Londinium, la City de Londres

Por Alejandra Vásquez

“¿Cuál ha sido el legado del imperio romano en la Europa medieval o moderna? Ha sido, por supuesto, el impulso al crecimiento de ciudades – uno de los regalos más grandes de Roma hacia el mundo. En Inglaterra es costumbre encontrar un origen romano para todas nuestras ciudades medievales las cuales demuestran un claro acercamiento al plan cuadricular” (Haverfield, 1910)

Como ya muchos sabemos, Londres es la capital de Inglaterra y del Reino Unido, sin embargo, nunca fue fundada con el propósito de albergar las actividades políticas y cívicas implícitas en una capital. Por el contrario, su inteligente ubicación y posición en el mercado mundial atrajo estas funciones y el desarrollo bancario mundial al corazón de la ciudad que aún permanece: la antigua City of London.

La City of London tiene su origen en la llegada del Imperio Romano a tierras británicas el año 42, en la cual fue nombrada como Londinium. Sin embargo, según Steen Eiler en su libro “London, the unique city”, cuándo y cómo Londres se creó es desconocido. En esta publicación se menciona, que habrían existidos ciertos asentamientos antes de la llegada de los romanos, sin embargo, los principales rastros de civilizaciones antiguas corresponden a la ciudad fortificada romana y sus fuertes muros.

Fue costumbre de los romanos, así como los griegos antes de ellos enviar emigrantes que formaran asentamientos en los nuevos territorios conquistados. Estos emigrantes configuraban un grupo compactado de personas que vivían en casas fortificadas en su alrededor de raramente menos de 30 o 40 hectáreas y más de doscientas. Estos grupos vivían en estas ciudades poseyendo tanto vida municipal como gubernamental independiente. “Casi siempre, entonces, que Roma enviaba tales colonias, el resultado generalmente fue el nacimiento de una ciudad completa desde una nueva ciudad o a través de la reconstrucción de una en decadencia.” (Haverfield, 1910)

Londinium o la actual City of London tiene una construcción de su territorio, que pocas veces fue observada en los pueblos conquistados por los romanos y que ha permanecido hasta el día de hoy. Esto es que, a diferencia de ciudades como Paris o Koln, la ciudad fue construida con una tipología dispersa en vez de compacta.

“El tipo disperso de ciudad posee bajos precios de suelo, casas con historia y edificios dispersos en un área extensa. La tipología usual de vivienda es la casa unifamiliar. Aquí, las personas están más arraigadas a sus casas y demandan más espacios que en una ciudad compacta y, debido a las bajas rentas de los terrenos, hay muchos más espacios abiertos, entre jardines privados y parques públicos”

El tipo disperso de ciudad responde a dos factores. Uno de ellos es la relación directa de la ciudad con el Rio Thames, lo que la hace una de las ciudades más largas del mundo. Mientras que Elier considera que el tipo disperso también corresponde a una consecuencia natural de la expansión, ya que si existiese un sitio particular en donde todo confluyera, los precios de este serían mayores, por lo que la vivienda se alejaría de estos centros, aumentando el tiempo de viaje entre el trabajo y el hogar.

Cabe destacar, que el Imperio Romano tan solo tuvo 16 años de soberanía en Londres, y pocos rastros de su edificación han sido preservados hasta el día de hoy: “Apenas los romanos dejaron el país, las islas británicas atrajeron a nuevos inmigrantes provenientes de tribus teutónicas. La cultura anglosajón inundó el país…Pareciera que ellos intentaron destruir todo rastro de la civilización romana que encontraron en su llegada. … Y en vez, de vivir en las villas deshabitadas, las quemaron, botaron y construyeron sus chozas primitivas de madera cerca de estas.” Sin embargo, decisiones y elementos romanos referentes a su asentamiento, su ubicación, su tipología y su forma permanecieron en el tiempo a través de la City of London, que nunca se expandió ni cambio su rol significativo en el escenario mundial y local, y que si bien ahora la población residencial no supera los 9000 habitantes , el número de personas que trabajan allí es de alrededor de 320000.

Ya habiendo presentado la ciudad dispersa como uno de los legados del Imperio, cabe mencionar otro de los legados que ni siquiera ha cambiado pese al desarrollo de la ciudad. Este corresponde a la extensión de la City of London o Londinium en su tiempo, ya que esta como se dijo anteriormente ha mantenido sus límites hasta el día de hoy e incluso en la actualidad se encuentra separado del sistema de distritos que posee Londres.

Usualmente, durante el Imperio Romano la construcción de muros fortificados se realizaba lejano al centro de las ciudades por lo que había espacios libres al interior, como por ejemplo en Koln o Paris; Sin embargo, en Londres se construyeron muy cercanos al centro, y como hecho inusual, este muro nunca se volvió a construir en radios exteriores, sino que la Ciudad de Londres nunca se extendió . Cabe aclarar que esto nunca se debió a una posible decadencia de la ciudad, sino porque, según Elier, la City of London nunca dejó ser un centro gravitacional para el comercio de todo el país y del mundo, atrayendo eventualmente no solo a comerciantes sino que también a las secciones de gobierno, siendo que Londres nunca fue pensada como una capital como tal.

Otra de las principales huellas del Imperio romano en las ciudades que constituyó – su mayor regalo según el ensayo “town planning in the roman world” durante la Conferencia de Planificación de la ciudad del Royal Institute of British Architects – corresponde al trazado cuadricular, del cual, Londres no fue la excepción. Para el Profesor Haverfield, autor de dicho ensayo, uno de los principales hechos romanos en Londres es claro y simple: “Que todas las ciudades asumieron una forma definitiva. La vida antigua, yo creo, no se diferencia tanto de la moderna en sus preferencias de asentamiento y casi formas cristalizadas dentro de las cuales se pueda expresar. Eso se ha visto especialmente en la forma dada a la ciudad. Fue una forma antigua – El familiar plan de manzanas ortogonales… El cuadrado y las líneas rectas son, en efecto, la demarcación más simple que divide el hombre civilizado del bárbaro”.

La City of London, es justamente ese algo que los romanos crearon “ y el cual es de vital importancia para la historia de Londres, es el gran centro de comunicaciones, y fue lo que determinó el sitio de la ciudad, como el gran centro de políticas comerciales”.

Lo interesante de la ubicación de este centro, es que este no es más que el resultado de diversas estrategias y costumbres militares del Imperio, lo cual, también ha permanecido durante el tiempo como una red de conectividad e intersecciones.

Ya que el Imperio pudo dominar en totalidad el territorio, volvieron a este en un lugar seguro y pacifico, por lo que ubicar muchas de sus villas de manera dispersa no tenía problema alguno. Esta seguridad, según Elier, corresponde a una estricta regla romana en la que se indicaba que los ejércitos siempre debían movilizarse como garantía de paz. Por lo que hubo un gran esfuerzo del Imperio en las construcciones de caminos y vías en los que en sus puntos más importantes eran protegidos por fuertes con el propósito de poder enviar rápidamente las tropas a donde fuese necesario. Uno de estos puntos fortificados fue Londinium.

“La ciudad no solo era una intersección de una serie de caminos principales , sino que también protegía a los ejercitos una vez cruzaban el rio Thames. Sus posibilidades como centro comercial eran únicas. Era al mismo tiempo un gran puerto y una intersección de todos los caminos al interior”

Es común asociar las huellas de la antigüedad a ruinas o sitios convertidos en museos durante nuestros viajes o fotografías, sin embargo, existen huellas que nunca se han convertido en ruinas, y que permanecen durante el tiempo sin que nos demos cuenta. Este es el caso de la ubicación de la City of London y del Londres en general, su eventual construcción dispersa de la ciudad y su forma definitiva, sin nuevas extensiones y cuadricular. Lo singular de ver una vista aérea de Londres, de las cuales tenemos tanto acceso hoy en día, es justamente poder ver estas ruinas del Imperio Romano, y asombrarnos por la construcción de esta cuadricula a través de los caminos que los mismos Romanos construyeron de ciudad en ciudad, teniendo a Londres como su centro gravitacional más significativo y globalizado hasta el día de hoy como uno de los lugares más importantes del mundo actual.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s