veredas” frente a los ciclistas.

  11. Paula Andrade dijo:

    Antes de comenzar con el proyecto mencionado, y llenar la ciudad de ciclovías, es necesario evaluar el diseño de dichas ciclovías. Muchas de las vías de las que hablamos fueron construidas por las veredas, lo cual incita a que los peatones la usen como tal. Se menciona a Holanda como exponente en el tema de infraestructura para bicicletas, sería óptimo que las autoridades siguieran su ejemplo construyendo ciclovías por la calle y no por la vereda, evitando las subidas y bajadas que dañan las ruedas más delgadas, o evitando al peatón. Ejemplo de esto es la calle Isabel la Católica en la comuna de Las Condes. Otro error de este proyecto es que cada comuna construyó sus ciclovías como quiso, sin pensar previamente en un circuito conectado con otras comunas, o peor aun, algunas comunas ni siquiera cuentan con conexiones entre sus propias ciclovías, lo cual impide al ciclista poder formar recorridos a través de ellas. Mejor ni hablar del estado en que se encuentran algunas de las más usadas, como la ciclovía de Curicó. Fue una lástima ver cómo en las últimas campañas muchos de los candidatos usaron las bicicletas y la necesidad de una infraestructura en esta ciudad, como una suerte de propaganda política, ya que ahora último son más y más lo que usan este medio de movilización. Basta de habladurías y basta de tratar de satisfacer a este nuevo y exponencial grupo de la sociedad que son los ciclistas con una infraestructura de mala calidad y mal diseñada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s