Independencia, independízate!

Por Rafael Bordachar R.

El aumento en la densidad habitacional de una comuna va de la mano con la construcción de nuevas líneas de metro. Este medio de transporte, eficiente en tiempos de viaje y servicio, posibilita la conectividad entre distintos puntos de la ciudad en tiempos de viaje que los habitantes están dispuestos a destinar en transportarse. Es así como distintas comunas de Santiago han sufrido un boom inmobiliario desde el momento que nuevas líneas han sido anunciadas por parte del Gobierno. Con el anuncio de la construcción de las Líneas 3 y 6 del Metro de Santiago, nuevas especulaciones inmobiliarias han aparecido en comunas como San Joaquín, Ñuñoa, Conchalí e Independencia.

El caso de Independencia es sumamente particular. La comuna sería servida por la Línea 3 del Metro planificada en los años 80. Pero su construcción quedó postergada en el tiempo ya que la población de la comuna no era la suficiente para que fuese rentable, priorizando la construcción de las Líneas 4 y 5 que conectaban comunas que habían tenido un fuerte aumento poblacional durante los años 90.

Luego de la implementación del Transantiago y con la renovación urbana que Santiago Centro ha vivido durante las últimas décadas, los santiaguinos han priorizado vivir cerca del centro, produciendo un aumento poblacional en las comunas vecinas. Lo anterior aplica al caso de Independencia comuna que, según los datos preliminares del censo 2012, aumentó su población en un 14.3%. Estos cambios han producido un efecto de densificación que se ve en aumento luego del anuncio de la construcción de la tan esperada Línea 3 el año 2011 proyecto que será finalizado en 2017.

Cabe preguntarse entonces ¿Cómo ha procedido la Municipalidad de Independencia ante este proceso de densificación?

Luego de los últimos videos publicados en noticieros y redes sociales en donde aparece el Alcalde de la comuna repartiendo billetes de $1.000 a los habitantes (un mes antes de las elecciones), y el reportaje que emitió Canal 13 sobre la construcción de una torre de 21 pisos (con permisos de edificación caducos) en un barrio declarado Zona Típica, no es raro pensar que en la municipalidad de Independencia se están produciendo negligencias que terminarán por transformar la comuna en una copia del paradero 14 de La Florida. ¡Pero aún más negligente es que la comuna no posea un plano regulador comunal propio! Es cierto, la comuna se rige por el Plan Regulador Metropolitano del año 1987. Esto se debe a que Independencia se creó a partir de terrenos que pertenecían a las comunas de Santiago, Conchalí y Renca el año 1991.

No es posible que después de 21 años de la creación de una comuna, las autoridades municipales no hayan proyectado ni aprobado un Plan Regulador propio. Independencia tiene grandes potenciales para ser una comuna donde todos los santiaguinos quieran vivir: por un lado se encuentra en el cruce de dos autopistas urbanas que la conectan con el total del Gran Santiago, tiene una zona industrial ya establecida que puede ser fuente de trabajo para sus habitantes, uno de los complejos hospitalarios más importantes del país, se encuentra cercana al Parque Metropolitano y sólo la separan de Santiago Centro los 120 metros de ancho del Río Mapocho. Estos atributos sumados a la construcción de la línea 3 del metro propiciarán una fuerte densificación en la comuna. La densificación en la ciudad no es negativa para los habitantes cuando ésta se genera de forma responsable y planificada. Claramente éste no es el caso de Independencia y es por eso que la participación ciudadana debe ser la columna vertebral para la estructuración de este nuevo plan, donde las necesidades y el bienestar de los ciudadanos se hagan respetar y primen sobre los intereses de las empresas constructoras y el deseo de políticos ineficientes que sólo buscan asegurar su cargo para la siguiente elección.

Independencia, es momento que tus ciudadanos hagan valer sus intereses, ya lo hicieron el año 1996 los vecinos de la Población Los Castaños declarando zona típica el barrio, como también los habitantes de la población Manuel Montt el año 1999 reconfigurando el trazado de la Costanera Norte para que no pasara por sus viviendas. Es momento que se independicen del Plan Regulador Metropolitano y creen el propio. Con un buen trabajo, tendrás un futuro glorioso, tan glorioso como las tropas de O’Higgins al entrar por tu avenida principal luego de la Batalla de Chacabuco, episodio de la historia al cual debes tu nombre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Independencia, independízate!

  1. Olivia Benoit dijo:

    Me parece impensable que hoy en día, Independencia no tenga un plan regulador, en el año 2012 con la ciudad de Santiago con un alto crecimiento poblacional sobre todo en el sector centro.
    Es una pena ver como se va la ciudad en manos de grandes inmobiliarias que se aprovechan de situaciones como ésta y no piensan en nada más que sus ganancias. Este es un tema que afecta a todas las comunas del país, pero vemos como los planes reguladores son un apoyo dentro de lo posible a no edificar fuera de norma. Claro está que en este país se ha vuelto fácil negociar con las municipalidades ya que es aún más fácil recibir premios para mayor constructibilidad por m2 y otro tipo de beneficios (para la inmobiliaria) con operaciones tan simples como la unificación de predios. Además de incuestionables negligencias a gran escala como el Costanera Center.
    Me parece importante que exista mayor control sobre los permisos de edificación que se entreguen, pero aun más importante, que estos planes reguladores incluyan además exigencias mínimas de diseño que convivan con la ciudad que los rodea. No es suficiente regular alturas y rasantes, ya que esto regula la parte objetiva de la edificación, como son metros construidos, alturas, etc.; pero no exige ningún tipo de coherencia entre una edificación y la otra, entre los suelos, llegadas, interacciones y un sin fin de cosas importantes para la ciudad y quienes transitan por ella.

  2. Paula Mulatti dijo:

    Es imperante un plan regulador propio para la comuna de Independencia. Como dice el autor, es una comuna privilegiada en términos de conectividad y servicios, atributos que son un terreno propicio para la instalación de edificios de inmobiliarias que nada tienen que ver con el patrimonio y entorno del lugar.
    Sin una regulación adecuada, se continuará con una densificación lucrativa para empresas, dejando en desmedro la calidad de vida de los habitantes de la comuna.

    El caso ejemplar de esto es el edificio que se inserta en calle Inglaterra de la Población Los Castaños, que ni siquiera considera estacionamientos para la cantidad de nuevos habitantes que llegará a esta zona (las casas aledañas son de 1 y 2 pisos, y el Edificio Inglaterra es de 21), ni amplía la red de alcantarillados.

    Por presión de los vecinos, la faena se detuvo, y a la hora de reanudar los trabajos, se continuó con el mismo permiso que luego de 2 años ya estaba caduco. Esto demuestra además la falta de organización al interior del Municipio.

  3. Alejandra Vásquez dijo:

    Que una comuna luego de 21 años de existencia no posea un Plan regulador es tan solo el reflejo del extremo abandono que enfrentan los municipios respecto a fiscalización, incentivos, recursos y políticas públicas para el buen desarrollo de una comuna.
    En ningún caso, podemos culpar a Independencia de no haber desarrollado tal labor cuando sabemos que los municipios poseen recursos económicos y humanos heterogéneos entre ellos, cayendo en algunos mucho y en otros pocos, por lo que las comunas de menos recursos tienen más desafíos y problemas de los que se pueden hacer cargo.
    Justamente Independencia ha sido una comuna débil en este ámbito ya que como comenta Rafael, ha sido desplazada del desarrollo de Santiago debido a lo que se consideró una baja población, sin embargo nunca se vio en Independencia una oportunidad como lo presenta su cercanía al centro de Santiago y la ribera del Mapocho, su conexión vial y la oferta de trabajo que implica su sector industrializado.
    No podemos esperar a la detonación de un interés inmobiliario para aprovechar oportunidades como lo que representa Independencia, sino que de parte de los expertos y las autoridades debiese existir la iniciativa de ayudar a una comuna con tales características a desarrollarse debido al beneficio que puede presentar para Santiago.
    ¡Por favor, no dejemos solos a los municipios!

  4. Llama la atención extremadamente que Independencia no posea un plan regulador, lo que le da un pase libre a los desarrolladores inmobiliarios (que todos sabemos sus intenciones) a hacer lo que se les dé la gana. Sin embargo, para tomar un enfoque distinto, y coherente con mis comentarios, esta situación de caducidad de plan regulador se ve empeorada por la visión de movilidad de Santiago bajo los términos de la “demanda”, en vez de la “oferta”.
    Como bien sale en el artículo, la línea 3 proyectada para la década de los 80 fue postergada (además del terremoto de 1985),por baja demanda, y es ahí donde implícitamente hay una oportunidad desaprovechada. Quizás un enfoque a través de la oferta, de construir la línea de metro sin importar la población existente, hubiera estimulado la construcción inmobiliaria del sector en esos años, y, definitivamente, de manera mucho más responsable. Es más, esta línea podría haber sido el punto de partida – dada la “invitación” de construir con la línea de metro – para su propio plan regulador.
    Pero no. Como es la tónica en Santiago esta última década primó el cortoplacismo y el provecho económico. Ahora lamentablemente Independencia no está aprovechando este segundo llamado de atención que es la construcción del proyecto reimplementado de la línea 3, y la comuna no parece dar luces de hacer su propio plan regulador.

  5. Felipe Ruiz-Tagle Cruzat dijo:

    Ocurre en varias comunas de Santiago que no poseen un plan regulador propio que en el minuto en que se ven invadidas por las inmobiliarias y la gente comienza a migrar hacia esas comunas, comienzan a desarrollar su plan regulador. Siendo este un proceso lento de desarrollo y consulta que involucra a muchos agentes distintos, el plan regulador no logra solucionar los problemas actuales de la comuna, en comunas como Estacion Central, que ya tiene metro, vemos este fenómeno mucho mas marcado, se han realizado muchos proyectos inmobiliarios en los cuales el limite de altura es el cielo mismo y pueden hacerlo sin requisitos de estacionamientos, mientras se encuentra en desarrollo el plan regulador que daría solución a estos problemas, sin embargo los proyectos en curso y los que llegan para aprobación en este momento no tienen limites. El problema no es inmobiliario, ellos no piensan en la ciudad porque su trabajo es otro, el problema esta en la norma que es permisiva a nivel general y extemporánea a nivel comunal, hay que parar de buscar la solución al problema cuando aparece, sino que hay que anticiparse al problema, los planes reguladores de las comunas que no los poseen y todavía no sienten la necesidad deberían desarrollarse previo a que exista la necesidad, en Independencia esto debería haber sucedido hace mucho tiempo, aunque estuviera congelado se sabia que el metro pasaría por ahí. Cabe resaltar que si existen buenos manejos en ciertas comunas, en Santiago por ejemplo, en el minuto en que el barrio República vivía un boom inmobiliario y se iba a modificar el plan regulador lo que se hizo fue congelar la zona hasta que este nuevo plan que solucionaba los problemas actuales estuviera vigente, de esta manera se evita el problema poniendo a la comuna y la ciudad primero.

  6. Rafael Bordachar R. dijo:

    Interesante es la estrategia utilizada en el Barrio República, esto demuestra que al momento de anteponerse a los problemas, velando por la calidad del barrio y preservando el estilo de vida existente, se pueden lograr beneficios para todos los ciudadanos. Es cierto lo que dice Felipe sobre el papel de las inmobiliarias, éstas nunca se van a preocupar de generar barrios de calidad ya que, lamentablemente, su negocio está en vender lo que construyen y generar ingresos para seguir haciéndolo. Es papel primordial de las autoridades prever estas transformaciones y no comenzar a repararlas cuando ya están producidas. El plan regulador no es un mero rayado de cancha para definir alturas y porcentajes de densificación, es una herramienta para generar ciudad que sea sostenible a futuro y agradable para todos sus habitantes, es la pauta para generar los barrios en los que queremos habitar y no una reglamentación para hacer rentables los negocios de empresas constructivas e inmobiliarias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s