Jerusalén: Desarrollo del espacio público en la ciudad sagrada de tres Religiones monoteístas.

Por Felipe Iglesias

Al hablar de Jerusalén, se relata sobre la carga religiosa y simbólica que ésta tiene para la humanidad. En sus comienzos, la ciudad era habitada por la tribu de yebuseos, hasta que el Rey David y sus tropas la capturan aproximadamente en el año 1000 a.C. Ésta fue una gran victoria porque debido a esta toma el rey logró apaciguar a las tribus del Norte y Sur, y fortalecer su posición ante los enemigos de Israel, como eran los Babilonios y Filisteos. Luego por los años sería una ciudad invadida por distintas civilizaciones y conquistadores como fueron el Rey Babilonio Nabucodonosor II en el año 587 a.C. Alejandro Magno en el año 332 a.C conquistó el Imperio persa y la ciudad no sufrió destrucciones. A la muerte de Alejandro, Judá (o Judea) y Jerusalén pasaron a formar parte del Imperio seléucida, el que a su vez sería anexado al Imperio romano el 64 a. C. El destino de Jerusalén siguió ligado a sucesivas conquistas y conflictos, formando parte del Imperio Romano de Oriente o Imperio bizantino. El año 638 la expansión musulmana ocupó la ciudad incorporándola al Califato Omeya de Damasco, al califato Abbasí y al Imperio otomano sucesivamente. En 1095 el papa Urbano II predicó la primera Cruzada dirigida a conquistar Jerusalén de los musulmanes. El noble francés Godofredo de Bouillón logró este cometido y luego de efectuar una masacre conquistó la ciudad. Durante los siguientes años la presencia de las Órdenes Militares cristianas fue intermitente en la ciudad, alternado con la presencia de tropas musulmanas, entre los cuales se distingue que asedió y conquistó definitivamente la ciudad en el año 1244.

Influencia romana en Jerusalén. El Imperio romano logró generar una vía que cruza toda la ciudad. Pero no transformó la morfología de ciudad con cuadrículas, sino que Jerusalén mantuvo su forma irregular.

La conquista islámica penetró fuertemente en la morfología de la Ciudad, formando una ciudad que rehúye del eje de los flujos, terminando con la disposición ortogonal. De manera que la ciudad actúa como laberinto y las vistas se suceden trabajando como pantallas, lo que contribuye a que las personas se pierdan. Además, dentro de las características de las ciudades islámicas, los únicos edificios que generan espacios públicos, en donde la comunidad se puede reunir, son las Mezquitas. Esto se produce debido a que estas presentan un trabajo de Luz, Agua y Vegetación, en donde el tratamiento de estas características asemeja el estar dentro de un Oasis. Como sucede por ejemplo con la luz se entiende como un fenómeno físico, el cual puede ser tratado de manera tamizada, funcionando tanto climáticamente como visualmente. O también como sucede con el tratamiento del Agua, en donde los musulmanes aprenden las técnicas de los romanos.

El hecho de que Jerusalén haya sido invadida por diversas culturas, provocó que esta ciudad israelita se convirtiese en ciudad Santa para tres religiones monoteístas. El Judaísmo, el islamismo y el cristianismo. Por lo tanto la ciudad debía darle cabida a estas tres religiones dentro de una ciudad cerrada, en la cual el espacio público prácticamente no existía.

Plan regulador de la ciudad de Jerusalén 68’ al 71’

Según la religión Judía Jerusalén es la más sagrada de las ciudades del judaísmo, así como el epicentro espiritual del pueblo judío desde el siglo X a. C., cuando el sitio fue escogido por el Rey David para el emplazamiento del Templo Sagrado. La ciudad de Jerusalén se encuentra en una categoría especial en la ley religiosa judía. Específicamente, los judíos que se encuentran fuera de Jerusalén oran hacia su dirección, y el Ma’aser Sheni, el Révai y los Primeros Frutos debe ser consumidos en Jerusalén. El Muro de las Lamentaciones es el lugar más importante para los judíos. Último remanente del templo judío construido por Herodes sobre las ruinas del templo de Salomón. Comprende el Muro Occidental, sección principal del Muro, ubicado en el vecindario judío de la Ciudad Vieja; y el Pequeño Muro, extensión del Muro Occidental, ubicado en un vecindario árabe, es lugar de oración para los judíos de distintas corrientes. El hecho de que exista un espacio público de esta calidad dentro de la ciudad, permite que Jerusalén se vaya jerarquizando como una ciudad religiosa, pero generando espacios de comunidad.

Finalmente dentro del calvario del cristianismo, existe la Iglesia del Santo Sepulcro, en donde allí está el Calvario donde fue crucificado Jesús, así como el “Sepulcro del Salvador”. Es el lugar más santo del cristianismo.

La Cúpula de la Roca: El más importante templo musulmán en Jerusalén. Ubicado en el centro del Monte del Templo, es un santuario —no una mezquita— construido entre los años 687 y 691 por el noveno califa, Abd al-Malik, alrededor de la roca en la que Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac y desde la cual Mahoma mediante una aleya, ascendió hasta el trono de Dios en el curso de un viaje nocturno a la ciudad desde Medina.

Finalmente la convivencia de estas tres religiones dentro de la convivencia diaria de la población de Jerusalén genera los primeros intereses en la Ciudad. Ya que es mediante la convivencia de estas religiones donde hoy en día se comparte el espacio y la reunión de los ciudadanos de Jerusalén. Además que es en la Jerusalén intramuros, la Jerusalén Antigua donde la convivencia de la comunidad se da en estos puntos. Luego se mostrará que el crecimiento de la Ciudad para el futuro no tendrá ningún principio similar a la Ciudad Islámica y tratará de abarcar toda su extensión en base a una ciudad Jardín con grandes avenidas arboladas. Solamente que la característica principal de la Ciudad se da en el sector antiguo de Jerusalén, el sector intramuros, en donde Judíos, ubicados en el muro de los lamentos, pueden compartir sus experiencias con ciudadanos de otras religiones dentro del espacio generado por la Mezquita de la Roca. Por lo que finalmente aunque la ciudad tenga mucho espacio de crecimiento, termina perdiendo características sumamente importantes, como es la de generar intimidad y recogimiento, características propias para estar en una situación religiosa.

Referencias:

BUVINIC, Marco. “Significado de la Ciudad en el Antiguo Testamento hasta la caída de Jerusalén en el año 587”. Santiago. Chile. 1981

ROBINSON, Avigdor, MERTENS, Hannan, HORWITZ, Schmuel, GOLANI, Yehonathan. “Israel Builds 1970”. Jerusalem. 1970

STIERLIN, Henri. “El Islam desde Bagdad hasta Córdoba, las edificaciones desde el siglo VII al XIII”. Köln. 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades, Encargos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s