Florencia: Ciudad-Museo

Por Juan Cristobal Hillbrecht

Si pensamos en una ciudad del viejo continente como destino digno de ser visitado, tanto por el estilo y composición de sus construcciones, el arte, como de la trascendencia de su historia, seguramente entre las opciones más interesantes estará Florencia, la cual posterior a la unificación de Italia a finales del siglo XIX, y a partir de la repercusión que sus obras y monumentos bien conservados tuvieron sobre la cultura occidental, se fue proyectando como ciudad-museo. (Por cierto en el año 1982 su casco histórico pasó a ser parte del patrimonio mundial por la UNESCO).

Pero este centro ha supuesto también una barrera para los propios florentinos. La consolidación durante siglos de una estructura muy compacta, altamente concentrada de edificios históricos, produjo dificultades a al enfrentar nuevas demandas urbanas y de desplazamiento, al hacerse difícil la intervención sobre zonas repletas de construcciones de valor histórico. Lo mismo que hace muy lenta la expansión de la ciudad, de tal manera que a pesar de la larga trayectoria de Florencia en el tiempo, esta sólo posee un tamaño medio y con cerca de 400.000 habitantes (2009). Pero al mismo tiempo la formación de lo que es el casco histórico de Florencia desde los inicios ha estado vinculada a un fuerte desarrollo económico, llegando en la actualidad a depender en gran parte del potencial turístico generado por su imagen y monumentalidad.

No es de extrañar que año tras año se registren miles de turistas que llegan a repletar y congestionar el casco histórico y luego se vayan sin antes tocar el hocico de la estatua del porcellino para poder volver, pues la ilusión o inmersión a plena época del Renacimiento es absoluta, dada la buena conservación de las construcciones, como también del estilo de las fachadas continuas de las casas-torre. Y por supuesto el interés no es menor, ya que Florencia concentra una buena parte de los hitos históricos más relevantes, tanto artísticos como arquitectónicos, como la catedral de Santa María del Fiore y su cúpula proyectada por Brunelleschi, la zona cívica donde se encuentra el Palacio Viejo junto a la Plaza de la Señoría, o la Galería Uffizi y el Puente Viejo. Además se encuentran los trabajos escultóricos y de pinturas de los artistas más extraordinarios e influyentes, como de Miguel Ángel, y que las autoridades de la ciudad, durante la historia y sobre todo el Renacimiento y apogeo de Florencia, supieron reunir a costa del despliegue del desarrollo comercial y financiero, tanto para embellecer la imagen que proyecta la ciudad (casco histórico), como para demostrar toda su gloria y poder político-económico frente a las ciudades vecinas y los viajeros que hacían parada.

Remitiéndonos a la historia y desarrollo de Florencia hay que partir luego del establecimiento en el año 59 a.C de una colonia de antiguos soldados romanos, a los que Julio César había asignado el suelo fértil del valle de Arno. La construcción del campo de ejército siguió un modelo de tablero de ajedrez y de trazado ortogonal, el cual marcó el desarrollo del centro de la ciudad futura, y amurallada durante siglos por su defensa. Con las calles principales, el cardo y decúmano, que se cruzan en la actual Plaza de la República, la más importante de Florencia, existió por siglos el famoso Mercado Viejo como punto comercial por excelencia hasta la unificación italiana que produjo nuevos cambios urbanos. En cuanto a ubicación es muy relevante mencionar que el fuerte desarrollo que se dio en esta determinada zona, y que repercutió en la posterior grandeza de Florencia, no se debió sólo a la buena condición de las tierras para el cultivo, la riqueza pesquera del Río Arno justo al oeste del centro histórico, o el resguardo de las colinas y ríos, sino que las rutas y comunicaciones diversas, tanto por tierra, como Via Cassia que conectaba Roma con el Norte, como también por agua, le dieron a Florencia una condición de punto intermedio, puente y parada casi obligada, lo que resultó en una estrategia económica, favoreciendo la expansión del comercio, en especial la venta de lana y derivados de alta calidad con muchos ciudades y pueblos de Europa, lo cual impulsó notablemente el sector económico. Por otro lado su condición geográfica significó una puerta de entrada y de fácil acceso de ideologías y corrientes de pensamiento, como el Cristianismo que llega a ocupar un lugar importante en la sociedad, y en la organización y construcción de numerosas iglesias que empiezan a darle una especial identidad y poder religioso a Florencia. Durante gran parte de la Edad Media la ciudad estuvo disputada por su control, afectada por las guerras entre godos y bizantinos, el gobierno Lombardo en el siglo VI, y conquistada por Carlomagno en el siglo VIII formando parte del ducado de Toscana. A pesar de estos conflictos y luchas internas como entre Gibelinos y Güelfos, la ciudad en general prosperaba de acuerdo al crecimiento económico, y que lo simboliza la introducción del Florín de Oro por gran parte de Europa, ganando gran importancia las clases comerciantes que cumplían ahora un papel relevante en el desarrollo de la ciudad. Además, esto condujo al aumento de la población, que se reflejaba en la llegada de inmigrantes de diversos sectores, el traslado de campesinos a la ciudad, y la incorporación de pueblos anexos como el Oltrarno (ubicado justo al otro lado del Arno). Por ende se hizo necesaria la construcción de nuevos círculos de murallas, puertas y torres para resguardar esta mayor superficie edificada y que constituía los suburbios populares, a la vez que se construían nuevos monumentos por los gremios góticos y que impulsaron junto a las escuelas de arte. Algunos ejemplos son el Palacio Viejo y la ampliación de la Plaza de la Señoría como parte del sector político y cívico, o la reconstrucción del Puente Viejo que con sus puestos de venta mejora la conexión con el Oltrarno.

Luego de la crisis de la iglesia y el surgimiento del humanismo llega la época del Renacimiento y el periodo más próspero de la ciudad de Florencia, la cual hace de punto de partida en la influencia intelectual y cultural para toda Europa, con la producción de obras de los artistas más famosos, tanto en arquitectura, pintura, literatura e investigación científica. Con la llegada al poder de mecenas, destacando la dinastía Medici en Florencia, se propicia la inversión de gran parte del capital producido por el comercio en la producción de arte y arquitectura, pasando la defensa de la ciudad a un segundo plano. De esta forma se llevan a cabo numerosas tareas de construcción y embellecimiento de la ciudad como la construcción de la cúpula del Duomo o la actual galería Uffizi, dando como resultado una ciudad monumental, saturada de edificios emblemáticos dispuestos principalmente dentro o cerca del centro histórico, consolidando una imagen de ciudad más ambiciosa, y poderosa. En cuanto a estas grandes obras arquitectónicas, se permite recorrerlas por medio de las perspectivas particulares generadas por los umbrales que forman los estrechos caminos y los espacios públicos abiertos, donde se aprecian en su volumen completo. Sin embargo, con esta voluntad política de representar la imagen de grandeza e ingenio representada por el centro de Florencia, se dejaban de lado los problemas de las condiciones obreras e industriales en la periferia, acentuando las diferencias sociales, las cuales tras la extinción de la línea Medici y la llegada de los Lorena en parte se solucionaron por medio de construcción de nuevos puentes y urbanización más allá de los muros.

Luego de que Toscana se adhiere a Italia unificada, Florencia se convierte en capital por cinco años (1865-1870) y el centro histórico tiene una renovación urbana como la destrucción del Mercado Viejo reemplazándolo por la Plaza de la República que supone adecuarse mejor al nuevo cargo de la ciudad. Además con el Plan Regulador de Giuseppe Poggi entre esas fechas, se pone en marcha la destrucción del anillo de muros para dar lugar a la construcción de la circunvalación Viale dei Colli, bulevares y la plaza Miguel Ángel, generando también conectividad y el interés de desarrollo de nuevos distritos residenciales en su borde. Por otro lado se empieza a construir la estación de trenes regionales y posteriormente el aeropuerto, conectando mayormente con el resto de Europa según los nuevos tiempos y en vistas de las ganancias que generaría el turismo. La ciudad rápidamente se encamina al estancamiento de su expansión y se concentra en la conservación de su patrimonio de siglos de historia y la lleva a convertirse al museo.

Sin embargo en las últimas décadas la presión del turismo ha llevado al incremento dramático del valor de suelo dando como resultado la emigración y pérdida de gran parte de la población a cambio de la tercerización del centro histórico y la generación de mayor riqueza por medio de las tiendas dirigidas al turista. En respuesta, recién en los últimos años vemos cómo y lentamente comienzan a desaparecer los terrenos de cultivo en las faldas de las colinas a cambio de nuevos edificios residenciales para clase media e instalándose el año pasado una primera línea de tranvía desde el centro histórico hacia una concentración de suburbios hacia el oeste. Una clara muestra de que Florencia se está abriendo al desarrollo fuera de su límite histórico y tomando rol en la preocupación de los verdaderos residentes de Florencia.

Referencias

http://www.aboutflorence.com/florencia/historia-de-Florencia.html

http://www.artehistoria.jcyl.es/ciudades/contextos/8331.htm

Historia de Florencia

Florence, The City and its architecture, Richard Goy, 2002

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Ciudades, Encargos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s