El Parche Antes de la Herida. El túnel del Costanera Center

Por Juan Ignacio Hodali

Siete de la tarde avenida Santa María hacia al oriente. Desde la intersección con Pedro de Valdivia hasta la entrada de Costanera Norte, no debería llevar más de cinco minutos, pero a esa hora con autos llegando desde el túnel San Cristóbal, Bellavista y Los Conquistadores, el tiempo mínimo de espera es al menos veinte minutos. Y ni hablar de lo que sucede al otro lado del río. Si ya a esa hora Andrés Bello está casi al límite de su capacidad, con cerca de 4000 automóviles y las calles de Sanhattan no dan para más …Y el Costanera Center aun no abre sus puertas.

Por más que los arquitectos y encargados del proyecto lo cataloguen como un “salvavidas” para la congestión vehicular, de uno de los sectores más complejos de la ciudad, por las obras de mitigación al tráfico vehicular que incluye el proyecto. Cuesta imaginarlo si se piensa que están proyectados cerca de 5600 estacionamientos, que trabajarán al máximo de su capacidad, si se considera que para un proyecto de esa envergadura deberían ser cerca de 9000 estacionamientos, por ordenanza del Plano Regulador de Santiago. Y que hasta el momento las únicas obras de mitigación sean un segundo puente sobre el Mapocho, para conectar Sanhattan con el túnel San Cristóbal, que lo más seguro es que descongestione un lado para colapsar el otro y un túnel por debajo de Andrés Bello, uniéndolo a la futura Costanera Sur.

Lo que parece increíble que a sólo siete meses de la inauguración del Costanera Center, el segundo puente sobre el río Mapocho tenga un 80% de avance y que sólo hace algunos días se haya anunciado el adelanto de las obras del túnel, que no tienen fecha de inicio hasta el 2015.

Fuera de la discusión de porqué el proyecto se emplazó ahí o si es un buen o mal proyecto de arquitectura, quisiera resaltar las oportunidades que se perdieron, ya sean por razones económicas o simplemente por el apuro de cortar cintas de ciertas autoridades, haciendo todo “a la rápida”.

En primer lugar habría que decir que sí, el Costanera Center probablemente se vuelva un ícono de la ciudad de Santiago, principalmente por su envergadura, pero que los íconos de una ciudad no sólo se ven de lejos, también se viven y afectan su entorno. Por lo mismo, es confuso que cuando se habla un proyecto de tales proporciones, una de sus obras de mitigación – por lo tanto una de las obras que ayudará a relacionarlo con su entorno y la ciudad – esté siempre en el centro de todas las discusiones.

El túnel finalmente será financiado por Cencosud, después de una larga discusión. Discusión que quizás nunca debió haber existido, ya que es una obra de mitigación exigida por el Estudio de Impacto sobre el Sistema de Impacto Urbano (EISTU). Ahora la discusión se centra en los plazos, o se centraría si hubiera alguna discusión. Las actuales autoridades aplauden que se haya logrado adelantar unos años la construcción del túnel, cuando éste debió haber existido desde el inicio del proyecto.

Una oportunidad perdida, para realmente solucionar el problema de la conectividad del sector oriente de Santiago, esto si es que las discusiones hubieran girado en torno a ese problema. Culpa de las autoridades por no tener una mano firme frente a estos proyectos estilos propaganda, que van camino a convertirse en un segundo Transantiago. También de los privados, debemos recordarle al Sr. Paulmann que por más interés que él tenga en el desarrollo del país, todo proyecto debe hacerse bajo la normativa existente y no sólo en la imagen que se quiere dar. Y culpa de nosotros también, por no actuar como entes fiscalizadores, porque quizás en estos casos si es necesario el parche antes de la herida, o el túnel antes de la torre.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El Parche Antes de la Herida. El túnel del Costanera Center

  1. Felipe Contreras dijo:

    Creo que el Costanera Center es una expresión icónica y concreta de problemas profundos que afectan al modo en que se construye ciudad en Chile. Concuerdo con que los responsables son tanto el aparato público como los privados y los propios ciudadanos. Sin embargo me parece que entre esos tres actores es el sector público el que tiene la mayor responsabilidad. A comienzos de este año la contraloría sancionó a varios funcionarios de la municipalidad de providencia por irregularidades en la entrega de los permisos(http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2011/04/12/contraloria-aplica-sanciones-por-irregularidades-en-costanera-center/), y uno se pregunta si existen entidades públicas lo suficientemente capaces como para exigir a los grandes entes privados lo mismo que les exigen al resto de los ciudadanos.
    La única esperanza en este caso, dado que respecto al edificio ya no queda mucho por hacer, pareciera ser que frente al colapso previsible que se avecina luego de su apertura se genere conciencia y se logren generar cambios para que los errores no se repitan. Más que el parche antes la herida seria como los puntos luego del tajo, pero es lo que nos va quedando.

  2. José Luis Guerra dijo:

    Creo que uno de los problemas que más caracteriza a una ciudad, es el tráfico. Cuando no se está preparado para poder canalizar un gran caudal de autos, la ciudad se convierte en un infierno que pone de mal humor hasta al Papa. Actualmente las arterias mencionadas en esta columna ya sufren de este mal, si se agrega el hecho de este Costanera Center que abrirá sus puertas próximamente y que se espera que reciba un sinnúmero de autos diariamente, pues el caos será fatal.

    Considerando las vías que tiene este edificio en cuestión, para recibir o alejar clientes, serían sólo Andrés Bello, La Costanera Nte, y probablemente paremos de contar. Sumando que estas dos usualmente tienen un gran (¡gran!) flujo de autos, pues se espera poco para cuando el ícono de la ciudad brille en todo su esplendor.

    En este caso, concuerdo con que el parche debió haber sido antes de la puñalada, y creo que aún así seguiría siendo insuficiente sólo con la obra del túnel.

  3. Rosanna Cáceres Vergara dijo:

    Vivo exactamente a una cuadra del Costanera Center, y hoy, cometí el grave error de salir de Lo Contador a las 19 hrs., reitero GRAVE error: me demoré 50 minutos en un trayecto que normalmente no demora más de 12 minutos.
    Está claro que vialmente el sector está más que colapsado, cada día transitan miles de vehículos por la Costanera Norte, Andrés Bello, el túnel San Cristobal y por Santa María. Y con la llegada del “mall más grande de Chile” y las torres de oficinas, la situación llegará a niveles caóticos.

    Claramente con o sin costanera center había que solucionar el problema del tráfico en el sector, y podríamos afirmar que las autoridades perdieron la oportunidad de que este proyecto pasara de la mitigación del tráfico a la solución real del problema, porque la cantidad de dinero invertida podría haberse combinado con las postergadas obras de mejoramiento de la rotonda Pérez Zujovic, entre otros. Además las autoridades no fiscalizaron ni llegaron a acuerdos claros ni efectivos en cuanto a las obras de mitigación y compensación por los impactos negativos que genera la obra, por lo tanto Cencosud (como cualquier privado lo haría) trató de sacarle el máximo de ganancias al proyecto, disminuyendo lo más que podía los costos por obras de mitigación, tramitandolas lo más que pudiese.

    Esta situación se da en la mayoría de los proyectos urbanos que influyen a una gran cantidad de población, y la cuestión va más allá de que si la mitigación se hace antes, durante o después de construir (“parche antes de la herida”). El problema de fondo radica en el proceso y en la política de otorgación de permisos de edificación , y en la seriedad con que se hacen las evalucaiones de impacto ambiental y vehicular. Es un problema que trasciende del proyecto costanera center y la solución debe venir de una politica de fiscaclización más completa.

  4. Álvaro Poblete Valdés dijo:

    Estoy muy de acuerdo con su columna señor Hodali. Me parece que la gran responsabilidad la tienen las autoridades del sector público. Si bien los privados toman decisiones o “proponen” de manera muy convincente sus propios proyectos, en beneficio de ellos mismos, argumentando cosas relacionadas con el desarrollo de la ciudad, etc, etc… Eso siempre ha sido asi, y no creo que vaya a cambiar. Por otro lado, la propia ciudadanía tiene el derecho, o incluso el deber de reclamar cuando sus espacios se están pasando a llevar, en ese sentido el quedarse callados frente a esta situación puede ser entendido como un error, por lo tanto culpa. Pero, lo que me parece inaceptable es la permisividad que ha demostrado el Estado, y no solo frente a este tema, sino a todos los temas. Es el estado el encargado de velar por el bienestar social, o por lo menos preocuparse de que la ley se cumpla para ello. Cuando la mala decisión ya esta tomadada, poco queda por hacer. Creo que en este caso se va a tener que aplicar el parche después de la herida, el problema es que la herida es muy grande, y se está pensando en parches y no en cirujías.

  5. Felipe Iglesias N. dijo:

    US$ 764 millones ha invertido hasta el momento Cencosud en la construcción de Costanera Center. Equivaliendo a un 75% del presupuesto. Además de eso US$ 30 millones estarán destinados a los problemas de mitigación vial correspondiente a el túnel que cruzará la avenida Andrés Bello. Dentro de todo este esfuerzo inconmensurable por generar una imagen apoteósica digna del mercantilismo puro se malogra la vida de todo el sector de una comuna. Es más, para reflejar aún más diferencias la cantidad de locales comerciales es 13 veces mayor a los locales comerciales existentes.De esta manera se genera un polo de consumo en un solo lugar conluyendo a gran cantidad de personas. ¿Donde quedó las intervenciones arqutectonicas para generar un mejor vida comercial, como la propuesta por G. Bannen? ¿ Como el Municipio de Providencia permite semejante problema aún rompiendo normas de construcción del Plano Regulador, como la rasante?

    Otro adelanto es el problema que le genera al Alcalde de Prividdencia, Cristián Labbé, los barrios de actividades de recreación. Ya que planea eliminar patente de restaurantes para todos los locales que no cumplen con su labor y generan espacios de “bohemia”. http://diario.elmercurio.com/2011/11/14/nacional/nacional/noticias/b332658e-f75f-4e26-84d6-526e637c645c.htm

    Pensar que este problema se puede solucionar de mejor manera, y si uno piensa, pudo haber sido una gran solución para la congestión de la Comuna, ya que sólo habría flujos importantes en las horas de la noche en donde no circula mucha genete, por lo tanto se diversificaría la congestión en el sector, además de estar mejor relacionado a la escala.

  6. Joaquín Arriagada Comunian dijo:

    Yo hablaría más de la herida antes del parche. Y es que esta parece ser parte de la verdadera “chilean way”. La verdad es que no entiendo como llegó a aprobarse un proyecto de esa magnitud sin consideración de las obras de mitigación. No entiendo cómo estas obras están planeadas para después del término del Costanera Center. Y como bien mencionas, menos entiendo cómo es posible que siquiera haya una discusión sobre quién debe hacerse responsable de ellas. Yo creo que al final nuestras autoridades tienen más de niños impacientes de lo que creemos. Parece que ven un render y se olvidan de todo. Y es que un alcalde prefiere tener en su comuna el edificio más alto de Latinoamérica y el hemisferio sur (si es que cuando lo terminen todavía ostenta alguno de estos títulos), que preocuparse por temas “menores” como la congestión.
    Otro ejemplo, el túnel del San Cristóbal, inaugurado a mediados del 2008 y todavía no se finalizan sus accesos. En hora punta, suma hasta 10 minutos de espera a quienes pasan por Los Conquistadores, en auto y en micro, y que no necesariamente hacen uso del túnel.
    Muchas veces es esa especie de apuro político por subir en las encuestas, que sigue haciendo de las suyas, responsable de la mayoría de los proyectos “hechos a la rápida”, y que se vuelve extremo justo antes de las elecciones, engendrando cosas como el Transantiago.
    Ojalá que el Costanera se vea lindo en las postales.

  7. Camila Romero Iriondo dijo:

    Concuerdo con lo planteado por la columna, en especial con el punto de que el financiamiento y construcción del túnel no deberían haber sido nunca tema de discusión.
    Si bien los proyectos de esta envergadura siempre generan polémica y terminan adquiriendo un cierto carácter simbólico, creo que cosas tan importantes como la mitigación vial y otro tipo de impactos generados, no pueden quedar al azar o entrar en discusión. A su vez, tampoco podemos depositar estas esperanzas en su totalidad en el sector privado que generalmente financia estos proyectos, ya que no es tarea de ellos velar por estos aspectos; sería bastante iluso. Por lo anterior, creo que deberían existir políticas claras al respecto y a su vez una estricta fiscalización; estas políticas deberían velar por el bien de la ciudad y los usuarios, pero a su vez permitir el incentivo de proyectos que generen y fomenten el desarrollo.

  8. Cristóbal Hillbrecht dijo:

    Me parece que el país hizo la vista gorda y no actuó como debería frente a los impactos que generaría una construcción de esta categoría. Sin hablar de la normativa que no se respeta, me parece que en todo megaproyecto se debe obligar a varios estudios minuciosos del impacto que generan en su contexto, y sobre todo el ir planificando de la mejor manera todos los asuntos que atañen a la movilidad de todos los ciudadanos. Sin lugar a dudas la correcta forma de desarrollar un proyecto de este tipo es ir consultando primero la factibilidad dentro de la trama urbana, qué pasa con el tranporte y la congestión, sobre todo en zonas como estas que ya es está extremadamente saturado. Y lo otro es plantearlo a la par y en conjunto de los arreglos viales y no llegar después con un salvavidas, como si estos temas fueran tan secundarios. Bueno, por otro lado mucha gente optará por dejar el auto y movilizarse con el transporte público (que ayudará en parte las nueva ampliación del metro) o bicicleta. Quizás crezca el interés por el desarrollo de una red de ciclovías como corresponde y que los países europeos integraron tan eficazmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s