¿Desechando la carta de navegación?

Imagen-María Paz QuinterosPor María Paz Quinteros.

La ciudad es un organismo complejo en el que están en juego múltiples factores, es así como para su desarrollo se establecen normas y reglas que le van dando forma y construyen su imagen; algunas veces éstas pueden ser muy certeras o, por el contrario, pueden ser inadecuadas y desencadenar en “atentados urbanos”, como el ya muy comentado Mall de Castro.

En este contexto es que hace más de un año se planteó la conformación de una Política de Desarrollo Urbano que fijara ciertos criterios para las futuras intervenciones en las ciudades. Ésta no sería una ley, sino que establecería principios generales, de manera que guiaran las distintas leyes que se promulgan; por esta razón se le comparaba con una carta de navegación que permitiera orientar las decisiones que se toman en relación a la ciudad y sus habitantes.

El 7 de Mayo de este año se anunciaba con orgullo y entusiasmo la creación de esta política; en ella se establecían ciertos criterios hacia los cuales debía avanzar la ciudad; entre sus temáticas estaban la integración social, el desarrollo económico, el equilibrio ambiental, la identidad y patrimonio, y la institucionalidad. Para su elaboración se convocó una comisión multidisciplinar de 28 expertos que demoraron 14 meses en la redacción final del documento, ya que en ella convergieron distintos puntos de vista de manera que la política abarcara todos los ámbitos de la ciudad. El documento fue publicado en el sitio oficial del MINVU y esperaba ser promulgado, dicha espera continúa.

Este tema volvió a “estar en boga” gracias a una columna del arquitecto Mathias Klotz titulada “Más de lo mismo” (publicada en la revista VD de El Mercurio el 17 de Agosto), sus palabras desencadenaron ciertas dudas acerca de las razones por las cuales no se ha promulgado la Política Nacional de Desarrollo Urbano. El arquitecto señala que el gobierno está realizando modificaciones a dicho documento de modo que “no comprometa al Estado con nuevas responsabilidades ni atente contra los intereses de algunos privados”; este tipo de modificaciones irían en contra del “espíritu” de la política, ya que cuando se convocó a su redacción se estableció que sería una política de Estado, independiente del gobierno de turno.

¿Cómo utilizar una carta de navegación que tiene el norte en otra dirección? La idea del PNDU era que fuera un marco de criterios que guiaran la promulgación de leyes, de modo que no fueran influenciadas por motivos egoístas en pro del “desarrollo”. En esta misma línea, se tenía pensado que las ideas planteadas se tradujeran en reformas legales e institucionales, por lo tanto si los cambios que se le están haciendo al documento lo transforman solo en palabras y no comprometen al Estado, entonces quedarán solo en el papel.

Si se convocó un comité de expertos multidisciplinar, es porque se tenía fe de que serían los indicados para redactar este tipo de documento; en este sentido, si el Ejecutivo plantea cambios debería consultarlos con dicha comisión asesora, o sino su trabajo habría sido en vano y desechado como mero referente para una política acomodada según objetivos de un gobierno determinado.

Es así como se abre nuevamente el debate; teniendo en cuenta que el 87% de la población chilena es urbana, nos hace reflexionar y recordar que como ciudadanos tenemos el deber de informarnos, para saber cuáles serán las decisiones que van a influir en nuestras ciudades. No podemos dejar todo en manos del gobierno o los expertos, somos los ciudadanos quienes tenemos que hacer valer nuestros derechos; y si estamos de acuerdo con la PNDU, entonces deberíamos exigir que se promulgue y que se cumplan sus principios, así podríamos tener una guía para las futuras leyes que planifiquen las ciudades de Chile.

Relacionado con la participación en los métodos de planificación de la ciudad, cabe mencionar que por estos días se están realizando jornadas de Diálogo Ciudadano, en distintas ciudades del país y on-line, sobre la próxima Política Nacional de Transportes; los ciudadanos pueden revisar y proponer cambios a esta política que plantea “tener sistemas de transportes que impulsen el desarrollo social y económico de Chile”. A la última jornada, realizada en Santiago el 25 de Agosto, asistieron alrededor de 200 personas, dentro de las que estaban personas que se inscribieron en la página del MTT, organizaciones ciudadanas y representantes de los gremios involucrados.

Las oportunidades y las iniciativas están, basta con informarse y hacerse parte de la construcción de las ciudades.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Desechando la carta de navegación?

  1. Begona Uribe dijo:

    Las herramientas de planificación urbana que tenemos hoy en día en Chile están ya obsoletas. La Ordenanza General de Urbanismo y Construcción y el PRMS fueron creados en épocas anteriores y responden a demandas antiguas que tenia la ciudad de Santiago. Estas demandas eran la rápida creación de vivienda para abarcar a la creciente población. Las herramientas de planificación cuentan con la muy criticada ley del conjunto armónico que permite superar limites de altura máxima y constructibilidad siempre y cuando haya unión de predios. Y leyes de vivienda social que permiten construir fuera del territorio urbano, sin una planificación integrada.
    Estas políticas tuvieron sus fundamentos en su época pero hoy en día las necesidades son otras. Se busca dar vivienda pero no solo con rapidez sino que con calidad, conectividad, sentido del patrimonio y sustentabilidad. Se necesita un organismo de planificación global como el que propone la nueva Política de Desarrollo Urbano. Esta se firmó por el Presidente Sebastian Piñera y el Ministro de Vivienda y Urbanismo Rodrigo Pérez el 30 de Octubre pasado. Esperemos que esta medida de pie a la creación de nuevas leyes que proyecten una ciudad integral. Ya es hora de que dejemos de ver la ciudad como una serie de proyectos aislados que no guardan relación entre si y la comprendamos como un sólo organismo con leyes generales en la cual cada una de sus partes guarda estricta relación con la siguiente.

  2. Andrea Urbina dijo:

    La firmaba Política Nacional de Desarrollo Urbano es una de las mejores herramientas que tenemos para el futuro de nuestra ciudades, después de muchos años de trabajos con diferentes actores se desarrollo una política integral de desarrollo urbano. Si bien tal vez faltó mayor participación ciudadana, esta si existió, paso por la ciudadanía en diferentes regiones, además que se logra extraer la necesidad de contar con participación ciudadana en la PNDU donde se habla explícitamente que los proyectos de desarrollo urbano se deben hacer con la ciudadanía activa en todos sus proyectos.
    Asimismo la PNDU cuenta con un eje central que es la institucionalidad en la cual se busca modificar la fragmentación del sistema en donde se trabaja por sectores la ciudad, por un lado está el MINVU, por el otro MTT, por el otro Bienes Nacionales. Este problema se busca solucionar a través de un Ministerio de Ciudades en donde se unirán estos ministerios para poner fin a la descoordinación del sistema.

    Por otro lado no puedo dejar de mencionar que se acaba de aprobar en nuevo plan regulador de la región metropolitana en donde el área de expansión crecerá 10 mil hectáreas más. Dejando la superficie total de 120 mil hectáreas. Este crecimiento horizontal de la ciudad, es un daño que se le hace a nuestra ciudad, buscando crear más vivienda social alejada de los centros, distante de los lugares de trabajo. Por un lado se dice que no hay suelo disponible y que aumentara el número de habitantes, pero la verdad es que miles de ciudades se han densificado solucionando este problema, la expansión territorial solo hace que se alargan más las distancias, segregando aun más a las personas que vivieran ahí. Esta aprobación es una contradicción a la Política Nacional de desarrollo urbano en donde se plantea la necesidad de crear ciudades con mayor integración social, lo que este nuevo PMRS no está haciendo.

  3. Lorena Fernández dijo:

    Creo que la Política de Desarrollo Urbano no debiese ser sólo una carta de navegación para la planificación de las ciudades, debiese, debido a su importancia y la experticia con que se produjo tener el carácter de ley; sino, y como lo nombra María Paz en su columna, queda en una política de buenas intenciones, susceptible a modificaciones de acuerdo a los intereses del gobierno de turno, y todo el esfuerzo de generar un documento técnico y responsable se nos va de las manos.
    También creo importante recalcar que si bien son las inmobiliarias quienes construyen la ciudad, somos nosotros los ciudadanos quienes las habitamos, y tenemos el derecho y el deber de discutir cual es la ciudad que queremos, y que medidas se debiesen tomar para guiar este crecimiento.

  4. Max Villaseca dijo:

    Quizás, la columna de Mathias Klotz se refería quizás a que independiente de la promulgación del PNDU en Chile seguiremos cometiendo los mismos errores. Es por esto que encuentro absolutamente contradictorio el hecho de que días después de su aprobación se aprueba una nueva expansión del límite urbano de Santiago. ¿Hasta cuando seguiremos agrandando el problema? Digámoslo así, mientras mas crece nuestra ciudad, crecen nuestros problemas de trasporte, conectividad, urbanización, etc. El trabajo político debe volver a estar en la renovación urbano, dar nuevos usos a lugares que ya no lo tienen y eso es un rol del Estado.

  5. Isidora Bauerle dijo:

    Si bien nosotros elegimos a nuestros representantes, nuestro rol de cuidadanos no acaba ahí, es deber de cada uno informarse acerca de aquellas áreas que son de nuestro interés para poder tener una opinión clara y lograr generar cambios apesar de que los políticos a cargo no nos representen del todo.
    Por un lado es válido manifestar nuestro descontento cuando leyes que se ponen en practica no funcionan como se pensaron. Pero considero injusto que el trabajo de meses de expertos se vea perjudicado por que la población no aprovecha las instancias que los organismos generan para informarse y participacipar y solo emiten críticas una vez que el trabajo ya está hecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s