¿Vertederos nuevas áreas verdes para Santiago?

FGuerrero-ImagenColumnaPor Fernando Guerrero.

Santiago es considerado una ciudad gris, y esa apreciación no está lejos de ser cierta si según estudios existe un promedio de 4m2 de áreas verdes por habitantes siendo que la OMS recomienda 9m2 por hab. Esto es algo que ha estado en boga en el último tiempo y las instituciones se han esmerado por ir revirtiendo esta situación que va de la mano con la escasa infraestructura de espacios públicos en toda la capital.

Sin embargo, a primera vista se encuentran los grandes parques y avenidas construidas en el sector oriente (sector que supera por mucho los 18m2 de áreas verdes por habitante como el caso de Vitacura) en contraposición de las comunas densamente pobladas del sector poniente o sur de Santiago. Y es que además de la carencia de espacios para la construcción de áreas verdes, debido a una consolidada mancha urbana de la ciudad, se hace más difícil obtener espacio para nuevas plazas o parques.

Sin embargo han surgido nuevas ideas para crear nuevos espacios y a la vez recuperar áreas dejadas de lado y que no conforman más que un sitio eriazo o un área que bloquea el ingreso de los ciudadanos. Los antiguos rellenos del Ex vertedero Lo Errázuriz en Estación Central, por muchos años solo despedían gases tóxicos y no eran más que un basural, sin embargo ya se encuentra como plan metropolitano la consolidación de un nuevo pulmón verde de 40há (tamaño similar a la Quinta Normal), que contaría con áreas verdes, canchas y forestación, y aunque ya existen 2 há del proyecto es parte de unos de los ejemplos de reconversión de sitios eriazos en la ciudad.

También es importante destacar el caso de Bajos de Mena, conocido como el guetto más grande de Chile (125,000 personas habitan este lugar). Esta área que se considera el lugar más apartado de la capital y que contrasta drásticamente con los sectores más cómodos de Santiago posee una nula distribución de áreas verdes, sin embargo se han anunciado los avances de un parque que cambiaría la cara de este sector de Santiago, y son los próximas 27 há del parque La Cañamera situado al centro del sector, en donde por más de 20 años funcionó un vertedero que emitía gases contaminantes y que además era un gran obstáculo segregaba aún más a la comunidad. El parque se encuentra en una etapa que contempla 17 há, algo similar a la superficie del Parque Forestal, y que cuenta con grandes explanadas, arborización y canchas deportivas.

Con esto Puente Alto se convierte en la 3era comuna que más ha aumentado la creación de áreas verdes (un 8%) en la Región Metropolitana (después de Vitacura y Cerrillos), siendo parte de un plan metropolitano de creación de áreas verdes de esparcimiento y recreación principalmente enfocado en las comunas más periféricas y con mayor sobrepoblación. Este tipo de iniciativas son parte de los 14 proyectos anunciados por la Intendencia Metropolitana y que de concretarse acercaría a Santiago en un ítem que por muchas décadas ha mantenido en deuda con sus ciudadanos, y sobre todo con aquellos sectores de menos recursos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Vertederos nuevas áreas verdes para Santiago?

  1. Muchas familias en Chile sufren las consecuencias de vivir inmersos en un entorno falto de espacios públicos y áreas verdes. En su reemplazo, y a consecuencia de una falta de apropiación e identidad de los habitantes, han surgido espacios de nadie, carentes de cuidado, transformándose en vertederos de sus propios vecinos. Ello pone en riesgo la calidad de vida y la salud de la población, debilita la vida comunitaria y el medioambiente, e incentiva la practica de actividades delictuales, agudizando la desigualdad social en la ciudad.

    Así mismo nuestras políticas públicas de vivienda y urbanismo siguen centradas en la solución de la unidad de vivienda, más que en su entorno e infraestructura, aún cuando estos últimos son fundamentales para enriquecer la calidad de vida urbana y generar identidad en sus habitantes.

    El reciclaje de estos vertederos informales surgen como una oportunidad, no solo de combatir directamente a estos focos de enfermedades, sino que también para paliar la carencia de áreas verdes en la ciudad. Practicas como la de la Fundación Mi Parque son un claro ejemplo en la actualidad del como actuar y revitalizar estos espacios. La cual incorpora, además, una nueva estrategia de gestión, que involucra no solo a públicos, sino que también a privados y a las mismas comunidades, en el diseño, construcción y manutención de estas nuevas áreas verdes.

  2. Martín Vergara Contreras dijo:

    Me parece muy bien que en comunas más pobres los antiguos vertederos se estén convirtiendo en nuevas áreas verdes que benefician directamente a la comunidad y mejoran la calidad de vida de estas comunas.
    Creo que el diseño de estas áreas verdes es de suma importancia, ya que en caso contrario se pueden convertir en espacios inseguros, foco de delincuencia si es que no son correctamente mantenidos.
    Como dijo Francisca, la fundación mi parque es un buen ejemplo de gestión y diseño de estas áreas verdes ya que incluyen tanto en el diseño como en la construcción a los habitantes que van a ser directamente beneficiados, es por esto que estos espacios son cuidados por los mismos beneficiarios.
    Con la participación de la comunidad, el correcto diseño y cuidado de estos parques van a influir en la mejora de la calidad de vida.

  3. María Paz Quinteros Pomar dijo:

    Santiago no es sólo una ciudad carente de áreas verdes, sino también de espacios públicos de calidad, la ciudad se ha ido planificando pensando más en los autos que en las personas, siendo los residuos de estos tipos de infraestructura los lugares para “estar”. Es rescatable que lugares que antes eran focos de contaminación y desagrado para la comunidad, se estén reconvirtiendo en parques que puedan beneficiar a quienes en el pasado perjudicaban, en cierta manera se está tratando de retribuirlos por años de mala calidad de vida.

    Además de iniciativas como éstas que son parte de programas o proyectos impulsados por el Gobierno, o las plazas que construye la Fundación Mi Parque con la participación de las personas a quienes benefician; también se encuentran otro tipo de propuestas que son a corto plazo pero que tienen como fin generar espacios públicos a largo plazo en la ciudad. Un ejemplo de este tipo de “intervenciones” en la ciudad fue una “Okuplaza” que se implementó hace un mes en la comuna de Santiago. Las obras del metro cortaron partes del tránsito de San Diego y Bandera, generando estacionamientos improvisados en los lugares que no se utilizaban; un grupo de estudiantes de arquitectura de la UDD en conjunto con la Municipalidad de Santiago, vieron esto como una oportunidad y aprovecharon un lugar residual en la esquina de San Diego con Alonso de Ovalle, para transformarlo en una plaza que revitalizara el sector. Se pretende que esta plaza permanezca hasta que se terminen las obras del metro, además la municipalidad quiere replicar la idea en otros lugares similares.

    Iniciativas como éstas o vertederos transformados en parques, son las que hacen la ciudad más atractiva y de cierta forma tratan de disminuir la desigualdad que existe en relación a calidad de vida y acceso a espacios públicos.

  4. Con respecto al tema de los vertederos me gustaría comentar una situación que se remonta a la creación del nuevo acceso sur a Santiago que conecta de forma subterránea la ruta 5 sur con Vespucio.
    Cuando se realizó está intervención fue necesario expropiar la primera línea de una serie de blocks ubicados en av. La Serena, en la comuna de la Pintana. Dejando una serie de paños sin uso.
    La empresa que realizó esta gran obra de infraestructura debía realizar una serie de intervenciones para mitigar el daño generado a estos habitantes, como canchas, sedes, luminaria pública y parques en los paños expropiados
    Durante 8 años este paño quedó vació, y se generó un vertedero informal, el cuál trajo una serie de problemas sanitarios para la población.
    Los vecinos se organizaron muchas veces para ir a hablar con la municipalidad, e incluso hicieron denuncias por televisión sobre esta desagradable situación, pero nadie se hacia responsable, al parecer estaba todo en manos de los empresarios, ellos definirían cuando habrían de comenzar las obras.
    Hoy, después de largos años de espera finalmente están comenzando las obras de mitigación gracias a la insistencia de la junta de vecinos y la presión que tuvieron que ejercer.
    A mi parecer antes de generar nuevos planes que reutilicen estos focos de contaminación y delincuencia es necesario realizar las obras de los proyectos ya realizados y que situaciones como estas no se repitan.

  5. Andrés Ortiz dijo:

    Como ya se ha mencionado en comentarios anteriores creo que la participación ciudadana es fundamental, sobretodo en zonas vulnerables. Incorporar a los vecinos en el diseño y construcción de proyectos que pretenden otorgar o mejorar espacio público garantiza su mantención y cuidado. De esta manera, a través de la participación ciudadana se genera un empoderamiento de los vecinos sobre el espacio público y genera un vinculo de arraigo con un sector, el cual sienten como propio después de haber sido actores en su desarrollo, evitando así la degradación de parques o plazas y generando por el contrario que el beneficio y bienestar de estos se sostenga en el tiempo.

  6. Catalina Alcalde dijo:

    Me parece que la iniciativa de convertir vertederos en parques es muy bonita, sobretodo en comunas más pobres, pero creo que antes de seguir haciendo nuevos parques, debiésemos preocuparnos de cerrar los casos pendientes.

    Como se señaló en la columna, Cerrillos es la única comuna no perteneciente al barrio alto que supera los 9m2 de área verde por habitante. Esto se debe al Parque Ciudad Bicentenario construido en el antiguo aeródromo de Cerrillos. El parque fue terminado el 2010 e inaugurado el 2011. Hoy en día es un parque de 50 hectáreas ubicado en un sector con carencia de áreas verdes pero lamentablemente abandonado.

    El parque André Jarlán en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, también fue construido sobre un vertedero. El parque tiene una superficie total de 30 hectáreas, sin embargo hay solo 11 construidas que corresponden a la segunda etapa. Desde 1994 se está tramitando la construcción de la tercera etapa pero aún no hay financiamiento. La primera etapa también es un sitio eriazo que aún no tiene proyecto definido.

    El parque fluvial Renato Poblete de 20 hectáreas está ubicado en la ribera sur del río Mapocho en las comunas de Renca y Quinta Normal. Este proyecto es parte del Legado Bicentenario. Hace un año, permanecía como un sitio eriazo inseguro y que funcionaba como basural. En agosto de 2012 comenzó la construcción del parque y el gobierno actual se comprometió entregarlo en Febrero de 2014.

    El parque La Cañamera se ubica en Puente Alto y cuenta con 17 hectáreas. El terreno destinado al parque también funcionaba como un vertedero informal. Hace 15 años la comuna tiene la necesidad de habilitar un parque en la zona, pero por razones de presupuesto no se había concretado. A principios de 2012 el proyecto Legado Bicentenario apuró su ejecución y el parque se prometió para Noviembre de este año.

    Como estos ejemplos debe haber más, por lo que creo que la prioridad debiese ser terminar estos parques urbanos inconclusos y activar los existentes antes de seguir buscando nuevos sitios eriazos para prometer nuevos parques que no se terminan por razones de presupuesto. Al finalizar estos parques, tendremos nuevos pulmones verdes en las comunas con mayor déficit de áreas verdes y aumentarán considerablemente el número de áreas verdes por habitante.

  7. Begona Uribe dijo:

    Creo que hay que tomar conciencia de el efecto negativo que producen los vertederos clandestinos en la ciudad. Estos además de emitir gases tóxicos y malos olores botan líquidos que dejan a la tierra infértil. Según el mercurio se necesitan 5 años y por lo menos 10 millones de dólares para recuperar la tierra de un vertedero y convertirlo en un parque o lugar apto para la vivienda.
    Convertir a los vertederos clandestinos en parques me parece una idea fantástica, sin embargo sea lo que sea en lo que se conviertan, estos deben ser erradicados y debe haber mayor control con el tema de la basura y escombros en la ciudad. En otras columnas se ha discutido el tema de la disminución de residuos y separación de basura. Creo que la erradicación de vertederos clandestinos debe tomarse también como una prioridad. Es inaceptable que los desechos se puedan acoplar en lugares que no están preparados.

  8. Javiera Díaz dijo:

    Ciertamente todos estamos de acuerdo con lo beneficioso que es crear nuevas áreas verdes para Santiago. Como se menciona en la columna, es una ciudad carente de este tipo de espacios, una ciudad donde el gris predomina notoriamente sobre el verde.
    Son muchos los beneficios que traen a sus respectivas comunas y es una excelente iniciativa que se saque partido a espacios que actualmente no están siendo utilizados con todo su potencial. Es una cuestión lógica, aprovechar recursos y entregar un bien tan escaso a la ciudad.
    Los problemas surgen una vez que el proyecto ya está en marcha. Como bien evidencian Macarena y Catalina, hay muchas iniciativas de este tipo que quedan pausadas y las autoridades no hacen nada al respecto ¿por qué pasa eso? Es todo cuestión de voluntades políticas. Cada gobierno tiene proyectos estrellas que prometen una ciudad y un Chile más sustentable, lo que es muy bueno para nosotros los ciudadanos. Sin embargo, hay un pero, y es que una plaza, un parque, un pulmón verde, son proyectos a largo plazo. A diferencia de un edificio que puede estar listo en tan solo unos meses, un parque necesita años para lograr ver sus resultados finales, como es el caso del Parque Ciudad Bicentenario de Cerrillos. El proyecto está abierto al público, sin embargo, actualmente son hectáreas de parque con árboles recientes que no entregan sombra ni protección. Nada muy agradable por ahora.
    El punto es que antes de plantear esta clase de iniciativas se debe tener mucho cuidado con su planificación y plazos. Un gobierno va a dar prioridad a proyectos de corto plazo para que los resultados finales se vean durante su mismo mandato, mientras que los a largo plazo, una vez que el gobierno gestor entrega su cargo, queda un poco en el aire, sin una cabeza de mando. Planificación y gestión, primordiales para el éxito del proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s