Piezas en Santiago

ENLACE CENTENARIO_MASilvaPor María de los Angeles Silva.

En Santiago podemos reconocer grandes proyectos de escala metropolitana relacionados con su crecimiento y expansión. Dentro de ellos se encuentran las grandes avenidas y autopistas que la atraviesan e interconectan. La red de grandes vías que hoy existe fue inspirada en el plan de corredores fundamentales propuesto por Juan Parrochia en el PRIS de 1960, el que ha sido guía de los proyectos viales que hoy conocemos en Santiago.

Frente al crecimiento del mercado automotriz y la gran congestión de vehículos en la ciudad, se han diseñado infraestructuras viales que resuelvan el problema y que mejoren la conectividad. Me refiero a las autopistas de alta velocidad que hoy son parte del trazado de Santiago.

Estas soluciones son reconocidas en su diseño estructural y funcional como grandes obras de ingeniería que resuelven los problemas de conectividad en una ciudad. Por ejemplo la Costanera Norte en su tramo bajo el río Mapocho, en donde el túnel cuenta con todo un diseño estructural, de trazado y de ventilación. Otro ejemplo es el Enlace Centenario, en donde se interconectan tres autopistas (Costanera Norte, Radial Nororiente, Vespucio Norte Express) en un enlace complejo a distintos niveles.

Las vías requieren, por funcionamiento y seguridad, un completo aislamiento del peatón pero, considerando el contexto urbano inmediato, ¿cómo se integran a la ciudad?

En el caso del Enlace Centenario existe un quiebre entre el Parque Metropolitano y el Parque Vespucio Oriente.  Como medida de conectividad peatonal entre parques, existe una serie de cruces peatonales y una pasarela que cruza el río Mapocho, pero esta solución se construye adaptándose a la estructura vial predominante, interrumpiendo la actividad de parque.

Estas vías se podrían entender como piezas de infraestructura que se insertan en la ciudad como solución de conectividad para el automóvil, pero que son también una frontera en la escala peatonal. Hace falta un trabajo en su diseño de manera de generar proyectos que se integren con la ciudad, su geografía y actividad urbana: diseñar un enlace entre parques atractivo dentro del mismo proyecto de conectividad vehicular.

Para esto debiera implementarse un sistema de trabajo en conjunto entre ingenieros, arquitectos y otras disciplinas para que, al momento de construir una obra, ésta se logre integrar a la ciudad aportando a un mejoramiento del sector en sus distintas actividades.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Piezas en Santiago

  1. María Paz Laso dijo:

    Un buen caso que ejemplifica cómo una obra de infraestructura vial se transforma en un proyecto urbano es el caso del Nudo Vial de Estoril. Junto con exponer la complejidad y multiplicidad disciplinaria que implica un proyecto de estas características, nos mostró el poder que tienen los medios de comunicación para encausar los cambios en nuestra ciudad.
    Hoy en día los medios son múltiples, inmediatos y están a mano de quien quiera manifestarse. Esto permite que personas que no están informadas opinen, lo que es un problema. Pero si lo vemos como una oportunidad, para aquellos que están informados, se transforma en una herramienta muy poderosa.
    El Nudo Vial de Estoril demostró que es importante la manifestación y participación de los arquitectos en estos proyectos multidisciplinarios. Lo que falta es dejar de mirar estos proyectos viales con distancia, dimensionar su impacto en la calidad de los espacios urbanos, involucrarse y opinar.

  2. Catalina Alcalde dijo:

    Actualmente el sistema de trabajo para este tipo de obras es un sistema integrado de varias disciplinas: arquitectos, paisajistas, ingenieros, políticos, desarrolladores, autoridades municipales, etc., trabajan en conjunto de manera de ir integrando los distintos puntos de vista y buscar la manera de beneficiar a cada miembro del equipo interdisciplinario. En mi opinión, el problema reside en que los profesionales “se vendan al sistema” con el objetivo de generar mayor rentabilidad al proyecto mas que generar el bien común.

    Que buen caso es el del nudo de Estoril para ejemplificar cómo una pieza urbana logra combatir la complejidad del trabajo interdisciplinario: plazos acotados, fondos escasos y múltiples actores. Este es uno de los pocos nudos viales en donde se privilegia la continuidad peatonal y la integración urbana del transporte público, ambos en la superficie. Esta contrapropuesta a la solución planteada por el MOP fue diseñada considerando que las obras ya estaban en ejecución. Aún así arquitectos y autoridades comunales recurrieron a informar a los vecinos de que la obra podía ser una mejora urbana integral, no una barrera en la ciudad. Es por esto que el gran motor de cambio fueron los influyentes vecinos y las autoridades municipales de Las Condes y Vitacura. Si bien los medios de comunicación ayudaron a difusión de esta contrapropuesta y la prensa fue un gran soporte de participación (cartas al director en el diario El Mercurio), es importante considerar la gran influencia que tiene la comunidad porque ésta puede ser un agente de cambio positivo como sucedió en este caso. Realizar instancias donde entidades municipales, vecinales y profesionales puedan informarse y opinar puede ser una oportunidad para que se beneficien todos los actores involucrados y se trabaje realmente en pos del bien común.

  3. Matías Puelma Maturana dijo:

    Definitivamente la integración de estas “piezas en Santiago” es un tema recurrente hoy en día y que ha traído múltiples factores para ser tratados. Los ciudadanos están siendo más exigentes en una ciudad que, de cierto modo, se podría decir que ya está “armada”, en donde cada cambio radical que se quiere hacer debe ser conversado y analizado por todos los impactos que podría conllevar su ejecución.

    El caso de la autopista Vespucio Oriente demuestra cómo las comunidades se organizan e imponen su postura si está no fue conversada previamente como se debía. Es una lástima ver comunas que por ser menos “influyentes” tienen menos peso en las demandas que exigen a las autoridades. Esta misma autopista en las comunas de Vitacura y Las Condes respeta el parque existente en Vespucio y se construirá soterrada, mientras que en la comuna de La Reina, por tener menos poder de voto y por la inexistencia de un parque establecido, se priva de los beneficios que podría llegar a tener por la construcción y extensión del parque Vespucio.

    Casos como estos son en los que se debe aprovechar este tipo de infraestructuras para potenciar los espacios públicos y conectar la ciudad lo más que se pueda, en vez de separarla por piezas hormigonadas que dividen sectores.

  4. María Paz Quinteros Pomar dijo:

    Estas piezas o infraestructuras viales son una evidencia en la ciudad de cómo se ha ido construyendo a lo largo de los años, se ha ido dando privilegio al automóvil dejando a las personas en un segundo plano. En cierta medida se ha perdido la escala en la que se proyecta en la ciudad y actualmente nos encontramos rodeados de grandes edificios y autopistas que poca relación tienen con quienes habitamos la ciudad.

    Es verdad que cada vez se exige una mejor y más rápida conexión pero ésta no debería ir en desmedro de nuestra calidad de vida. Estas piezas desperdigadas por la ciudad nos recuerdan los errores que hemos cometido, y al igual que en los comentarios anteriores, concuerdo en que de a poco hemos ido exigiendo una mejor planificación de estas obras, nos hemos dado cuenta cómo repercuten en nuestro día a día y como han ido fragmentando la ciudad más que conectándola.

    Es verdad que, hoy en día, en su planificación existe un equipo multidisciplinario, pero esto no ha evitado que estas piezas se sigan proyectando con espacios que nadie puede usar o que segregan al peatón. Es muy común ver espacios residuales entre estas infraestructuras que son utilizados como “proyectos de jardinería”, que por su desafortunada ubicación solo son aprovechados por el ocasional pájaro o perro. Estos residuos son usados para hacer “más agradables” estas obras pero más que espacios para ver necesitamos espacios para utilizar y que se integren a la ciudad, no solo a sus vías.

  5. msolari1 dijo:

    Sí bien hay que tener en cuenta a futuro todos estos aspectos, de generar un trabajo interdisciplinario no solo teniendo en consideración al automovilista, sino que a todos los actores de la ciudad. También sería bueno que se interviniese en las autopistas que ya se han creado y han afectado negativamente a la trama urbana.

    Un caso de esto es la autopista norte-sur, que pasa por varios barrios del centro histórico de Santiago, generando un tajo en la ciudad.
    Posee solo 19 pasarelas peatonales y en algunos tramos el flujo a gran velocidad de los autos esta separado de la vereda solo por una reja, como ocurre a la altura del museo histórico militar, generando un riesgo para quien transita a pie por el sector.
    En este tramo no solo se ven afectados los peatones, sino también quienes habitan el sector, que desde la construcción de la autopista ha comenzado un rápido proceso de deterioro urbano ligado a la contaminación acústica de los autos, a la desconexión que esta ha generado con el parque O’higgins, que antes le daba un atractivo al sector, etc.

    La intervención ya se realizó, pero pareciese ser que una vez inaugurada se dejó de lado, no ha habido nuevas intervenciones que busquen recuperar estos barrios que poseen un importante valor para el patrimonio de la ciudad.
    Se debiese intervenir en esta zona para buscar mitigar las externalidades negativas que se han generado por medio de parques, edificios culturales, o de otro modo, buscando devolverle el atractivo que algún día tuvo.

  6. Veronica Sepulveda dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con lo expuesto en la columna, las vías rápidas claro que ayudan a descongestionar la ciudad y a disminuir los tiempos de traslado, pero también se transforman en una barrera tanto para el peatón como para el transporte público y el automóvil mismo. En general en las autopistas urbanas en trinchera hay pocos puntos donde se puede cruzar de un lado a otro, como pasa en Vespucio Sur. Por otro lado este sistema es de gran impacto en el lugar, ya que por lo general divide y corta en dos al barrio y comuna que atraviesa, lo disgrega y mucha veces genera lugares que son un “no lugar”, donde no hay identidad y nadie los reconoce como propios. Una solución distinta es lo que se ve en General Velásquez, entre Martinez de Rozas y Carrascal, donde el túnel es subterráneo, con aperturas intermitentes. Este caso es menos invasivo que el anterior mencionado, ya que desde el nivel de la calle no se percibe una disgregación del barrio, no hay una barrera entre un lado y otro de la autopista.
    Es necesario que el protagonista de la ciudad deje de ser el automóvil. Las prioridades están invertidas, el peatón, el ciclista y el transporte público debiesen ser más importantes y tener soluciones viales antes que el auto.

  7. Isidora Bauerle dijo:

    Mas que ver estas grandes infraestructuras viales como piezas qwue se insertan en la cuidad, creo que lo que hacen es dividir a Santiago en piezas. La idea de futuros proyectos se deben desarrollar con un equipo interdisciplinario para evitar que esto siga pasando es algo que al parecer todos tenemos claro y se esta intentando implementar para que podamos percibir solo beneficios con estas intervenciones.
    Pero lo expuesto en el último comentario es lo que me preocupa, estamos centrándonos solo en los nuevos proyectos y como hacer para no repetir los errores que han afectado a la cuidad. Pero esto no puede quedarse solo en un manifiesto de disconformidad con lo que ya existe, hay comunas que viven día a día las concecuencias de la presencia de autopistas de gran velocidad y la desonexión que ésto genera en su interior. A pesar de que no es lo ideal no podemos abandonar estos casos una vez que se corta la cinta de inauguración, que aunque no se pueden revertir si se pueden remediar.
    Tal como dicen “mejor tarde que nunca” lo vecinos se merecen preocupación por ellos también y estos mismo equipos interdisciplinarios son aptos para proponer soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s