COLUMNA: “Bolsas de basura”

Por Julio Poblete en La Tercera, 5 de Agosto del 2013.

“Podemos partir por soluciones pequeñas, escalables y de alto impacto, como la prohibición de bolsas plásticas y el incentivo económico para la reducción de residuos en el hogar.”

La paralización de los recolectores de basura estuvo a punto de convertirse en crisis sanitaria. Sin poder dimensionar su real gravedad, probablemente muy pocos aprovecharon de mirar con ojos críticos sus desechos acumulados en la vereda y pensar en tomar medidas para producir menos basura. Al igual que muchos problemas grandes de las metrópolis, el tema de la basura se puede atacar desde abajo, con pequeñas, pero muy efectivas medidas.

Datos del 2012 publicados en la prensa señalan que en el país se generan más de 6,5 millones de toneladas de residuos al año, y se recicla sólo el 10% de ellos. En promedio, cada chileno produce 384 kilos de basura al año, cifra muy por sobre el promedio de Latinoamérica y el Caribe, que sólo llega a 230 kilos por persona.

Las buenas prácticas en el manejo de la basura señalan que el problema se ataca reduciendo la generación de residuos y reciclando los residuos. En general, se habla del reciclaje, pero poco de la reducción. Les comento dos medidas implementadas en países desarrollados que permiten, justamente, atacar la generación de residuos desde la misma base ciudadana.

Recientemente, se ha aprobado en la ciudad de Los Angeles, Estados Unidos, la prohibición total del uso y entrega de bolsas plásticas en los comercios y supermercados, argumentando que ellas obstruyen los alcantarillados, vías acuáticas, matan fauna marina y contaminan el espacio público. Los angelinos utilizan algo así como dos billones de bolsas plásticas al año. El 90% de la basura que flota en los mares es plástica y esa cantidad de basura se duplica cada tres años y probablemente tardará unos 400 a 500 años es degradarse.

También en Estados Unidos, las ciudades de Chicago y Nueva York han ingresado proyectos similares para ser votados. Ya en el 2008, el mismo alcalde Bloomberg propuso sin éxito un impuesto especial de cinco centavos por bolsa plástica a cobrar en la cuenta de cada compra. Esto, que parece tan distante a nuestra realidad, no lo es. La comuna de Pucón, en la Región de La Araucanía, ha prohibido el uso de bolsas plásticas mediante la aprobación de una nueva ordenanza municipal. Es la única comuna en Chile que tiene este tipo de regulación. Un estudio del mismo municipio estimó que residentes y visitantes usaban 11,5 millones de bolsas plásticas al año.

Otro ejemplo notable es el de Suiza, que ataca la reducción de desechos en el mismo hogar. El sistema se basa en que la recolección de basura le cuesta a la persona en proporción a la cantidad de basura que genera. Las familias deben comprar estampillas de distintos valores y pegarlas según sea el tamaño de la bolsa de basura a recoger por el camión. A más basura, más grande la bolsa, más caro le cuesta. Las bolsas sin estampillas no son recogidas. ¡Perfectamente suizo y salomónico!

En vista de que muchos temas se nos están haciendo cuesta arriba y que nuestras políticas públicas tienden a quedarse en las megasoluciones, cuestión que hemos discutido en esta columna, partamos por soluciones pequeñas, escalables y de alto impacto. La prohibición de las bolsas plásticas y el incentivo económico para la reducción de residuos en el hogar serían grandes comienzos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columnas. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a COLUMNA: “Bolsas de basura”

  1. Macarena Solari dijo:

    Si bien, estas propuestas de recolección de desechos parecen iniciativas muy eficientes. A mi parecer en nuestro país sería complejo que fuesen aprobadas estas normativas. Debido a un problema que afecta distintos sectores de nuestro vivir. La falta de educación y conciencia en el tema de la ecología.

    Creo que el primer paso a dar es informar y educar sobre cuanto afectan nuestros desechos al medio ambiente, y generar conciencia en la gente, para que no solo reduzcan sus desechos por que de otra forma les estarían cobrando más dinero, sino que entendiesen la razón de fondo de esto y así cambiar la forma en que todos vivimos, para llegar a un futuro más limpio y en armonía con nuestro entorno.

  2. Paulina Leyton Cvitanic dijo:

    Las grandes metrópolis, entendidas como la interrelación entre los poderes económico, político, judicial, cultural y concentración demográfica, permiten desarrollar un país pero de manera consciente. Hacerse cargo del factor medioambiental, implica potenciar estrategias que actúen de manera favorable para calmar el alto impacto y producción de elementos contaminantes a nivel nacional, donde un rol primordial recae en la responsabilidad y consciencia social, que deben tener sus habitantes.
    Si bien Chile es un país que se encuentra en vías de desarrollo, anualmente se usa 3000 millones de bolsas de plástico, es decir, 200 por persona y menos del 1% de esas bolsas se recicla. El tiempo de degradación fluctúa entre 400 y 1000 años. En la región metropolitana solo se recicla el 14% de la basura. El alto uso de residuos no aprovechados, finalizan en vertederos ineficientes o tóxicas quemas al aire libre, incrementando su contaminación. Sin ir mas lejos, el pasado jueves 15 de Agosto, tras la celebración de los 50 años de trayectoria del grupo nacional y musical Los Jaivas en el parque forestal, se remató con un amargo broche medioambiental. Cerca de mil personas se quedaron en el parque luego de la presentación, quienes aumentaron significativamente la suciedad del lugar, calculando 70 toneladas de papeles, botellas y bolsas plásticas depositadas en los jardines del sector.
    Países desarrollados como Estados Unidos, proveen de habitantes que respetan sus espacios públicos y protegen su integridad social, donde en situaciones similares de festejo o actividades culturales, cada participante se hace cargo de su metro cuadrado. Es imprescindible un cambio de mentalidad y conducta entre quienes formamos la ciudad. Reducir la cantidad de residuos que generamos o reutilizar para alargar la vida de los productos no es suficiente. Debemos hacernos cargo de nuestra responsabilidad social, y del lugar que queremos proyectar. Mínimos cambios, como utilizar sistemas de relleno para albergar la basura o utilizar bolsas de papel reciclado en los supermercados, son soluciones que no nacen de la mentalidad de los habitantes. Debemos actuar en la raíz del problema, cambiar la cultura. Partiendo por el comportamiento social individual y del núcleo familiar.

  3. Martín Vergara Contreras dijo:

    Las iniciativas de reducción de basura en los hogares que existen en países desarrollados funcionan ya que sus habitantes tienen conciencia de los problemas que genera el no reciclar.
    En países como Canadá donde existe una cultura de reciclaje, este parte en los mismos hogares. Se debe dejar la basura clasificada en las calles cierto día de la semana en que va a pasar el camión indicado que la llevará a los centros de reciclaje respectivos, esto genera que alrededor del 90% de los hogares se recicla. Iniciativas como esta funcionan cuando existe el conocimiento de los problemas de la basura y una difusión y compromiso por parte de las autoridades de crear programas efectivos de reciclaje.
    En Chile en los últimos años han surgido una serie de iniciativas de reciclaje y reducción de basura, entre las que se encuentran la creación de puntos limpios municipales y la implantación de bolsas de tela en los supermercados. Si bien estas iniciativas cada vez adquieren una mayor importancia es necesario que se den a conocer en la población los problemas que genera la basura para que estas iniciativas sean realmente eficientes y se logre una efectiva disminución de la basura. Esto sumado a la difusión de los distintos programas de reciclaje que existen en el país.

  4. María Paz Quinteros Pomar dijo:

    Dado que los efectos en el medio ambiente son a largo plazo, es muy difícil hacer visible y comprensible las consecuencias que tiene en la ciudad, nuestra forma de vivir en ella; este es uno de los grandes problemas a la hora de educar a la población en relación al impacto que tienen nuestros desechos. Hace algunos años se hicieron evidentes las secuelas de nuestro comportamiento y de a poco se ha ido tratando de generar conciencia en la población. El factor de la educación en el “problema de la basura” es fundamental, pero no debería ser el único.

    La mejor manera de enfrentar este problema es atacándolo a través de distintas medidas, siendo la educación y manteniendo informados a los ciudadanos una de ellas. Otra medida efectiva, y nombrada en los comentarios anteriores es la implementación de leyes o programas de gobierno que incentiven (o en algunos casos obliguen) el reciclaje y reducción de residuos.

    El ejemplo mencionado por Martín en Canadá ilustra lo que nos hace falta en Chile, hoy en día cuesta reciclar en vez de que cueste botar “basura”, cuando debería ser al revés. Existen puntos limpios en los que se puede llevar la basura clasificada, pero para algunas familias este esfuerzo extra implica costos que prefieren ahorrarse; sería mucho más práctico que los mismos camiones recolectores se llevaran la basura ya clasificada, mezclando la acción pública con la privada.

    No podemos esperar un cambio cultural rápido (aunque necesario), pero el problema de la basura necesita medidas concretas que tengan resultados. Un ejemplo de éstas, es que el pasado Lunes 26, se envió al Congreso un proyecto de ley que obligará a las empresas a reciclar sus desechos. Esta ley crea la Responsabilidad Extendida del Productor, en al cual establece que “éstos son los responsables de la gestión de los residuos de los productos prioritarios que se comercialicen en el país” (como aceites lubricantes, envases, revistas, artículos electrónicos, etc.)

    De esta forma se podrían complementar medidas que afectan a los productores, con medidas que partieran en los mismos hogares.

  5. Hace algunos años que escuchamos constantemente la palabra reciclaje y creo que cada vez la gente está un poco más consciente del daño que produce la basura, pero aún así no es suficiente.

    No basta solo crear conciencia sino que debemos actuar, porque si queremos ser un país desarrollado, el cuidado del medio ambiente es un tema clave. Disminuir la producción de desechos es muy importante para todas las ciudades del mundo ya que tanto el traslado de la basura cómo también hallar un lugar donde dejarla es perjudicial para nuestro medio ambiente y trae costos económicos.

    A pesar de que existen algunas iniciativas para el desarrollo sustentable del país, como el proyecto de Ley de Reciclaje que se encuentra en tramitación en el Congreso Nacional, creo necesario que nos “pongamos las pilas” como ciudadanos y que aportemos nuestro granito de arena para tener un país más limpio. Debemos partir desde nuestros hogares separando la basura, usando las bolsas de género del supermercado y trasladarse dentro de lo posible en vehículos no motorizados como la bicicleta.

    El daño que ya está hecho no se puede revertir, pero si podemos detenerlo, por lo que hago un llamado de conciencia a todos aquellos que no reciclan y que piensen en los futuros seres humanos. ¿Creen que es digno vivir en una ciudad donde abunde la basura y la contaminación?

  6. Begona Uribe dijo:

    Estoy de acuerdo con lo propuesto. El tema de la basura se debe atacar primero reduciendo su producción y luego educando para su debida clasificación. Lo que no se ha discutido aun es que hacer con esta basura. Y es que no necesariamente el plástico debe volver a ser plástico.

    En suecia, desde 1940, se implementó una política de generar energía con los residuos mediante la incineración de los mismos. Este proceso es una combustión controlada en la que el elemento combustible es el propio residuo. En este proceso se produce un gran desprendimiento de calor del cual obtenemos energía. Gracias a este proceso se suministra calefacción a 810.000 viviendas y se entrega energía eléctrica a otras 250.000.

    Si bien se necesita una gran inversión para una planta de incineración con el debido tratamiento de los gases que esta produce. Sus benéficos podrían ayudar a entregar parte de la energía que Chile no esta siendo capaz de producir hoy en día.

    Les dejo el link de plataforma de arquitectura con el reciclaje en suecia. http://www.plataformaurbana.cl/archive/2012/11/10/¡increible-suecia-se-queda-sin-basura/

  7. Antonia Medina dijo:

    El problema de la basura es uno de los más grandes que debe enfrentar una metrópolis. En esta línea, me parece acertado todo lo propuesto en los demás comentarios, esto es, incentivar la educación y concientización sobre deber del reciclaje, ya que una suma de acciones individuales (en apariencia insignificantes) puede tener un gran efecto sobre la ciudad.

    La existencia de los puntos limpios, por ejemplo, es una excelente iniciativa. Sin embargo, esta se reduce a uno o dos por municipalidad y no todas las municipalidades han habilitado uno, lo que implica que muchos vecinos deben recorrer una gran distancia para llegar a ellos. Además, el acceso a un punto limpio (definido por la distancia desde la casa y la cantidad de material reciclado) implica en muchos casos el uso del auto.

    Si bien los puntos limpios favorecen la formación de conciencia y acciones individuales, su baja cantidad pone demasiado trabajo en los ciudadanos. Muchos de ellos renuncian a la idea del reciclaje al no ver sus esfuerzos replicados en las políticas públicas (la no integración entre reciclaje y recolección de basura, por ejemplo; o lo que sucede en Madrid: los ciudadanos deben reciclar y separar basura por ley, pero esta se vuelve a juntar apenas llega a los camiones recolectores). En este sentido, destaca la iniciativa de la Municipalidad de Providencia, que consiste en una red de puntos distribuidos en múltiples parques y plazas de la comuna. Aquí les dejo el link: http://www.providencia.cl/servicios/cuidado-ambiental/recicla-ayudando

  8. Maria de los Angeles Silva dijo:

    La falta de conciencia de lo que desechamos es un tema cultural importante, y esto mismo se aplica a otros grandes problemas que nos afectan fuertemente hoy. Por ejemplo la electricidad. La gente no tiene conciencia de la cantidad de electricidad que usa. Llega a la casa, prende luces, enchufa el celular, el computador, prende la tele, microondas, hervidor, etc. Y esto se da como un proceso automático que no tiene complicaciones. Me tocó alojar en una casa de zona rural que no tenía más electricidad que para la luz, dos prendedores eléctricos de la cocina, y el refrigerador cualquier otro artefacto cortaba la electricidad. Y ahí uno se da cuenta de lo acostumbrado que esta a que todo funcione automáticamente y de sobre la enorme cantidad de energía eléctrica que ocupamos en la ciudad día a día.
    Entonces se proponen los proyectos de hidroeléctricas para poder resolver la demanda energética que tiene el país y tantas de las personas se oponen sin ser conscientes que son ellos mismos los que generan esta demanda. O la gente que discute de la contaminación de los océanos y no se da cuenta de que sus desechos también contaminan.
    El crear conciencia no es algo simple, implica un cambio cultural, pero creo que es de las cosas más importantes para poder aportar en estos problemas. Soluciones como las que se discuten, drásticas quizás, son la única manera de empezar el cambio.

  9. Veronica Sepulveda dijo:

    Estoy de acuerdo con lo que se plantea en la columna, creo que no debemos esperar a grandes políticas públicas que aborden el tema, hay que empezar por soluciones que estén a una escala acorde a la viabilidad de la misma. Pero no podemos quedarnos esperando hasta que alguien nos proponga o nos exija hacerlo. Como se menciona en los comentarios anteriores, es verdad que no todas las municipalidades tienen punto limpio y que no todos tienen los medios para ir a dejar la basura separada, pero los que sí lo tienen deberían transformarlo en un hábito y no solo hacerlo de vez en cuando o si hay tiempo y ganas. Hay que educar a la sociedad para que a todos nos resulte natural y evidente reducir la cantidad de desechos, además de separar todo lo que se pueda reciclar, de esta manera tomarle el peso a la situación, la cual es una realidad que siempre puede empeorar. Esto es algo que toma tiempo, pero mientras tanto deberíamos enseñar con el ejemplo a todos quienes tienen los medios para hacerlo pero por falta de información o motivación no lo hacen. Pero también creo que, además de evidenciar el problema en relación a los desechos y sus soluciones, es importante crear conciencia frente la sociedad de consumo, que por un lado nos obliga a generar cada vez más desechos totalmente evitables, y por otro a producir y gastar más energía innecesaria, para tener algún producto que probablemente no usemos y que nunca fue una necesidad.

  10. María Paz Laso dijo:

    Tal como dice la columna, se pueden implementar soluciones pequeñas, de escala acotada y que generen alto impacto. Sin embargo, como muchos de los comentarios mencionan, la conciencia y educación es fundamental para que estas soluciones se funden sobre terreno fértil.
    Junto con medidas que incentiven el reciclaje y la reducción de desechos es importante también el ejemplo del gobierno y de las autoridades para generar conciencia y educar. En las recientes elecciones fuimos víctimas de una feroz contaminación visual, con miles de afiches que invadían cada rincón de nuestra ciudad. Más allá de que no se cumplió la fecha límite para sacar los carteles que nos ahogaron durante semanas, la pregunta que debiéramos hacernos es ¿a dónde va a parar toda esa basura?
    Este fue un muy mal ejemplo que las autoridades nos dieron con respecto a la reducción de desechos. Debe haber coherencia también en estos escenarios de mayor escala para que no se pierda el respeto por nuestra ciudad y medioambiente en las cosas pequeñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s