No todo en Chile es “Paro”


Por Alberto Daniel Alanìs Baker

La situación educacional en Chile es critica y es de mucho cuidado. Sin duda este acontecimiento le ha dado la vuelta al mundo y todos conocen una Chile de revolución y de estudiantes luchando por una educación gratuita y laica, pero ¿en realidad ese es el país de Chile que todos quieren conocer?. Este país tan hermoso no se puede comparar con ningún otro país o estado del mundo entero, las montañas, los paisajes, las personas, la ciudad, el ambiente y toda su historia es algo fascinante.

Algo que caracteriza a Chile es son sus ciudades, la creación del transporte publico, el diseño de puentes, la amplitud de sus calles y la eficiencia de sus carreteras, además de su buena distribución de vivienda por ejemplo; las mayorías de las zonas de viviendas privadas están alejadas o al menos separadas de las zonas de edificios, ya sean estos departamentos, centros comerciales o simplemente centro turísticos. Además de las escuelas están cercas de las viviendas, los hospitales y clínicas cerca de todos los “ecosistemas” urbanos que complementan a una ciudad.

Un país completamente opuesto a Chile, en el aspecto urbano seria el país de México. El país del picante, las rancheras, los mariachis, el tequila y grandes sombreros se ha vuelto un país completamente estresante para vivir, además de la inseguridad y falta de diseño urbano han hecho a este lugar, un país difícil para vivir. La falta de circulación, la mezcla de estilo urbanos, la suciedad, la falta del mantenimiento de edificios, la escases de transporte publico, entre muchas cosas mas, hacen a México un país chico, urbanísticamente hablando, comparado con el país de Chile.

Pero ¿qué tan chico es?: primero que nada la forma en que los chilenos caminan seguros y sin preocupación por las calles, no todos necesitan un automóvil para poder sobrevivir, la gente puede caminar y caminar aprovechando el deleite de los grandes paisajes que se encuentran a su alrededor ya sean naturales o urbanos. Por ejemplo: los santiaguinos pueden caminar mientras que van al trabajo o a la escuela y de paso se deleitan con los enormes edificios que los van acogiendo en cada paso que dan, se respira un aire puro y fresco, además de los grandes parques y las áreas verdes, las cuales son utilizadas para tomarse un pequeño descanso, comer algo o simplemente pasear y darle al viaje un toque de libertad y pureza. En cambio en México la gente no puede caminar tan libremente, por ejemplo los regios de la ciudad de Monterrey, están sometidos al estrés de la ciudad, al temor de ser robado a plena luz del día y sobre todo la gran la gran contaminación. Todos estos aspectos son la causa de que un viaje sea mas placentero en una caja de metal con aire acondicionado.

Otro aspecto: es el desempeño del transporte publico, en Santiago de Chile, el transporte publico es ordenado, limpio y seguro. El metro en Santiago abarca casi toda la ciudad, tiene mas de 4 líneas, el precio es accesible para la mayoría de las clases sociales y para todo tipo de economía familiar. Otro transporte publico es el Bus, este transporte es seguro y muy limpio aunque en las horas picos se llena y es imposible tomar uno, los trayectos del bus están organizados, es casi seguro que en cualquier estación puedas tomar uno que te pueda llevar a tu destino. Los santiaguinos son capaces de utilizar estos servicios con mucha facilidad porque con un solo boleto, puedes utilizar el metro y el Bus durante dos horas y no siempre se toma por necesidad sino simplemente para darle algo a diferente y fuera de la rutina al día Además del fácil entendimiento de las normas y de las líneas que se recorren por todo Santiago. En Monterrey, México esto es muy distinto, el transporte publico es mas chico y se creo pensando en las personas de recursos económicos bajo, que no pueden hacer otra cosa mas que tomar un metro o un bus si es que quieren llegar a su trabajo. El metro esta sucio, los buses muy descuidados, y con una tarifa un poco mas alta que la de Santiago. Las personas recorren las maravillosas calles de Monterrey pensando si tienen los suficiente para utilizar este servicio tan retrograda.

La traza de las calles y sus carreteras, ¿qué tan especial son estas? y ¿cómo afectan a la ciudad?. Primero la traza de una ciudad es muy importante para el autodesarrollo de la misma, además con una buen trazo de ciudad, esta se vuelve mas fácil de leer y de entender ya sea para los ciudadanos o para los extranjeros que visitan la ciudad. Santiago tiene una traza fácil las calles están cuadriculadas, tiene avenidas principales por las cuales se recorre hacia el centro de la ciudad y donde los autobuses tienen su lugar para transitar sin poner en riesgo a los automovilistas. Las estaciones de metro son fáciles de ubicar y están cerca de cualquier punto de la ciudad. En la ciudad mexicana del norte del país, estos aspectos son muy difíciles de encontrar. Por ejemplo; la ciudad de Monterrey esta muy mal trazada las avenidas no tienen sentido, son pocos señalamientos y si te pasas una salida de la autopista, te llegas a perder, las calles no tienen sentido alguno, no tienen un orden especifico y es muy difícil ubicarte y fácil de perderte. Las calles son algo angostas, los autobuses no tienen respeto alguno por los automovilistas o peatones. El metro es difícil de llegar, solo hay una línea, es muy concurrida y los puntos de acceso están lejos de los lugares mas concurridos.

La calidad de cada ciudad se define por su estructura, por su planteamiento y su distribución, Chile es un país que tiene todo esto y mas, es un país rico en historia y cultura, pero es mas rico como una ciudad. Los disturbios no es lo que conforma a una Chile esplendida, lo que lo conforma es la grandeza y la calidez con la que el país esta fundado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a No todo en Chile es “Paro”

  1. Felipe Contreras dijo:

    Es curioso para uno como santiaguino leer comentarios tan favorables hacia una ciudad que los propios habitantes nos dedicamos a denostar constantemente, sin apreciar en la mayoría de ocasiones las cualidades que esta efectivamente posee. Asumo, por los comentarios de la columna, que eres de Monterrey, México, por lo que tu descripción corresponde a la visión de un extranjero sobre la ciudad, la que me parece muy sorprendente. Si bien hay ciertos aspectos que uno podría poner en duda en base a evidencia empírica (¿aire puro y fresco?), hay otros que son efectivamente ciertos. Santiago posee una red de avenidas principales reconocibles que atraviesan la ciudad, en sus sectores fundacionales posee anchos de calles amplios y cuenta con abundante vegetación y parques, y un sistema de metro limpio y eficiente. A esto yo le agregaría la cordillera, siempre presente pero la mayor parte del tiempo ignorada.
    Si bien es cierto que estas situaciones en su mayoría no se replican en amplios sectores de la periferia, no es menos verdadero que son cualidades notables en los sectores donde se encuentran consolidadas, y que debieran ser reconocidas y apreciadas por la comunidad, situación que me parece que no sucede al nivel que debería. Sería muy positivo entonces que todos nos sintiéramos como extranjeros en nuestra ciudad más a menudo.

  2. Maria Pia Jardim dijo:

    Yo, como extranjera en Chile, comparto en mucho de tú opinión acerca de este país! Sin embargo, cuando hablas de seguridad, transporte público y aire no estoy de acuerdo.
    Yo no creo que sea una ciudad totalmente segura.
    Estoy de acuerdo con lo que dijiste sobre el transporte y sus horas de picos (que son suicidas!) sin embargo, acrecentaba que el precio del transporte, sin hablado del precio para estudiantes y adultos mayores, es costoso.
    Finalmente, cuando hablas del aire “…puro y fresco…”, no tengo la misma opinión, porque veo que Santiago es una ciudad con alta demanda de autos, transporte público, como has referenciado, y mucha polución de esto me dado cuenta en noticiario central, ya que ahí muestran noticias de la alta contaminación ambiental que afecta a esta ciudad.
    Todas tus opiniones son con base en México, que yo todavía no conozco y en ese sentido, si comparas ciudad de México con Santiago, tal vez sea “un paraíso”.

  3. Diego Ábalos dijo:

    Costaría creer, sin leer el título, que se está hablando de Santiago, al mencionar características que generalmente no se menciona al hablar de Santiago, ya que lo primero que se viene a la mente al hablar de la capital serían temas geográficos.
    En primer lugar, mencionas que los chilenos caminamos seguros y sin preocupaciones por la calle… parece curioso ya que Santiago es de las ciudades donde existe mayor índice de depresión e índices de inseguridad. Esto a pesar de que estadísticamente somos una de las capitales más seguras de la región, lamentablemente los medios de comunicación nos hacen pensar lo contrario.
    Por otra parte haces notar la calidad del transporte público, con lo que uno se pone a pensar. Está bien; no es el mejor transporte del mundo, pero al menos es limpio y tenemos un servicio de Metro en constante desarrollo lo que generalmente no valoramos al transitar a diario por nuestra ciudad. Punto a favor de Santiago.
    Finalmente, creo que la comparación que haces, diciendo que Chile en cuanto al aspecto urbano es superior a México, lo haces haciendo el paralelo entre Monterrey y Santiago, con lo que me hace pensar… ¿Sería el mismo planteamiento si la comparación fuera con Ciudad de México? Probablemente no.

  4. Camila Romero Iriondo dijo:

    Coincido con los comentarios anteriores. Es bastante paradójico leer una opinión del punto de vista de un extranjero, y sobre todo una columna que ensalza tanto nuestra ciudad.
    Si bien la percepción de una ciudad es distinta según las experiencias que uno tenga en ella, lo que puede generar distintas “versiones” de la misma, creo que hay datos duros que no se pueden pasar por alto, ya varios cuestionaron el tema del aire puro, y a no ser que nos limitemos al Santiago más pre-cordillerano, tienen mucha razón. En cuanto al tema de los robos, también es algo bastante subjetivo; si bien no tenemos secuestros o altos niveles de violencia, aqui el “lanceo” es pan de cada día en todos los sectores de la capital, sumado al robo de autos y viviendas.
    Lo que acabo de decir en todo caso, forma parte quizás de la imagen típica que tenemos de nuestra capital y que muchas veces no nos deja ver el otro lado que la columna expone de manera tan elocuente. En cierta manera creo que hay que vivir fuera de Santiago un buen tiempo para poder darse cuenta cómo es en realidad y aprender a quererla; habiendo vivido gran parte de mi vida fuera de Santiago, puedo decir que tiene grandes ventajas y no sólo con respecto a ciudades chilenas, sino también a nivel mundial.
    Quizás tan sólo sea cosa de “creerse un poquito más el cuento” y disfrutar de la ciudad que hemos logrado hasta le momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s