Identidad Urbana en Zonas Marginales: camino a la re-significación y recuperación del Territorio.

Mural Población Santiago de La Nueva Extremadura, El Castillo, La Pinta. Fuente: AUTOR

Por Ignacio Uliarte

En el último tiempo hemos sido testigos de cómo los temas en torno al Patrimonio, Memoria e Identidad han sido parte no sólo de la agenda noticiosa de la ciudad, sino que también parte de la discusión sobre el impacto de estos temas sobre los territorios.

La puesta en valor de los temas Patrimoniales, de Memoria e Identidad se han mostrado como herramientas exitosas hacia el posicionamiento de Barrios, figurando dentro del imaginario colectivo, y con un rol definido y preponderante dentro de la Ciudad. Así, la puesta en valor de la Identidad de Barrios como Bellavista, Yungay o Italia (barrios que incluso se manejan como marcas, con logo, misiones y objetivos) han revertido el destino de éstos, capitalizando los beneficios de una Identidad Urbana clara hacia la construcción de una mejor ciudad.

Sin embargo, la Identidad Urbana como mecanismo de recuperación de un Barrio se ha mostrado exitosa en Santiago en lugares centrales, con un cierto interés arquitectónico y con un peso histórico relevante.

¿Pero qué sucede entonces con esas zonas marginadas y segregadas de la ciudad que carecen de una Identidad Urbana clara? ¿Es capaz la Identidad Urbana rescatar de igual manera como lo hace en zonas consolidadas, el destino de un barrio marginal?

Cundo se habla de identidad, queda como un término elevado, lejano e incluso un poco oscuro e inaccesible, y se hace difícil entender como un término tan abstracto pueda cambiar el destino de barrios y ciudades. Pero la Identidad no es más que la apreciación que hacen los habitantes, los vecinos hacia sus barrios, el conjunto de conocimientos y experiencias que se plasman en el espacio público y en la historia de las comunidades. No son solo los hechos construidos, o edificios particulares, sino que tiene que es más bien la historia, la comunidad. De manera que al referirnos a la Identidad de pueblos, barrios o comunidades, nos referimos a los elementos intangibles de éstas, más cercanas a características cualitativas que cuantitativas.

La importancia de tener una Identidad Urbana clara, concisa y pertinente es que ayuda a la construcción de la Memoria de las comunidades, como también aumenta el arraigo y la deseabilidad del barrio como destino, con todas sus derivadas, aumento del grado de satisfacción, oferta y demanda de productos, nivel de vida, etc.

Barrio Italia, ejemplo de capitalización de la Identidad hacia la reconversión de un barrio F: Equipo Plataforma Patrimonio

Hasta ahora parece bastante lógico, la identidad es intrínseca a las comunidades, y anterior a cualquier manifestación formal en la ciudad, y es crucial para el arraigo de sus habitantes, pero ¿qué pasa cuando la Identidad no está clara, o es inexistente? ¿O cuándo la historia de conformación de una comunidad impide que se generen lazos identitarios y de arraigo?

La situación de los Barrios Periféricos de Santiago Sur, son de este orden. Zonas segregadas, producto de las erradicaciones masivas de fines de los 80 y principios de los 90, que si bien solucionó el problema habitacional, hoy nos deja enfrentados frente a un problema tal vez más trascendente, la vinculación del habitante con su territorio y la forma que tiene de relacionarse con el espacio público y colectivo.

Población La Primavera, La Pintana, ejemplo del estado del Espacio Público en Zonas Marginales. F: AUTOR

Barrios como El Castillo en La Pintana, o Bajos de Mena en Puente Alto se caracterizan por la gran desvinculación existente entre los habitantes y el territorio. Producto de las erradicaciones, que tuvo las consecuencias que todos conocemos, la ruptura de lazos laborales y afectivos, homogeneidad social y concentración de pobreza. Asuntos que no hacen más que disolver las relaciones con el territorio, manifestándose en un bajo arraigo, rechazo y negación al espacio público, donde los vecinos esperan cualquier tipo de movilidad social, para dejar el guetto.

La falta de arraigo, es uno de los mayores problemas de estas zonas marginadas, ya que la apropiación del territorio y sentidos de identidad se manifiestan segregativamente. Vale decir, se busca la identidad en agentes externos, como las barras bravas, delimitando las zonas, y excluyendo a forasteros.

La Falsa Identidad Segregativa presente en Barrios Marginales. F: AUTOR

A pesar de lo anterior, hay elementos de Identidad existentes y latentes.

Por lo duro que ha sido el proceso de erradicación, esto aún se presenta como parte de la memoria colectiva de las comunidad, e indica un proceso histórico desencadenante de identidad.

Si bien, en estas poblaciones, no hay jerarquías espaciales, si existen lugares de Memoria y de densidades simbólicas. Es decir, la Identidad Urbana no se encuentra solo en grandes monumentos, sino que se encuentra en los lugares de uso cotidiano, denso. Como también en aquellas zonas significativas, que el paso del tiempo lo convirtió en un elemento simbólico para las comunidades, memoria.

El llamado es a estar atento a estos lugares de densidades simbólicas y de memoria, porque allí están las claves para empezar un proceso de resignificación, recualificación y recuperación de estos barrios. Iniciativas como el programa Quiero Mi Barrio, o instituciones como Fundación Mi Parque, o Junto Al barrio, que procuran el cuidado, mantención e incentivo de espacios públicos, sólo darán palos ciegos si es que la identidad de estas zonas no está clara¡, y el diseño urbano lo tome como premisa de construcción.

Buscar la Identidad Urbana de estos lugares, es ir en camino hacia una consolidación de las comunidades, y por lo tanto un desarrollo, armónico, sostenible y consecuente de los barrios.

BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA

Sennet, Richard. Vida Urbana e Identidad personal.

Campos, Luis. López Loreto. “Identidad y Memoria Urbana. Recuerdo y olvido, continuidades y discontinuidades en la ciudad”. Revista de Urbanismo nº10, junio 2004.

Tanda, Jensy. Marrero, Manuel. “La identidad urbana como elemento estratégico del Marketing de ciudades”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna Contingencia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Identidad Urbana en Zonas Marginales: camino a la re-significación y recuperación del Territorio.

  1. Alice Candemil dijo:

    Estoy de acuerdo con lo que planteas, esa es sin duda, una realidad de muchos territorios en Santiago donde es muy difícil constituir una identidad urbana, debido a la “amnesia” que hay sobre lo que fue y es el lugar donde viven. Esa falta de reconocimiento, conlleva a que tengan problemas asociados a violencia y al descontento colectivo de su mismo barrio.

    Es importante considera los lugares de densidades simbólicas y de memoria como dices, es sin duda, una información valiosa, pero hay que tener en cuenta que muchas veces esa es modificada y muchas veces es eliminada. Es por eso que me parece importante citar la renovación urbana que hubo en la ciudad de Medellín. Donde en sectores que existían desigualdades sociales y violencia, se implementaron nuevas oportunidades para sus habitantes mediante la implementación de una infraestructura de transporte, instituciones educacionales y de cultura, sin olvidar que fueron construidos con una arquitectura de calidad, todas esas operaciones ayudaron a la recuperación de la identidad de esas zonas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s