Errores Costosos

Catalina AlcaldePor Catalina Alcalde.

Salir de la casa a las 08:00 y llegar al trabajo a las 09:30. Salir del trabajo a las 18:30 y llegar a la casa a las 20:00. Este es el tiempo que demora trasladarse de oriente a poniente, y vice versa, en la ciudad de Santiago.

“Sanhattan”, uno de los centros urbanos de la capital, ha crecido explosivamente los últimos años sin previa planificación vial. A raíz de lo anterior se han generado graves problemas de congestión vehicular en este sector de la ciudad y lamentablemente, todo indica que la situación seguirá agravándose, constituyendo un peligro en la calidad de vida de los Santiaguinos. El plan “Santiago Centro Oriente” pretende revertir esta situación y eliminar el gran dolor de cabeza de Santiago oriente: la Rotonda Pérez Zujovic.

El proyecto contempla ocho obras y Costanera Sur es una de ellas. El tramo de casi 3 km de autopista, a un costado de los ex terrenos del Estadio Santa Rosa, entre las calles Isabel Montt y Av. Andrés Bello, es parte de la mitigación vial que se le pidió al proyecto inmobiliario Parque Titanium, el cual contempla tres torres de oficinas de 23 pisos cada una y 2.000 estacionamientos subterráneos.

Pese a que su construcción finalizó en marzo de este año, el MOP negó su apertura al flujo vehicular. La vía que fue abierta solo a los peatones, funciona como paseo para runners y ciclistas. La inmobiliaria Titanium tomó medidas legales para lograr su apertura el pasado viernes 23 de agosto. El MOP dispuso que solo funcionará como una vía unidireccional: al poniente por las mañanas y al oriente por las tardes, y así aprovechar su capacidad para descongestionar la rotonda Pérez Zujovic.

Cabe preguntarse entonces el porqué de la negativa del MOP. La polémica apertura de la vía tiene su origen en el retraso de la primera obra de Santiago Centro Oriente, lo que impidió que ambas estuvieran coordinadas. Hoy existe la embarazosa necesidad de demoler 850mt de la obra vial para hundirla 1,5mt. Como asegura Lucas Palacios Covarrubias, subsecretario de Obras Públicas, la vía tendrá que cerrarse al poco tiempo.

El abrir la vía por un tiempo acotado para luego cerrarla generará un problema para los usuarios. Según expertos, si bien puede ser que se descongestione la rotonda, se podrían agravar los tacos en la calle Escrivá de Balaguer, en especial en sus intersecciones con Américo Vespucio, Luis Carrera y Manquehue Norte. Esta obra fue pensada como un órgano de un gran sistema, y como tal, necesita de ese sistema para funcionar. “Será un aporte en la descongestión de la zona, sólo en la medida en que las obras del plan Santiago Centro Oriente estén completas”, Iván Poduje, urbanista.

Por otro lado, el compromiso del MOP y la Municipalidad de Vitacura de abrir la vía, está explicitado en el Protocolo de Acuerdo de 2008. Es vergonzoso que la razón del incumplimiento del trato sea que la vía no se planeó ni se coordinó con el resto de las obras proyectadas en el sector, y que ahora deba demolerse gran parte de ella. El Parque Titanium necesita que la vía esté en operación para rentabilizar su proyecto y, y si bien estamos hablando de beneficiar a un privado, así lo estipula el trato. A pesar de que el MOP insista en estar trabajando en pos del bien común, no es razonable que falte a sus acuerdos por falta de organización, planificación y coordinación. El primer proyecto del plan debió haberse empezado poco después del acuerdo de 2008 y tres ministros antes del actual, no pudieron finalizar el contrato con Costanera Norte para esta obra. El problema, como en todos los grandes proyectos que afectan a la ciudad y más aún al país, es que las autoridades no se ponen de acuerdo. En el caso de Costanera Sur figuran el MOP y las municipalidades de Las Condes, Vitacura y Providencia tratando de coordinarse. Esperemos que el resto de las obras del Plan Santiago Centro Oriente no sufran la misma falta de planificación y coordinación.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Errores Costosos

  1. Matías Puelma Maturana dijo:

    Es impresionante ver que por falta de coordinación y porque no exista un ente que pueda regular y establecer parámetros y beneficios en pos del bien de la ciudadanía en general, es que errores como estos se ven muy seguidos y hacen que nos quedemos con la boca abierta ante magnos sucesos.

    Este mismo caso, el de Costanera Sur, tuvo otro problema similar con el proyecto de Mapocho 42k, en dónde este proyecto que une varias comunas de Santiago por el borde del río Mapocho, diseñó un perfil tipo que se iría implementando en diferentes tramos del proyecto, el cual se le avisó al proyecto inmobiliario Parque Titanium para que respete este perfil tipo de paseo peatonal y ciclovía, pero por apuro de terminar el proyecto y por la falta de alguien que regule este tipo de casos, la construcción de la ciclovía la hicieron a su modo, la cual tendrá que ser demolida y volver a construirla bajo los requerimientos que el proyecto de Mapocho 42k establece.

    Este caso vuelve a demostrar la pérdida de tiempo, recursos y molestias (por cierre o desvíos de calles por la construcción) que se generan por la falta de un ente supremo que regule y establezca las reglas a jugar para unificar los proyectos y comunas de Santiago, a diferencia de lo que pasa hoy en día, en donde cada uno se vale por sí mismo.

  2. Begona Uribe dijo:

    El Proyecto Plan Santiago Centro Oriente contempla ocho obras de infraestructura para “descongestionar” la entrada a Providencia desde el Oriente. Todas estas obras están pensadas para el automóvil. ¿Hasta cuando vamos a pensar en soluciones puntuales sin aportar una solución global? Es inaceptable pensar en una solución vial y no construir una solución de transporte público coherente con esta. Un plan de largo plazo que desincentive el uso del automóvil e integre las demandas de movilidad con las del uso del territorio urbano.

    Debemos dejar de darle cabida al automóvil en la ciudad e incentivar el transporte público. Esa es la única manera de descongestionar. Cuando personas cambien el automóvil por el metro o bicicleta vamos a haber descongestionado, antes no.

  3. Rosario Tocornal dijo:

    En relación a lo dicho en el comentario anterior, es impactante como gran parte de los problemas de la ciudad recaen en el incorrecto planeamiento de la misma. El transporte público en Santiago es un tema que se pone sobre la mesa constantemente, que el Transantiago no ha funcionado, que los horarios no se cumplen, que el metro siempre va colapsado, etc.., además de las infraestructuras construidas que favorecen el transporte privado, derivan en una cantidad excesiva de automóviles, que generalmente llevan a una persona, moviéndose por la ciudad, contaminándola y congestionándola.

    En el mismo sentido, en este caso se pretende solucionar la congestión del sector pero ni la planificación de la solución es correcta, las obras no estan coordinadas y quien sabe si realmente van a funcionar o serán efectivas durante más de diez años.

    El gran problema de nuestra ciudad es su planeamiento, debemos aprender a pensar con proyección en el futuro, a ser visionarios y dejar de construir “soluciones parche” que pocas veces funcionan bien y siempre provocan grandes molestias. Porque de no ser así, nos pasaremos eternamente solucionando problemas del pasado sin poder avanzar y adelantarnos a las dificultades del futuro.

  4. María Paz Quinteros Pomar dijo:

    El escenario en Santiago es el siguiente: un aumento del 5,4% anual del parque automotor, con niveles de ocupación del 80% de la vialidad disponible, es decir por cada kilómetro de vía, 800 metros son ocupados por los automóviles. Tal como plantea Begoña, estamos ante una realidad en la que el automóvil se ha tomado la ciudad, y todos los proyectos apuntan a mantener esta situación.

    El Plan Santiago Centro Oriente con todas las obras que implica, pretende descongestionar la ciudad proporcionando más infraestructura para los automóviles, en cierto sentido es una contradicción ya que más autopistas no significan menos autos, por el contrario, incentiva el uso de éste y aumentan su circulación por la ciudad. La controversia planteada en la columna es más vergonzosa todavía, ya que no sólo se optó por una solución que contribuye a este círculo vicioso, sino que además es una solución hecha a medias, con problemas de coordinación entre las distintas autoridades; o sea es una medida que tiene errores en su focalización y en su implementación.

    En febrero de este año cuando se dieron inicio a estas obras, la ministra de Obras Públicas (Loreto Silva) señalaba que el objetivo era “mejorar la calidad de vida de más de 2 millones de personas que a diario circulan por estas vías para ir a su trabajo o para ir a sus casas…”. Aquí la pregunta debería ser ¿la calidad de vida de quiénes mejoran?, ya que la ciudad no solo está conformada por quienes utilizan el automóvil, sino por todos sus habitantes, y este tipo de infraestructura tiende a comerse el espacio de la ciudad y la hacen menos habitable. Los esfuerzos deberían apuntar a desincentivar el uso del automóvil, ya que nadie quiere una ciudad saturada de autopistas; como ya se ha mencionado, se debe mejorar el transporte público para aligerar la congestión, de modo que las personas prefieran utilizar las micros en vez de sus autos particulares.

  5. Maria de los Angeles Silva dijo:

    El problema de la congestión vehicular no se soluciona con más parches en las obras de infraestructura vial. Cada año hay más autos en Santiago, y es que mientras se sigan construyendo proyectos que no se integren con la ciudad, habrá que seguir buscando mejoras para los mismos.

    Lo mismo que se está haciendo con la Costanera Norte, se están construyendo mejoras en los puntos criticos de congestión. Siendo esta autopista una gran obra de ingenieria no puede ser que el proyecto no previera que 10 años despúes estaría colapsada. Los proyectos urbanos tienen que ser globales y pensados para integrarse con la ciudad y su crecimiento.

    Más que grandes piezas de vialidad que prioricen el auto, hace falta que el transporte público sea eficiente, seguro y satisfactorio. Ese es el proyecto a trabajar para solucionar la congestión vehicular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s