Mall para algunos, Bien para otros.

boulevard_Andres OrtizPor Andrés Ortiz.

¿Quien ha visitado un mall en la última semana, mes o año? No es raro encontrar estadísticas que revelan las millones de visitas a estos lugares “600 millones de visitas recibieron los 57 malls que hay en Chile en 2011”, y es que se han transformado en el panorama del fin de semana, es más, se considera como el nuevo espacio público.

Sin embargo esta pregunta es capaz de incomodar a varios arquitectos, y como no, si el mall concentra todos los males de la arquitectura; el falso histórico, el mal uso de la escala, la nula referencia al entorno inmediato y su cuestionable diseño, que mas que el resultado de una observación sensible, es el resultado de una serie de normas para fomentar el consumo. Sin embargo a pesar de ser el ejemplo mas claro de lo que no se debe hacer en arquitectura, las estadísticas demuestran que tienen bastante éxito como espacio público. El mall como modelo se ha dejado de lado desde la disciplina de la arquitectura, no se trata como problema y es que poco se deja hacer en un modelo que sigue normas de consumo y tiene éxito aun sin la intervención de arquitectos. De esta manera se produce el rechazo total coherente a los principios de la disciplina, pero se convierte en el “placer culpable” de varios colegas.

Intentemos dejar de lado estos prejuicios estéticos y sensibles para descubrir los elementos que hacen del mall un lugar exitoso como espacio publico.

Los mall han evolucionado de la antigua caja cerrada al boulevard, lo que en un principio era la oferta de determinados productos, ha incorporado distintos programas según la demanda de cada sector, así los mall han suplido carencias de ciertas comunas como atención medica, zonas de entretención, áreas verdes, deporte, gastronomía y cultura que el estado ha sido incapaz de proporcionar. El modelo del mall es capaz de concentrar en un espacio, todo lo que un barrio o incluso una ciudad necesitan. Por lo que la existencia de un mall en comunas segregadas se transforma en equipamiento.

El mall es capaz de trasladar a los usuarios a otra realidad, descontextualizan, crean un espacio en el que hay respuesta a todas las necesidades, dentro del mall hasta la temperatura es ideal, todo esta limpio y perfecto, transformándose en una vía de escape a los problemas de cada realidad local o nacional.

El mall es capaz de reproducir una ciudad peatonal y segura, proporcionando un paseo, incluso al aire libre, seguro y controlado, en donde los problemas no están a la vista y dan una sensación de bienestar.

Es lógico pensar que las personas consideren el mall su nuevo espacio público, todo esta hecho y pensado para dar la impresión de así serlo. Sobretodo si pensamos en los mall ubicados en el anillo de Vespucio, en que no existen otros lugares capaces de proporcionar lo que les proporciona el mall, en esos casos los mall, nos guste o no “construyen barrio”

¿Será entonces que el modelo del mall ha dado solución a problemas que hemos dejado de lado como arquitectos? Analizar con ojo crítico los beneficios o sensaciones que proporciona el modelo del mall puede entregarnos información o problemas que puedan tratarse desde la arquitectura para el diseño de espacios públicos en la ciudad. En cierta medida el mall encierra los principios que las personas valoran al momento de elegir un espacio público. La paradoja del mall puede transformarse en una enseñanza y un caso de estudio real para dar soluciones al equipamiento urbano. Como arquitectos tendemos a un rechazo apresurado por imagen o concepto de lo que significa un mall sin reparar en lo que realmente es capaz de generar para el usuario. Lo que catalogábamos como el “anti lugar” incuestionable, se han convertido en las nuevas plazas públicas y este hecho merece nuestra atención.

No hay duda que la estética y sensibilidad con la que se han construido los mall es cuestionable, pero si lo rechazamos como tema y no adoptamos una actitud propositiva ante un modelo instalado y aceptado por la sociedad, jamás podremos hacer que “arquitectura de calidad” sea una característica de un mall.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mall para algunos, Bien para otros.

  1. Juan Pablo De la Maza dijo:

    Estoy de acuerdo en que hay que tomar el fenómeno del mall con perspectiva y no sesgarse por la mirada arquitectónica. El mall es el “nuevo espacio público”, ya que satisface la demanda social, cultural y espacial que requieren las personas, cuyas prioridades y necesidades han cambiado, y que el Estado no ha podido y/o sabido saciar por distintas razones.

    Considerando la perspectiva histórica, el comercio ha estado ligado al espacio público desde sus inicios, ya que esta actividad es la que reúne a las personas y genera una importante interacción social. Por lo que no es casualidad lo que revela la encuesta Santiago Cómo Vamos realizada a 1.608 habitantes de las 34 comunas del Gran Santiago por la Universidad Diego Portales (Marzo 2013), en la cual los espacios públicos ligados al comercio fueron los mejor evaluados por los santiaguinos. Es así como las ferias libres y los malls son los espacios públicos preferidos como lugar de encuentro. Le ponen nota 6 y 5,8 respectivamente, versus el 5.5, 5.4 y 5.1 que le dan a los cines, a los parques y plazas, y a las ciclovías respectivamente.

    De esta forma, el sector privado se ha adelantado, ha reconocido esta carencia y ha sabido desarrollar una oferta de calidad que las personas reconocen y por las cual están dispuestos a pagar.

    En ese sentido concuerdo en que el desafío es más que arquitectónico, es social. Y es aquí donde los arquitectos y planificadores tenemos que aportar con nuestros criterios que valoricen el espacio público tradicional y le devuelvan su calidad.

  2. Matías Puelma Maturana dijo:

    Me parece de gran importancia que los arquitectos empiecen a ver los Mall como proyectos que podrían mantener la identidad de un barrio, solucionando los problemas y demandas que cada lugar requiere. Creo que es nuestro labor justamente el intentar solucionar temas como este, sobretodo que, tal como se dijo en esta columna, son edificios que en ciertos lugares son el centro del comercio, en donde el barrio necesita de ese Mall.

    Si los arquitectos omitimos y hacemos oídos sordos ante los futuros proyectos de los Mall, estaremos desaprovechando oportunidades de generar espacios que podrían ser incluso un “regalo” para el barrio, un espacio público con todo tipo de servicios anexos a el.

    El caso del Mall Costanera Center podría haber sido totalmente diferente bajo esta mirada, podría haber sido un lugar en donde el peatón que circula por fuera del Mall sin la necesidad de entrar, no se sienta tan excluido por el mismo edificio.

  3. Martín Vergara Contreras dijo:

    Estoy de acuerdo con que el Mall es un tema importante que como arquitectos tenemos que hacernos cargo. Creo que la construcción de los Mall va a seguir desarrollándose a lo largo de el país y es por esta misma razón que es importante que los arquitectos estén presentes en el proceso de diseño.
    Como dice Matías el Mall puede ser una gran oportunidad de dar un espacio público que sea beneficioso para un barrio o incluso para una ciudad. Un ejemplo de Mall que a mí parecer es un buen espacio público es el Mall Larcomar en Lima, que por el hecho de estar bien diseñado sobre un acantilado junto al mar es un espacio muy visitado y un gran referente dentro de la ciudad.
    Un Mall bien diseñado incluso puede favorecer a las ventas y visitas. Y se puede construir como un referente de barrio y ciudad.

  4. Carmen Luz Belmar dijo:

    En lo personal, voy al mall para comprar cosas puntuales o para ir al cine, no para pasar mi tiempo libre ahí. Ahora, esa soy yo, pero tal como se señala en la columna, una gran cantidad de personas recurren al mall para satisfacer distintas necesidades de manera fácil, rápida y atractiva.

    Este tipo de comercio ha logrado configurarse como un punto de encuentro, de relajo, de consumo y de entretención, por lo que se podría decir que estos grandes complejos otorgan diversos beneficios a la población. Sin embargo, los malls no responden a su entorno, por lo que nosotros como arquitectos debemos buscar nuevas maneras de “construir barrios”.
    Tal vez deberíamos comenzar a pensar en lo siguiente: ¿Cómo hacer centros urbanos para Santiago? No debemos criticar los malls, porque ya están acá, pero si podemos comenzar a pensar en nuevas propuestas para estos centro urbanos que deben comenzar a formar parte del “diseño original” de Santiago, y así crear la verdadera imagen que tanto buscamos en nuestros edificios.

    Un modelo interesante a observar es lo que ocurre en Coconut Grove, un barrio al sur de Miami, considerado actualmente como un centro atractivo por la variedad de servicios que ofrece, como restaurants, librerías, tiendas de ropa, hoteles, etc., y todo al aire libre, con grandes árboles, calles de adoquines y terrazas. Coconut Grove es un ejemplo perfecto que muestra cómo el tipo de comercio responde a un diseño que, paralelamente, responde al lugar.

  5. Begona Uribe dijo:

    Tenemos ahora una economía de mercado en donde sólo pueden existir las cosas que venden. Siguiendo esta lógica todo lo que existe en la ciudad esta ahí porque alguien lo demanda, y si no se reemplaza por otra cosa. Ya es hora de que dejemos de ver al mall como un espacio basura y lo veamos como una parte de la ciudad, la cual si se ha transformado en el “anti-lugar” es sólo porque lo hemos permitido.
    Hemos aumentado nuestras necesidades y vivimos en una cultura donde mas es mejor. Es por eso que la sobrecarga de actividades en un lugar se ha vuelto indispensable ¿Cómo explicamos sino que el Parque Arauco haya entrado en el Parque Araucano? Sin pretextos se incorpora, en corazón del parque Araucano el Centro Vida parque; el cual acoge actividades de gimnasio, restaurantes y centro de entretenciones en el suelo y subsuelo del parque.
    Aunque a muchos les alarma que en un parque se incluya tal cantidad de programas, si esta ahí es porque alguien lo paga, y porque funciona. Lamentablemente el Centro, que pudo aportarle mucho al Parque no hace mas que dividirlo en dos; quedando en el tintero lo que pudo ser un parque con equipamientos integrado.
    La invitación es a ir mas allá, en pensar como este espacio de características idílicas podría también ser buena arquitectura. ¿Cómo hacer que la temperatura sea siempre agradable, sin cerrar el espacio? ¿Cómo hacer que un mall no siempre parezca una caja cerrada, sino que algo permeable que se abra al contexto? ¿Cómo hacer que el Costanera Center dialogue con las calles de Providencia en lugar de ser ajeno a ellas?
    Las opciones de diseño están solo hay que tomarlas.

  6. Antonia Medina dijo:

    Rescatando la observación de Juan Pablo sobre el desafío social del mall, me parece importante traer a discusión la polémica del mall de Castro, ya que hace dos días (6 de noviembre) se regularizó el proyecto. Si bien es cierto que este rompe con todo sentido de lugar y tradición en Chiloé (y yo confieso que siempre lo he encontrado horroroso), es innegable que este ofrece un tipo equipamientos, tiendas y lugares (llámese calefacción y protección del viento) que Castro, hasta ahora, no tiene. A pesar de sus innumerables defectos, es cierto que este tipo de infraestructura llevaría a Chiloé productos hoy inexistentes o difíciles de conseguir. El mall de Castro representa la oportunidad perdida de llevar estas cualidades a la calle, o de construir con ellas un lugar nuevo, acorde a la identidad, cultura, historia y territorio en que está inserto. Ejemplos como este son una bandera de aviso para nosotros, ya que no podemos permitir que sigan replicándose por el país.

  7. Maria de los Angeles Silva dijo:

    El hecho de que el mall atraiga a tanta gente tiene que ver también con la época en la que vivimos en donde el consumo es una actividad importante. Donde las cosas que compramos son desechables y muy fáciles de reemplazar. El mall es el lugar de consumo cómodo, cada vez hay más cosas que podemos encontrar en este amplio lugar lleno de tiendas en torno a un paseo.
    El adquirir cosas para muchos provoca una satisfacción importante. Ahora el hecho de hablar de este lugar como espacio público va más allá de ir a obtener un elemento material específico y es que cada vez estos lugares se han ido equipando con programas alternativos de pasatiempos. Es un espacio de ocio y consumo para el visitante y que al final puede ser un lugar de estar en donde se alternan estas cosas, y el consumo es además, muchas veces, una actividad realizada por gusto en tiempo de ocio.
    Es un núcleo de equipamiento, en donde más que ser un espacio de calidad, la gente puede acceder a lo que busca en su tiempo libre. Y creo que esto no siempre tiene que ver con ser un espacio público exitoso, sino con el ritmo de vida que tienen las personas.

  8. Javiera Díaz dijo:

    El éxito del Mall no es tan difícil de comprender, es una forma sencilla y sin mayores ambiciones de responder a las necesidades de una sociedad de consumo, que esta bombardeada todo el día por información que nos dice que necesitamos cosas y vamos a buscarlas.
    Responde a un perfil de sociedad práctica, que necesita una serie de cosas y el mall es el lugar perfecto para encontrarlas todas.
    Estamos de acuerdo con que el programa funciona, y reúne una cantidad de gente importante. Programa y usuarios, el panorama ideal para cualquier arquitecto ¿Por qué le hacemos “el quite” entonces? ¿Por qué lo cuestionamos tanto? Es hora de hacernos cargo de él.
    El mayor problema del mall, del cual sus usuarios no se han dado cuenta, es la falta de identidad, tanto con el contexto inmediato como con la identidad nacional. Todos los mall de todas partes del mundo son iguales.
    Programa y el usuario están, funcionan. Ahora, nuestro desafío como arquitectos, es hacer que este lugar, además de entregar servicios e insumos a sus usuarios, como nuevo espacio público, entregue sentido de pertenencia e identidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s